Mundo CIESAS

Análisis de algunas reglas fonológicas desviadas en inglés[1]

James P. Lorentz
Traducción de Minerva Oropeza Escobar
CIESAS Golfo


El artículo, cuya traducción presento, ofrece un análisis minucioso tanto de las fonologías normales como desviadas en población infantil. Las desviaciones fonológicas son bastantes comunes. Se discute si la forma subyacente del niño(a) es idéntica a su realización fonética o si es equivalente a la del adulto, adoptándose esta última perspectiva. El análisis que se presenta permite realizar una valoración fonológica en niños que presentan desarrollo fonológico atípico y programar la terapia correspondiente.

Independientemente de si es aceptable o no una determinada forma fonológica, el nivel en el cual se representa se determina por el grado de abstracción posible del análisis aplicado (Anderson 1974). Pocos estudios de niños con habla defectuosa o fonologías desviadas han ido más allá del nivel de representación fonética (es decir, de lo que el niño realmente dice) en contextos limitados. Trabajos más recientes en patología del habla (reseñados en Ingram, 1976; McReynolds y Engmann, 1975; y Singh, l976) incluyen el análisis en rasgos distintivos, pero fundamentalmente en el nivel fonético más que en el fonológico. La investigación presentada por Lorentz es la primera que incluye no sólo representaciones fonológicas, que proponen formas subyacentes para las representaciones fonéticas, sino también reglas fonológicas derivadas de las diferentes formas específicas que los morfemas pueden asumir en diferentes contextos. Deriva un conjunto de reglas fonológicas a partir de una sola muestra fonológica, y proporciona una discusión detallada de lo razonable que es aceptar o rechazar tanto estas reglas como el orden en el cual deben aparecer. El análisis detallado y sistemático de Lorentz es un excelente ejemplo de los métodos disponibles tanto para el estudio de las fonologías normales como de las desviadas.

DMM

Se han realizado numerosas investigaciones directamente relacionadas con el desarrollo fonológico normal del niño. Existen muchos reportes antiguos, la mayoría en forma de diario. Durante las últimas décadas se ha acrecentado el interés por esta cuestión, como lo ejemplifican Velten (1943), Leopold (1947), Chao (1951), Albright y Albright (1956), Burling (1959), Stampe (1969), Moskowitz (1970a y 1970b), Kornfeld (1971), Edwards (1971), Ingram (1971), Shvachkin (1973), y Smith (1973). Sin embargo, se ha realizado muy poco trabajo de naturaleza comparable, en casos de desarrollo fonológico inusual o desviado. Jakobson (1968) menciona la investigación de Stumpf (1901), y existen más reportes que analizan dichos casos dentro de un marco lingüístico, como Cross (1950), Applegate (1961), Haas (1963) y Oller (1973).

Puede suponerse que los casos de desarrollo fonológico inusual son bastante escasos, pero, de hecho, las fonologías desviadas son muy comunes y han caído tradicionalmente dentro del ámbito de investigación de la patología del lenguaje. Durante muchos años, sin embargo, los patólogos del habla han tratado todos esos casos indiscriminadamente bajo el rubro general de «desórdenes articulatorios», término genérico que puede referirse casi a cualquier defecto del habla. Recientemente, los patólogos del habla han reconocido la necesidad de distinguir casos de «desorden articulatorio funcional» o dislalia, de desórdenes de articulación que surgen de defectos auditivos, defectos motores (disartria), fallas del desarrollo en el nivel cortical, y anormalidades del mecanismo articulatorio (Morley, 1960). Además, Grady (1963), Hartley (1963), y Simms (1963) han intentado restringir la definición de dislalia a aquellos casos de «desórdenes articulatorios» para los cuales no puede determinarse ninguna causa fisiológica. Señalan que, para tales niños, el término «defecto de articulación» es inapropiado, puesto que los niños no experimentan dificultad física al articular los sonidos. Por ello, concluyen que las diferencias entre el habla de esos niños y el habla de los adultos es de naturaleza estrictamente fonológica. Esto es, esos niños tienen un sistema fonológico diferente de la fonología estándar pero consistente y coherente en sí mismo. Este punto de vista ha sido reiteradamente aplicado más recientemente en revistas de patología del habla por Crocker (1969), Compton (1970), Weber(1970), y Mc Reynolds y Huston (1971).

Así, en tanto que numerosos casos de fonologías desviadas han sido reportados en la literatura de patología del habla, muy pocos de dichos estudios han demostrado una comprensión de la naturaleza de los desórdenes fonológicos en cuestión. Tradicionalmente, cada sonido se trataba separadamente, en términos tanto de análisis como de terapia, y el análisis generalmente consistía en listar o clasificar las posibles sustituciones que podían ocurrir para un sonido estándar determinado. Podría pensarse que una mayor comprensión de las fonologías desviadas, resultaría en una mayor sofisticación en el análisis de las mismas. Desafortunadamente, no es así. La mayoría de los análisis ignora casi completamente las condiciones contextuales que rigen la variación de los sonidos en dichas fonologías. Pero cualquier análisis de un sistema fonológico que no intente establecer explícitamente el contexto que rige la ocurrencia de las substituciones de los sonidos, los cambios o elisiones, es un análisis incompleto. También se hace referencia frecuentemente al análisis en rasgos; en realidad la mayoría de los patólogos del habla parece haber descubierto que el análisis en rasgos es un método más razonable y profundo de clasificar los fonemas desviados producidos por el niño, lo cual es útil, por supuesto, pero proporciona un análisis parcial, todavía superficial, de la fonología del niño.

El único análisis completo que he descubierto, para dichos sistemas desviados, es el del lingüista Applegate (1961). Los restantes reportes manifiestan carencias en uno u otro aspecto. Por ejemplo, el análisis que proporciona Cross (1950) sobre la fonología desviada de un niño de 4 años de edad, es penetrante, pero no explícito ni completo. Cross señala la pérdida de /l/ en grupos consonánticos iniciales (flew → [suu], fly → [sail], sleeve → [siiz]) pero no clarifiica las excepciones en esta regla, ejemplificadas en plase → [pwiz], bled → [bwed], etc. Y ugly → [ugwi]: lo que sucede es, simplemente, que /l/ se convierte en [w] después de segmentos [+labial] o [+velar]. Tampoco señala que esta regla debe aplicarse después de otra regla muy general /f/ → [s], lo que explica por qué tenemos [sai], pero no *[swai].

Bajo estas circunstancias, el propósito de este trabajo consiste en demostrar la factibilidad y la utilidad de realizar un análisis fonológico completo de casos de sistemas fonológicos desviados. Dicho análisis es de utilidad tanto para el patólogo como para el lingüista. Un análisis realmente completo de esos casos, puede ofrecer al patólogo del habla, una base para realizar el tratamiento, independientemente del método de tratamiento empleado. De hecho, los análisis completos de sistemas fonológicos desviados, probablemente resultarán en métodos de tratamiento nuevos y más sofisticados, lo cual ya ha sido sugerido por aquellos patólogos del habla que han intentado reinterpretar sistemas fonológicos desviados en términos de análisis de rasgos. Además, es muy probable que dichas fonologías sean desviadas de manera sistemática y predecible. Consecuentemente, una meta central del patólogo del habla, debe ser la caracterización general de la naturaleza de los sistemas fonológicos desviados: cómo están estructurados, cómo cambian, y cuáles restricciones determinan la forma y el rango de aplicación de las reglas fonológicas. Cuanto mayor sea el número de reportes explícitos y bien documentados, de dichas fonologías desviadas, más probable se vuelve el logro de esa meta.

Para el lingüista, el análisis de esas desviaciones de la fonología estándar puede ayudar a determinar con precisión qué es lo que constituye la norma. Esos sistemas fonológicos no estándar muestran conjuntos alternativos de reglas que, por razones que se aclararán más adelante, operan presumiblemente con la misma base que las reglas fonológicas normales. Ello equivale a una operación de convergencia natural, que nos permita contrastar los procesos y elementos propuestos para las reglas normales, con aquéllos que se han propuesto para reglas aberrantes. En efecto, esos casos proporcionan al lingüista la oportunidad de plantear hipótesis de doble constatación, respecto a la generación de producciones fonológicas normales. Las fonologías desviadas son también de interés por sí mismas, especialmente cuando uno considera el tema de los universales lingüísticos, puesto que las fonologías desviadas documentan una gama de posibilidades inherentes al mecanismo articulatorio y a los procesos fonológicos asociados que pueden ser bastante raros o estar completamente ausentes de las fonologías normales.

Los sistemas fonológicos inusuales están, por supuesto, estrechamente relacionados con las fonologías en desarrollo, de niños pequeños, pero no es correcto caracterizar esos sistemas desviados como el habla «congelada» de etapas previas, como lo hace Jakobson (1968, 15). Si bien es obvio que algunas reglas de fonologías desviadas son meros “arrastres” de sistemas restringidos de etapas más tempranas de desarrollo, esto en general no es cierto para el sistema en su conjunto, que es el resultado de un desarrollo separado y continuo. El motor inicial del desarrollo de un sistema desviado puede haber sido, por ejemplo, un conjunto de reglas típicas de asimilación que no se eliminaron, como se esperaría normalmente, sino que persisten. Durante el desarrollo subsecuente de la fonología, se requerirán elementos y procesos fonémicos de nueva adquisición, para ajustarse a esas reglas persistentes de asimilación, y en varios puntos dentro del sistema, estos nuevos elementos se desviarán también de la norma, sirviendo así para hacer aún más grande la separación entre los sistemas aberrante y estándar. Es, pues, improbable que algún sistema fonológico desviado sea equivalente en todos los aspectos, a cualquier estadio normal de desarrollo fonológico.

Otra diferencia importante entre las fonologías en desarrollo y las fonologías desviadas típicas es la proporción mínima de variación que se puede encontrar en dichos sistemas desviados. Es decir, los sistemas fonológicos desviados de niños de 4 y 5 años de edad son relativamente fijos y consistentes respecto a la operación de sus reglas. Por supuesto, durante la disolución de una fonología desviada, habrá un incremento en la variabilidad, conforme la pronunciación del niño cambie en la dirección del sistema estándar.

Por otra parte, en las fonologías en desarrollo, existe bastante variación en las formas y procesos fonológicos. Así, es mejor considerar los sistemas fonológicos desviados, del tipo discutido aquí, como la suma de una serie de estadios intermedios, siendo cada uno de ellos un desarrollo ulterior alejado de la fonología estándar, donde cada estadio de desarrollo agrega su propio conjunto de desviaciones a aquéllas que existían previamente. Desde esta perspectiva, es perfectamente lógico considerar el resultado final de este desarrollo inusual del sistema fonológico desviado. como funcionalmente equivalente, en principio, al sistema fonológico normal manifestado por un niño de madurez equivalente.

Este trabajo presenta el análisis de un sistema fonológico desviado. Joe, un niño de 4 años de edad al iniciar la investigación, es bastante inteligente y vivaz, y no existen evidencias de desórdenes auditivos o de algún impedimento físico del mecanismo articulatorio. La fonología de Joe manifestaba un pequeño conjunto de reglas fonológicas cuya aplicación se limitaba a a contextos bien definidos. Un simple análisis de substituciones en los datos presentados en la Tabla 1 proporciona los siguientes resultados en posición inicial de palabra: /sw/ es reemplazada por [f] y [fw], /sm/ es reemplazada por [f] y [f] + [V](vocal nasalizada), /sp/ es reemplazada por [f], /sn/ por [s] y [s]+ [V], /st/, por [s], y /sk/ por [ks] [2],[3]. Además, /θ/ es sustituida por [f] en todas las posiciones, y /v/ es sustituida por [b] en posición inicial. Puesto que dichas substituciones ocurren sin restricciones, no se discutirán en lo sucesivo.

Consideraciones metodológicas

Antes de proceder con el análisis, es necesario considerar el método empleado en la recolección de datos. Las elicitaciones se hicieron conforme a las instrucciones de Kendra Bersamin, una amiga mía que conoce a Joe muy bien y tiene una excelente relación con él. Le agradezco su ayuda para la realización de este proyecto. Todas las sesiones fueron grabadas en una grabadora Sony. El método general más eficiente de observar la extensión y distribución de una regla fonológica consiste en obtener del sujeto, palabras, frases y oraciones específicas. En el caso de niños pequeños, esto quiere decir obtener imitaciones. Sin embargo, al usar la imitación, siempre es necesario asegurarse de que, al imitar, el niño no esté distorsionando su manera de hablar espontánea.

En el caso de Joe, resultó evidente muy pronto, que, en general, no había ese peligro. Sin embargo, además de la imitación, se obtuvo una buena cantidad de conversación espontánea, intentado “centrar” la conversación en ciertas palabras o frases que fueran de interés. Estos actos de extracción de conversación espontánea, funcionaban como medio de constatación del método de imitación, eliminando cualquier artificio que pudiera ser inherente a la imitación como procedimiento. En términos generales, la imitación demostró ser un método rápido y sin riesgo, para recabar los datos requeridos. Sin embargo, se encontraron dos tipos de problemas: Entre los datos de Joe, se obtuvieron varias palabras aisladas al inicio de una sesión. Por ejemplo:

K: OK, can you say swallow? (Muy bien, ¿puedes decir “swallow”?)
J: [fa]llow
K: Can you say swamp? (¿Puedes decir “swamp”?)
J: [f]amp
K: swim
J: [fw]im
K: switch
J: [fw]itch
K: smackJ:
[fw]ack
K: smack
J: [fw]ack
K: smear
J: [fw]ear
K: smell
J: [fw]ell

En las cuatro últimas imitaciones, tenemos a /sm/ sustituido por [fw]. Podría inferirse a partir de estos datos, que los grupos /sw/y /sm/ se comportan de la misma manera. Sin embargo, esto es incorrecto. Haciendo una búsqueda completa de los datos, no se encuentra ninguna otra ocurrencia de /sm/ sustituida por [fw]. Una ojeada a las cuatro primeras emisiones revela lo que estaba fallando. La sesión de registro inició con grupos que empezaban con /sw/ y continuó con cuatro palabras con el mismo grupo inicial. Cuando se hizo el cambio a los grupos /sm/, Joe simplemente continuó considerándolos como /sw/ debido a la similitud acústica y articulatoria existente entre ambos. Joe estaba “condicionado” para seguir escuchando más palabras con /sw/ inicial y reinterpretó los grupos /sm/ para conformarse a esa “condición”.

También puede presentarse una manera un tanto diferente de interpretar las palabras obtenidas. Consideremos los siguientes ejemplos:

K: swirl
J: [ksrl]
J: I have a [f]aceman…and he’s from outer [f]ace.
J: Does he have a flyswatter? Can you say flyswatter?
J: What’s a fly[sotr]?

En el primer ejemplo, tenemos que [ks] substituye a /sw/ en la palabra original. Si tomamos esto literalmente, tenemos que formular una regla que realice /sw/ como [ks], posibilidad muy poco probable. Lo que sucede, de hecho, es que Joe ha reinterpretado la palabra-estímulo “swirl” como “squirrel” y ha aplicado la regla normal para el grupo incial /sk/ de dicha palabra. En el segundo ejemplo, Joe piensa y habla sobre los astronautas (spaceman), y es interrogado luego sobre los “flyswatters” (pues es la siguiente palabra de la lista). En el contexto de astronautas y platillos voladores (flying saucers), “flyswatter» sólo puede tener sentido como alguna suerte de platillo volador. Así, Joe reinterpreta la palabra-estímulo como variante de «platillo volador»: “fly_sauter”,y pregunta qué se supone que es. Una vez que ha descubierto lo que es “flyswatter”, Joe rápidamente regresa al juego del astronauta y replica: “Uh, uh, it has a flying saucer with it, got a flying saucer with it so it can go flying” (“Uh, uh, tiene un platillo volador, tiene un platillo volador, así que puede irse volando”).

Los ejemplos de arriba muestran la dificultad de trabajar con la imitación como técnica de obtención de datos para el análisis fonológico. Sin embargo, dichos ejemplos son bastante infrecuentes, y, en general, no se encontraron problemas particulares al aplicar este método. Estos errores revelan y soportan, en sí mismos, la necesidad de tratar los datos con mucho cuidado, independientemente de la fuente. El otro tipo de riesgo inherente a la tarea de imitación, es que las repeticiones del niño pueden desviarse de su pronunciación habitual en dirección de la pronunciación del adulto. Este problema no se presentó con Joe, puesto que las reglas que comprende su fonología son tan fuertes, que las desviaciones en sus respuestas a la forma adulta no tienen lugar. Esto no quiere decir que, si uno hace un esfuerzo deliberado para conseguir que el niño pronuncie las palabras a la manera del adulto, no haya algún efecto. Pero esto se intentó raramente y, cuando se intentó, se obtuvo poco éxito.

Análisis de los datos

El análisis previo de las sustituciones, no es muy revelador, pues no nos dice si operan algunos principios generales, ni es capaz de explicar o sugerir razones para ciertas variaciones existentes percibidos en los datos. Una manera de empezar un análisis de dichos datos, consiste en considerar cada caso por separado, formulando reglas para explicar cada “substitución”.

Lo que sucede es que el grupo /sk/ parece singular, y uno podrá contentarse con proponer una simple regla de metátesis: /sk/ → [ks]/#__. Los grupos /st/ también puede explicarse más bien, suprimiendo simplemente las siguientes consonantes: /t/ → ø /#s__; y una extensión de esta regla cubriría también los grupos /sn/: /nV/ → V/#s__. En el caso de /sp/, parece haber una regla de asimilación que suprime subsecuentemente las oclusivas /s/→[f]/#__p, /p/ → ø/#f__, y nuevamente aparece un fenómeno similar para el grupo equivalente de nasal: /s/ o [f]/#__m, /m/ /#f__. Finalmente, el grupo /sw/ podría explicarse por la misma regla de asimilación, más una regla opcional de elisión: /s/→ [f]/#__w. Opcional: /w/ → ø/#s__. Sin embargo, mediante un análisis dato por dato, se ignora un número importante de generalizaciones.

Un análisis minucioso de los ejemplos proporcionados sobre el grupo /sw/ indica que, excepto en la realización de “swat”, es decir: [fwát], existe una clara dicotomía entre las vocales redondeadas y no redondeadas, y la ocurrencia de [f] o [fw]. Esto es cierto en la medida en que el sonido vocálico de “swallow”, “swamp” y “swat” se interpreta como [כ] y es, por lo tanto, redondeado, por oposición a [a], que es un sonido no redondeado, como en “swine” [fw]ine. En el dialecto americano, la línea divisoria entre [כ] y [a] es más bien tenue, lo cual podría explicar la ocurrencia de [fwát]. Nótese que “swát” también ocurre sin [w]: [fát]; así que la única variación que ocurre en la realización de /sw/ como [f] o [fw] ocurre únicamente con la vocal [כ]. La regla que debe proponerse para expresar la alternancia entre [fw] y [f] consiste, simplemente, en suprimir /w/ después de la asimilación, si la vocal siguiente es [+redondeada].

Si consideramos que la regla /sk/→[ks]#__ es una descripción válida para dicho grupo consonántico, podemos resumir, de la siguiente manera, las reglas que rigen a los grupos consonánticos cuyo segmento inicial es una fricativa: a) Metátesis: /sk/[ks]. Asimilación de la fricativa a la posición de la consonante no líquida siguiente. Nasalización de cualquier vocal que siga al grupo /sn/ y supresión de cualquier /w/ que siga a una fricativa inicial y preceda a una vocal redondeada. Supresión de todos los segmentos no continuos que siguen a las fricativas iniciales.

Antes de formalizar estas reglas es necesario considerar algunos datos adicionales relevantes para la operación de las reglas en el contexto de linde silábico, morfemático o de palabra. En la tabla 2 sólo se indican los límites relevantes[4] La columna de en medio contiene la representación subyacente (aproximada) de la palabra o frase correspondiente de la columna izquierda. La columna de la derecha contiene la representación fonética de la pronunciación de Joe para cada forma.

Generalmente, todos los grupos -del tipo que nos ocupa- que aparecen a inicio de palabra, siguen las reglas fonológicas propuestas. Esto se desprende claramente de los ejemplos proporcionados en la tabla 1, y también se deduce del primer grupo de ejemplos de la tabla 2. En los casos en que /s/ es el último segmento de la palabra precedente (por ejemplo, “space country”), la regla no funciona. Así, tenemos [féysk ntriy] pero no * [féyks ntriy]. Pero en aquellos casos en los que el grupo se encuentra en posición inicial (como en «I spy», «I scream»), la regla sí opera: [ayfáy], [áyksriym]. Esto sucede aun cuando el último segmento de la palabra precedente es /s/ (o /z/), como en «Scott’s school», «his stingers”, “breaks spiders”, donde tenemos [ks tsksuwl], [hiz sínrz], y [breyksfáydrz], respectivamente. Si existe alguna condición que pueda propiciar un rompimiento de las reglas fonológicas en inicio de palabra, es aquélla en que /s/ es el último segmento de una palabra previa. De otra manera, las reglas no dejan de operar, incluso en trabalenguas como “Scott’s school”. El único ejemplo disponible, en el que no operan las reglas a inicio de palabra, es “I scream” (“yo grito”) en la frase “I scream, you scream, we all scream for ice scream”. Pienso que la justificación de esta ocurrencia es clara: “I scream» es interpretada como «ice cream”, secuencia en la que la regla no opera.

Pero exactamente la misma explicación que se aplica a los grupos en inicio de palabra, lo es para grupos iniciales de morfema, como en el caso de “teaspoon”, “bedspread», “understand”, “lipstick”, “roller skate”, “boyscout”, “blacksmith”, y “telescope”. Es decir, en todos estos contextos las reglas funcionan como en posición incial de palabra. Como sucede en “space country”, las reglas no operan a través de un linde morfemático cuando el último segmento del lexema precedente es /s/, como en “ice cream” [áyskriym], “displease” [displíyz], “ice box” [áyspoks]. No existen excepciones a esta condición en los datos que registré.[5]

El último linde que se discutirá es el “linde silábico”. La sílaba es tema de controversia en la teoría lingüística y, por ello, cualquier dato que pueda verter luz sobre esta cuestión, es de valor.

El problema general al definir la sílaba es que los lindes silábicos no necesariamente coinciden con los lindes que delimitan las unidades con significado (es decir, los lindes de palabra o morfema). Consecuentemente, la sílaba debe definirse como una entidad estrictamente fonológica/fonética. La dificultad de dicha definición es que no parece existir ningún parámetro acústico o fisiológico consistente, que pueda correlacionarse con lo que los sujetos perciben como “sílaba”. La posición que se tomará aquí es que, en aquellas palabras en las que no hay linde morfemático, opera algún linde fonológico que, independientemente de su posición en la palabra, bloquea o permite la operación de las reglas fonológicas propuestas. Este límite se designa «linde silábico». Al observar la manera en que parece funcionar el linde silábico, trataré de explicar sus condiciones de ubicación en la palabra y, consecuentemente, las condiciones de operación o no operación de las reglas fonológicas de Joe.

Consideremos los ejemplos de la tabla 2, en los cuales se indica el linde silábico (-). Si dividimos estos datos en dos grupos: los que se acentúan en la primera sílaba y los que no, descubriremos que todas las palabras acentuadas en la primera sílaba no permiten la acción de las reglas fonológicas en los grupos que ocurren en medio de palabra, independientemente de que /s/ vaya precedida por vocal (como en “hospital”, “aspirin” y “basket”), por una nasal (como en “monster”), o por una oclusiva (como en “extra”). Es decir, si el grupo de segmentos fonológicos que precede inmediatamente a /s/ es acentuado, entonces /s/ aparentemente queda incluida en esa «sílaba» o grupo de sonidos. Si, por otra parte, el sonido cae en el grupo de sonidos que sigue inmediatamente a /s/, entonces la regla sí opera: “excuse”, “construct”, “suspicious”, “explain” y “explode”.[6]

Es importante señalar que, si la condición para determinar la colocación del linde silábico es correcta (es decir, que el linde silábico quedará después de /s/ si el acento recae en el primer grupo de sonidos, “whisper”, “basket”, etc.), entonces los lindes silábico y morfemático no siempre coincidirán. Por ejemplo, el linde morfemático en «teaspoon» se coloca antes de /s/ y, consecuentemente, la regla opera: /tíy spuwn/ → [tíyfuwn]. Sin embargo, si no se encuentra presente ningún linde morfemático, entonces, en virtud de la condición arriba indicada, el linde silábico ocurrirá después de /s/ y la regla no operará: /tíys-puwn/: [tíyspwun]. Así, pues, entonces la presencia de un linde morfemático controla la ocurrencia o no ocurrencia de un linde silábico o la ubicación de dicho linde, si asumimos que siempre existe un linde silábico.

Basándonos en los ejemplos y análisis presentados arriba, parece razonable proponer que la operación de estas reglas fonológicas desviadas depende de la ubicación del grupo respecto a cualquier linde: de palabra, morfemático o silábico. Específicamente, dichas reglas fonológicas sólo operarán cuando un grupo relevante ocurra en posición inicial respecto a cualquier linde. Dichas reglas no operan a través de lindes.[7]

Tabla 3. Reglas fonológicas

================================================================

1.           /sk/  →                 [ks] / L__           C                  -líquida
                                                                                                              C
                                                                                                            -líquida
2.           [+ fricativa]         [αposición]          / L__    [αposición]                                                                                                                   

3.          V     →   [+ nasal]    / L   [ [+ fricativa]     [ +alveolar] ]
                [ +nasal]                                     
                                                                —                                      —         
           [  +glide  ]                                                                       V
4.        [ +redond]  →         ø          / L       [ + fricativa]     ___        [+redond]

5.         [-continua]  →              ø / L [+ fricativa] ____

===================================================================

Nota: L = linde

Con esta información adicional sobre las condiciones de los lindes, es posible formalizar las reglas fonológicas propuestas en términos de rasgos distintivos. Se usan las siguientes abreviaturas para escribir dichas reglas:[8] (C)(es decir, cualquier no-vocal); vocal (V); cualquier linde (L).

Las reglas 1-5 (tabla 3) se aplican únicamente en cualquier posición inicial de linde. La regla 1 cambia la secuencia /sk/ en [ks] (metátesis). La regla 2 asimila el valor del punto articulatorio de una fricativa a la consonante no-líquida siguiente. La regla 3 nasaliza cualquier vocal que siga al grupo /sn/. La regla 4 elide cualquier /w/ que siga a una fricativa y preceda a una vocal redondeada. La regla 5 elide cualquier segmento [-continuo] que siga a una fricativa. La regla 1 debe preceder a la regla 2. La regla 2 debe preceder a las reglas 4 y 5. La regla 3 debe preceder a 5.

El orden de las reglas expresadas arriba es necesaria debido, únicamente, a que los contextos que rigen la operación de la regla han sido expuestos en su forma más general. Así, la regla 1 debe preceder a 2 y 5 sólo porque 2 y 5 se escriben sin especificar que no se aplican al grupo inicial /sk/. Si la regla 1 no precediera a 2 y 5, entonces 2 y 5 tendrían que especificar la exclusión del grupo /sk/ de su dominio de aplicación. Además, algunas de las reglas están intrínsecamente ordenadas, 2 antes de 5, por ejemplo, en la medida en que la salida de la regla 2 (las diversas formas de la fricativa de acuerdo a la naturaleza de la asimilación) no habrían ocurrido si se hubieran suprimido las oclusivas /p/ y /t/ por la aplicación de la regla 5.

Consideraciones teóricas

Existe una objeción de crítica importancia que puede esgrimirse contra el análisis precedente y contra cualquiera de los análisis precedentes o siguientes que se presentan en este trabajo. Esa objeción consiste simplemente en que todos los datos pueden ser explicados más fácilmente por el simple recurso de representar en el lexicón todos los artículos léxicos afectados, exactamente de la misma manera en que aparecen en la superficie. Es decir, puede postularse la forma manifiesta del niño como su representación léxica subyacente y desechar todas las reglas propuestas. Si se toma en serio esta sugerencia, podría ciertamente simplificar las cosas en términos de reglas de producción, pero en realidad no haría más que desplazar el conjunto entero de reglas al componente interpretativo de la gramática. Ello sería necesario para que el niño pudiera decodificar la fonología estándar (el input [entrada] normal) a fin de relacionar la forma manifiesta adulta a su propia forma subyacente desviada. Así, lo único que se consigue con ese cambio, es desplazar el problema de un área de la gramática de la que conocemos algo, a un área de la gramática de la que no conocemos nada en absoluto.

Existen varias razones para no considerar idéntica la forma fonética del niño a su forma subyacente. En primer lugar, podría esperarse que si la forma subyacente del niño fuera idéntica a su forma fonética, no tendría dificultad en comprender su propia producción fonética cuando se le confronta con ella. No requeriría más que un procedimiento de acoplamiento, siendo idénticas las dos formas a acoplar. Pero es una observación común que los niños con fonologías desviadas con frecuencia no son capaces de comprender sus propias producciones cuando otra persona las dice, y aun cuando comprenda el enunciado, no lo acepta, reaccionando como si fuera algo imposible decir. Estos dos hechos serían notorios si la forma subyacente real del niño, fuera idéntica a su propia producción, pero no si es equivalente a la del adulto. Decir que la forma subyacente del niño es equivalente a la forma subyacente del adulto no quiere decir que las formas subyacentes del niño y del adulto sean idénticas en todos los aspectos. En la medida en que cualquier niño de 4 1/2 poseé una representación subyacente de artículos léxicos, o parte de artículos léxicos, que se asume igual a la de un adulto, debe afirmarse que el niño con fonología desviada la poseé, siempre y cuando no haya evidencia de dificultades discriminatorias. Por lo que respecta al caso que nos ocupa, no existe evidencia de que los niños de 4 1/2 de edad, posean representaciones subyacentes de esos grupos consonánticos, diferentes a las representaciones subyacentes del adulto para dichos grupos, entonces dichas reacciones serían plenamente comprensibles.

En segundo lugar, si la forma subyacente del niño se considera idéntica a su propia forma fonética, y si existe un conjunto completo de reglas de interpretación que decodifican la fonología estándar en la forma subyacente desviada, entonces no queda claro cómo o por qué el niño va a alterar su pronunciación para conformarla al modelo adulto, pues, si todo lo que el niño oye desemboca en la forma subyacente desviada a través de las reglas de interpretación, y todo lo que dice es idéntico a la forma subyacente desviada, entonces ¿qué modelo emplea el niño al reajustar su fonología? Sin embargo, si proponemos para el niño una forma subyacente que se considera equivalente a la forma subyacente adulta, entonces existe la posibilidad de que, en algún momento, el niño reconozca la discrepancia entre su forma subyacente y su forma fonética y ajuste su fonología para hacerlas equivalentes. En general, pues, no existen buenas razones para proponer que la forma subyacente del niño es idéntica a su realización fonética, existiendo, en cambio, excelentes razones para oponerse a dicha posición. Por consiguiente, a lo largo de este trabajo, se asume la posición de que la forma subyacente del niño es equivalente a la del adulto, y que las reglas fonológicas propuestas aquí, son estructuralmente equivalentes, en todos los sentidos, a las reglas fonológicas normales.

Revisión del análisis de los datos

La característica más inusual de la fonología desviada de Joe es la inversión de /sk/. Esta regla parece ser completamente idiosincrásica, y no guarda ninguna relación obvia con los procesos asimilatorios generales que tienen lugar en otros grupos. Si la regla de inversión de /sk/ pudiera relacionarse de manera consistente y natural a las reglas de asimilación y elisión que determinan la pronunciación de los otros grupos consonánticos de fricativa/ líquida (FC), entonces tendríamos una explicación más satisfactoria y más general, de la operación de su fonología desviada.

Existe una alternativa de explicación que reside en la noción de restricciones fonéticas. Stanley (1967) describe la manera en la que pueden funcionar las condiciones de estructura morfemática (REM) en una fonología generativa. Shibatani (1973) explica cómo puede reaplicarse al nivel fonológico, la noción de REM para explicar algunas restricciones generales de la realización fonética en una fonología. Shibatani designa a estas restricciones «restricciones de la estructura fonética» (REF). Estas intentan expresar directamente aquellas generalizaciones sobre la ocurrencia de los elementos fonéticos, que son explicados sólo de manera indirecta en el marco generativo tradicional mediante condiciones de estructura morfemática y reglas fonológicas. Como apunta Shibatani, estas generalizaciones eran explicadas por los estructuralistas mediante el uso de reglas alofónicas y fonotácticas. Un ejemplo típico de una CEF es el hecho de que en alemán las obstruyentes finales de palabra sean siempre sordas. Shibatani explica esta característica recurriendo al mismo formalismo que aplica Stanley a las condiciones de estructura morfemática; es decir: con una restricción de implicación (si-entonces):

SI [-resonante] ##

ENTONCES [-sonoro]

Esta restricción también puede expresarse como una restricción negativa:

-resonante

##

+sonoro

En el caso de las reglas fonológicas de Joe, el uso de las restricciones fonéticas negativas nos permite acercarnos a un conjunto más general de reglas considerando la realización de los grupos con consonante fricativa inicial, y proporciona una motivación parcial para la forma fonética resultante.

Desde la perspectiva de las restricciones de la superficie fonética, la característica más sobresaliente del sistema fonológico desviado es la prohibición de los grupos de [+fricativa]/[-líquida] en todos los lindes de las posiciones iniciales. Esto no es válido para el inglés normal, ni en el nivel fonético ni en el nivel léxico subyacente. Por lo tanto, puesto que estamos obligados a proponer una representación léxica normal como forma subyacente de Joe, debemos establecer esta generalización propia de la fonología de Joe, como una restricción de la estructura fonética que debe realizarse mediante la operación de varias reglas fonológicas. Así, la REF (Restricción de la Estructura Fonética) que prohíbe la ocurrencia de los grupos FC puede considerarse la causa del conjunto entero de reglas fonológicas desviadas. En general, estas reglas fonológicas operan para asimilar los rasgos de punto articulatorio de /s/ al segmento no líquido siguiente, y luego elidir el segundo segmento. Pero aquí existe otra REF que no permite la realización de [x], segmento fricativo velar sordo. Si la /s/ se asimila en punto de articulación a la /k/ siguiente, la convertirá en [x], la cual, sin embargo, no es un segmento permisible en inglés. Esta REF, que ha bloqueado la realización de /sk/ como [x], promueve la aplicación de una regla fonológica adicional que ubica /s/ en el lado opuesto de /k/, dando [ks]. Desde esta perspectiva, los grupos /sk/ no reciben un tratamiento diferente al de los restantes grupos iniciales. Simplemente existe una restricción más que prohíbe la realización fonética del segmento que cumpliría la regla de asimilación del grupo incial /sk/.

Así, la metátesis que se aplica al grupo /sk/ no es una regla arbitraria, idiosincrásica, sino el resultado lógico de dos restricciones de la estructura fonética. De hecho, visto en términos de desplazamiento de segmentos, la regla que coloca /s/ después de /k/ no es, en absoluto, una regla de metátesis, sino meramente la última de dos reglas de desplazamiento segmental que fueron puestas en marcha por las dos REF relevantes para los grupos /sk/ iniciales. Es decir, la REF 1 no permite que /s/ ocupe su posición original, y la REF 2 no permite que /s/ se fusione con /k/ para formar [x]. Por lo tanto, si ha de realizarse /s/, debe ocupar la posición inmediatamente posterior a [k], opción aparentemente permitida en la fonología de Joe. En el siguiente conjunto revisado de reglas (tabla 4), se propone la acción de las dos REF en primer lugar.

La REF 1 establece que los grupos constituidos por linde inicial más +fricativa/-líquida, pueden no ocurrir. La REF 2 establece que el segmento [x] no puede ocurrir. La regla 1′ asimila el valor del punto de articulación de la fricativa al de la consonante no líquida. La REF 2 bloquea la operación de esta regla en los grupos /sk/. La regla 2′ tiene lugar cuando el valor del punto de articulación de la fricativa no es idéntico al valor del punto de articulación de la consonante no líquida y coloca la fricativa a la derecha de la consonante. Después de la regla de asimilación previa, esto sólo es válido para el grupo /sk/ y, consecuentemente, tenemos /sk/ [ks]. Las reglas 3, 4 y 5 son las misma que las de la tabla 3. La regla 1′ debe preceder a la regla 2′.

Este análisis revisado, que utiliza las REF, es superior al primero que planteamos, pues explica o motiva las reglas fonológicas propuestas para explicar la diferencia existente entre las formas subyacentes supuestas, y la realización fonética. Debe preferirse también porque su aplicación es más general. Es decir, porque trata a todos los grupos iniciales de la misma manera, sin postular una metátesis arbitraria para el grupo /sk/. En el punto de la derivación de la regla en el que el tratamiento «normal» del grupo /sk/ es obstruido por una REF adicional del inglés, se emplea una regla separada aplicable sólo al grupo /sk/.

El análisis precedente parece bien motivado excepto por el hecho de que ahora la regla 4 (tabla 3) contradice la REF 1 al permitir, aparentemente, la presencia de un grupo de [+fricativa]/[-líquida] ([fw]) en posición inicial. Una consideración a fondo del contexto de operación de esta regla, nos proporciona, sin embargo, una sugerencia respecto a la naturaleza actual de esta aparente contradicción. De acuerdo con la regla 4, es permisible la aparición de [w] después de fricativa sólo antes de una vocal no redondeada. Como [w] es en sí “redondeada”, es decir, durante su articulación los labios se proyectan y contraen. No existe ninguna razón fisiológica que impida la ocurrencia de una secuencia con /w/ y vocal redondeada. Esto es válido aun cuando esta combinación sigue a /f/, fricativa resultante de la operación del proceso asimilatorio del grupo /sw/[9]

Bibliografía

Albright, and J. Albright. 1956. The phonology of a two year old child. Word 12:382-390.

Applegate, J. R. 1961. Phonological rules of a subdialecto f English. Word 17:186194.

Burling, R. 1959. Language development of a Garo and English speaking Child. Word 15:45-68.

Chao, Y. R. 1951. The Cantian idiolect: An análisis of the Chinese spoken by a twemty-eight months-old child. Univ. Calif. Publ. Semitic Philol. 11:27-44.

Chomsky, N., and M. Halle. 1968. The Sound Patterm of English. Harper and Row, New York.

Compton, A. J. 1970. Generative studies of children’s phonological disorders. J. Speech Hear. Dis. 35:315-339.

Crocker. J. R. 1969. A phonological modelo f childre’s articulation cometence. J. Speech Hear. Disord. 34:203-213.

Cross. E. 1950. Some features of the phonology of a four year old boy. Word 6:137-140.

Edwards. M. L. 1971. One child´s acquisition of English liquids. Stanford University. Papers and Reports on Child Language devolpment 3:101-109.

Grady. P. A. E. 1963. Towards a new concept of dislalia. In S. E. Mason (ed.), Signs and Symbols, pp. 159-165. Methuen, London.

Greeberg, J. H. 1941. Some problems in Hausa phonology. Language 17:316-323.

Hass. W. 1963. Phonological análisis of a case of dislalia. J. Speech Hear. Disord. 28:239-246.

Harley, L. M. 1963. Anslysis of the linguistic data of dylalia. In S. E. Mason (ed.), Sings, Signals and Symbols, pp. 152-158. Methuen, London.

Ingran, D. 1971. Phonological rules of Young children. Stanford University. Papers and Reports on Child Language Development 3:31-49.

Jakobson, R. 1968. Child Language. Aphasia, and Phonological Universals. Mouton, The Hague.

Kornfeld, J. R. 1971. Theoretical issues in child phonology, In Papers from the Seventh Regional Meeting of the Chicago Linguistic Society. Pp. 454-468. Chicago.

Ladefoged, P. 1971. Preliminaries to Linguistic Phonetics. The University of Chicago Press. Chicago.

Leopold, W. 1947. Speech Development of a bilingual Child. Vol. 2. Pp. 207-256. Northwestern University Press. Evanston.III.

McReynolds, L. V., and K. Huston. 1971. A distinctive feature analusys of children´s misarticulations. J. Speech Hear. Disord. 36:155-166.

Menyuk, P. 1968. The role of distinctive features in children´s acquisition of phonology. J. Speech Hear, Res. 11:138-146.

Morley, M. E. 1960. Defects of articulation. In L. Stein (ed.). Proceedings of the Xlth International Speech and Voice Therapy Conference. Pp. 15-17.

Moskowitz, A. 1970ª. The acquisition of phonology. Working Paper N° 34.

Moskowitz, A. 1970b. The two-years-old stage in the acquisition of English phonology. Language 46:426-441.

Oller, D. K. 1973. Regularities in abnormal child phonology. J. Speech Hear. Disord. 28:36-47.

Shbatani, M. 1973. The role of Surface phonetic constraints in generative phonology. Language 49:87-106.

Shivachkin, N. 1973. The development of phonemic speech perception in early childhood. In C. A. Ferguson and D. I. Slobin (eds.), Studies in Child Language Development. pp. 91-127. Holt. RRinehart and Winston. New York.

Simms, R. E. 1963. The data underlying the concept of dislalia. In S.E. Mason (ed.), Signs, Signals y Symbols. pp. 141-151. Methuen. London.

Smith, N. V. 1973. The Acquisition of Phonology: A Case Study. Cambridge University Press.

Stampe, D. 1969. The Acquisition of phonitic representation. In papers from the Fifth Regional Meeting of the Chicago Linguitic Society. pp. 443-454. Chicago.

Stanley, R. 1969. Redundancy rule in phonology. Language 43:393-436.

Stetson, R. H. 1951. Motor Phonetics: A Study of Speech Movements in Action. North Halland, Amsterdam.

Stumpf, C. 1901. Eigenartige sprachliche Entwicklung eines Kindes. Z. Paed. Paychol. Pathol. Jahrgang III. Heft 6:419-447.

Velten, H. V. 1943. The growth of phonemic andlexical patterns in infant language. Languge 19:281-292.

Weber, J. L. 1970. Patterning of articulation behavior. J. Speech Hear. Disord. 35:135-141.

  1. Lorentz, James P. 1976. An analysis of some deviant phonological rules of English. In D. Morehead and A. Morehead (eds), Normal and Deficient Child language, 29- 59. Baltimore: University Park Press.

  2. En ocasiones resulta difícil determinar qué límites son atribuibles a un niño de corta edad. En la palabra “tele scope”, por ejemplo, la división entre tele y scope está marcada por un linde morfemático; pero puede ser que para Joe no exista un linde morfemático, sino sólo un linde silábico.

  3. Nótese que, si asumiéramos que la palabra “mistake” contiene un linde silábico más que un linde morfemático, la pronunciación de Joe violaría las condiciones de acentuación para la ubicación de los lindes silábicos.

  4. En ocasiones resulta difícil determinar qué límites son atribuibles a un niño de corta edad. En la palabra “tele scope”, por ejemplo, la división entre tele y scope está marcada por un linde morfemático; pero puede ser que para Joe no exista un linde morfemático, sino sólo un linde silábico.

  5. Esta limitación de las reglas fonológicas, que les impide operar a través de lindes morfemáticos, bloquea la operación de dichas reglas fonológicas. En cada uno de esos casos, el límite simplemente no se encuentra más en posición inicial.

  6. Nótese que, si asumiéramos que la palabra “mistake” contiene un linde silábico más que un linde morfemático, la pronunciación de Joe violaría las condiciones de acentuación para la ubicación de los lindes silábicos.

  7. Es interesante notar cuán específicamente esas reglas se vinculan al contexto inicial de linde. Después de la inversión de /sk/ en [ks] en las palabras “square”, “squah” y “squeak”, tenemos grupos [sw] que no están separados por ningún linde que ocurra inmediatamente antes de /s/. Así, el grupo [sw] es permisible porque las reglas fonológicas no son relevantes eneste contexto. Las tres palabras consideradas arriba son pronunciadas por Joe como sigue: [ksw r], [ksw], [kswíyk].

  8. El rasgo «posición» es un término genérico que se refiere a los puntos de articulación tradicionales (“labial”, “alveolar” y “velar”. El uso de la letra griega alfa (α) antes de este rasgo, indica simplemente variabilidad en la selección de dichos valores posicionales no binarios. Nótese, en particular, que se asigna a /w/ el valor “labial”. Los rasgos “anterior” y “coronal”, propuestos por Chomsky y Halle (1968), no se utilizan aquí debido a que no nos parece una manera razonable de describir la asimilación en el punto de articulación de los grupos /sw/ cuando se usan dichos rasgos. En el sistema de Chomsky y Halle se asigna a /w/ los valores [-anterior] y [-coronal], que son las especificaciones que definen la posición velar; mientras que las labiales, por supuesto, manifiestan diferentes valores para estos rasgos, es decir: [+anterior] y [-coronal]. Puesto que la labial [f] no comparte, con la glide /w/ el mismo conjunto de rasgos, es imposible asimilar los rasgos del punto de articulación de /w/ al de la fricativa para producir [f]. Y, de hecho, esto es lo que los hechos demandan. Desde luego, sería posible especificar el segmento de entrada de la regla 2 como [+ anterior], en cuyo caso, la asimilación de [+coronal] produciría [f] en algunos grupos /sw/. Sin embargo, la solución es menos general y completamente contraintuitiva. Además, como se verá al profundizar en el análisis, es contradictoria si consideramos la ausencia de aplicación de la regla al grupo inicial /sk/.

  9. Mel Greenlee me ha comentado que en una fonología en desarrollo que está estudiando, ha encontrado ocurrencias de [fw] (derivada tanto de /sl/ como de /sw/) antes de vocal redondeada, como en: swoop– [fwuwp], float — [fwowt], flute — [fwuwt].

De vacunas e influenzas: polarización y desencuentros

Eduardo L. Menéndez: De Vacunas e Influenzas: Polarización y Desencuentros Técnicos e Ideológicos (en J. Frohlich, C. García y O. Romaní (Edits.) (2020), Medicamentos, cultura y Sociedad, Tarragona, Univ. Rovira I Virgili :297-332.

https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=7634506 


Considero que uno de los problemas metodológicos y sobre todo ideológicos que observamos actualmente, respecto de los procesos de salud/enfermedad, es la fuerte polarización que se da entre las interpretaciones, críticas y propuestas que realizan diferentes actores sociales respecto de determinados problemas y procesos. En este texto analizaré los desencuentros y oposiciones que se dieron en torno a la epidemia de influenza A(H1N1) que se desarrolló en 2009/2010; y lo haremos a través de la defensas y de las críticas que se organizaron en torno a los usos de vacunas y antivirales, para llegar a algunas conclusiones sobre el significado de dichas opciones

Palabras clave: epidemias,pos verdad,relaciones sociales,vacunas

Resumen

Considero que uno de los problemas metodológicos y sobre todo ideológicos que observamos actualmente respecto de los procesos de salud/enfermedad,es la fuerte polarización que se da entre las interpretaciones,críticas y propuestas que realizan diferentes actores sociales respecto de determinados problemas y procesos.En este texto analizaré los desencuentros y oposiciones que se dieron en torno a la epidemia de influenza A(H1N1) que se desarrolló en 2009/2010;y lo haremos a través de la defensas y de las críticas que se organizaron en torno a los usos de vacunas y antivirales, para llegar a algunas conclusiones sobre el significado de dichas opoiciones

Palabras clave: epidemias,pos verdad,relaciones sociales,vacunas

Abstract

I think that one of the methodological and,specially ,ideological problems that we are currently facing with regard to health/disease process,is the strong polarization between the interpretations,criticisms and proposals made by different social actors in relation to certain problems and processes.In this paper,I will analyze the disagreements and oppositions that occurred around the epidemic of influenza A(H1N1) that was developed in 2009/2010.I will do it through the defense and the criticisms that were organized around the use of vaccines and antivirales,in order to reach some conclusions about the meaning of these oppsitions.

Keywords: epidemies,post truth,social relations,vaccines

CV

Eduardo L. Menéndez es argentino, pero trabaja en México desde 1976. Es licenciado en Ciencias Antropológicas (1963) y Doctor en Antropología (1990) por la Universidad de Buenos Aires, y Maestro en Salud Pública por la  Escuela de Salud Pública de México (1982). Ha recibido el Doctorado Honoris Causa de la Universitat Rovira i Virgili (Catalunya) y de la Universidad Nacional de Rosario (Argentina). Es profesor emérito del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social  (CIESAS)  donde trabaja como profesor/investigador desde 1977. Ha publicado  27 libros, 102  artículos en revistas académicas, y 101 capítulos de libros, sobre temáticas de Antropología Médica. Sus  principales libros son: Cura y control (1979), Poder, estratificación social y salud (1981), Hacia una práctica médica alternativa (1983), Antropología Médica. Orientaciones, desigualdades y transacciones (1990), Morir de alcohol (1990), La parte negada de la cultura (2002), Miedos, riesgos e inseguridades (2007), De sujetos, saberes y estructuras (2009), Los racismos son eternos (2017).

DE VACUNAS E INFLUENZAS: POLARIZACIÓN Y DESENCUENTROS TÉCNICOS E IDEOLÓGICOS

Eduardo L. Menéndez

Considero que uno de los problemas metodológicos y sobre todo ideológicos de las ciencias antropológicas y sociales actuales, pero también de la medicina social y de la salud pública, es la fuerte tendencia a la polarización de interpretaciones y propuestas que observamos respecto de casi todo proceso económico, político o cultural. Y, especialmente, de los referidos a los procesos de salud/enfermedad/atención-prevención, (de ahora en adelante procesos de s/e/a-p). Los cuales, suelen ser leídos por diferentes sujetos y grupos, no sólo en forma opuesta sino contradictoria, a partir de posiciones teórico/ideológicas preestablecidas, que frecuentemente no son explicitadas por los analistas. Por lo tanto, en este trabajo analizaré los distanciamientos y oposiciones que se dieron en torno a la epidemia de influenza A(H1N1) que se desencadenó en México en 2009, observando los discursos/narrativas/representaciones sociales que toda una variedad de sujetos/actores sociales, organizados en dos grupos, generaron respecto de los usos de vacunas y antivirales (Nota 1). Pero además ,observando estas oposiciones a través de las interpretaciones y acciones que se generaron respecto del retorno de enfermedades infectocontagiosas que habían sido controladas, -por lo menos, en la mayoría de los países desarrollados-, y el papel de las vacunas; discusión que se incrementó a raíz de las polarizaciones gestadas en torno a la nueva influenza tipo A.

A finales de abril del 2009, México declaró la alerta sanitaria ante el surgimiento de una nueva influenza que estaba cobrando características epidémicas, y que, en pocos días, sería definida como A(H1N1). El gobierno y el sector salud mexicano aplicaron de inmediato una serie de medidas preventivas inéditas para México, que supusieron el cierre durante casi tres semanas de las instituciones educativas en los tres niveles formativos, así como de cines, teatros, estadios de futbol, misas religiosas, restaurantes y otras actividades de servicio. Pero los criterios utilizados para la declaración de epidemia y más tarde de pandemia, la tardanza en informar a la población mexicana, a la Organización Mundial de la Salud (OMS), y a los países miembros de la misma; la inicial atribución incorrecta de un alto número de muertos a la nueva influenza; así como el tipo de medidas preventivas aplicadas, fueron dura y constantemente criticadas, hasta considerar inclusive, que la nueva influenza no existía y que constituía un hecho exclusivamente mediático impulsado por el gobierno a través del sector salud.

Frente a estas y a otras críticas, la Secretaría de Salud de México, la OMS y otras instituciones defendieron lo actuado por México a través de argumentos técnicos que dieron lugar a una fuerte polarización entre los que cuestionaban y los que apoyaron las acciones del sector salud mexicano y de la OMS (Menéndez 2014, 2015). En estas discusiones se involucraron por una parte los más altos funcionarios del sector salud mexicano y de las organizaciones internacionales, especialmente la OMS, así como el presidente de México, salubristas y especialistas en enfermedades infectocontagiosas del sector salud mexicano, así como los responsables del sector salud de otros países, especialmente de los EEUU. Y por otra, representantes de la medicina social crítica nacionales y extranjeros, periodistas nacionales especializados en procesos de s/e/a-p, y una gran variedad de intelectuales que opinaron en periódicos y revistas populares y académicas sobre un problema que -hasta ese momento- no parecía interesarles demasiado, por lo menos a través de sus publicaciones (Nota 2). En el primer grupo, el principal criterio de inclusión fue la defensa de lo actuado por el sector salud mexicano y la OMS, mientras en el segundo, fue la crítica a dichos desempeños la que los unificó.

Desencuentros, polarizaciones y medicamentos

La polarización interpretativa entre estos dos sectores respecto de las vacunas se expresó a través de muy diferentes aspectos. Como sabemos, la biomedicina y especialmente el salubrismo considera las vacunas como el principal medio para prevenir enfermedades infectocontagiosas, y, por lo tanto, trata de impulsar el diseño y aplicación de vacunas para prevenir y reducir los efectos de numerosas enfermedades; incluidas las que operan exclusivamente en ciertas regiones marginadas, como, por ejemplo, es el caso de la melioidosis, que en Thailandia constituye la tercera causa de muerte por enfermedades contagiosas, y respecto de la cual recientemente investigadores de la Universidad de Exeter (Reino Unido) diseñaron una vacuna para prevenirla. Lo cual, si bien ha ocurrido, constituye, según los críticos, un hecho casi excepcional, dado que los investigadores y la industria químico/farmacéutica (IQ/F) no se dedican a diseñar y producir vacunas para las enfermedades que operan en forma local en los países que antes se denominaban del Tercer Mundo, sino para las sociedades que tienen capacidad de compra.

Las vacunas, según los epidemiólogos, evitan miles de muertes y millones de casos de enfermedades; según analistas, en los países pobres, las vacunas infantiles habrían salvado 20 millones de vidas, prevenido 500 millones de casos de enfermedad, y 9 millones de casos de discapacidad entre el 2001 y el 2016 (Ozawa et. al., 2017). A su vez, la OMS en 2016, sostiene que la inmunización previene cada año entre 2 y 3 millones de defunciones por difteria, tétanos, tos convulsa, y sarampión. Pero además, las vacunas son posiblemente el instrumento médico más valioso en términos de costo/beneficios, y según Ozawa et. al. (2017), las vacunas habrían ahorrado durante el lapso señalado 350,000 millones de dólares en costos de atención de las enfermedades, sosteniendo que prevenir es más barato que atender los padecimientos.

Médicos sin Fronteras sostiene en 2016, que cada año mueren 1,500,000 niños por enfermedades que podrían fácilmente evitarse con vacunas a aplicarse durante el primer año de vida. En el caso de México, en la temporada invernal 2016/2017, se detectaron 3,705 casos de influenza y hubo 285 defunciones por dicha enfermedad, y, según el sector salud, ocho de cada diez enfermos de influenza no se habían vacunado (LJ 18/03/2017). Lo cual es refrendado constantemente por estudios realizados en los EEUU, donde se concluye, que las consecuencias de la influenza son mucho más severas entre los no vacunados. En dicho país, según una encuesta aplicada en 2015 a tres mil médicos, el 92% de los mismos consideró que el retorno del sarampión se debió a que los padres no vacunaron a sus hijos.

En general, los epidemiólogos y los médicos especialistas, en particular los pediatras, consideran que la reaparición de toda una serie de enfermedades infectocontagiosas -y no sólo del sarampión-, se debe a la falta de vacunación; y así, la tos convulsa, la escarlatina, la parotiditis, la rubeola, la difteria, la varicela, tendrían relación con la falta de vacunación; más aún, los pediatras norteamericanos atribuyen el fallecimiento por influenza de la mayoría de los niños y adolescentes a que no estaban vacunados (Flannery et. al., 2017). Ellos señalan que, en gran medida, esta caída de las tasas de vacunación se debe al gran éxito de las vacunas, dado que los niños ya no mueren por ‘muertes evitables’, tal como ocurría antes del desarrollo y uso de las vacunas. Aseveración, y lo subrayo, que ha sido constantemente cuestionada.

Pero además, los especialistas sostienen que muchas vacunas, incluida la de la influenza estacional, aumentarían la inmunidad contra varios tipos de cepas, inclusive protegería de la neumonía (Oshansky, 2014). Más aun, investigadores europeos han prometido en 2014 el diseño de una vacuna universal contra la influenza. Ahora bien, la mayoría de los investigadores y salubristas no niegan determinadas consecuencias negativas de las vacunas, considerándolo un hecho preocupante, pero no obstante, secundario comparándolo con los beneficios de las mismas. Y sobre todo, proponiendo que dichos problemas tienen solución, con el mejoramiento de la seguridad y eficacia de las vacunas.

Además, los salubristas y especialmente la OMS, ponderan un hecho del proceso vacunatorio, y me refiero a la solidaridad social que implica la vacunación; ya que parten del supuesto de que la inmunización colectiva evita no sólo la enfermedad en el sujeto vacunado, sino que crea espacios sociales libres de contagio. Es decir, al protegerme, protejo a los demás constituyéndose en un proceso de solidaridad colectiva, más allá de que los sujetos tengan o no conciencia de ello. Por lo cual, lo necesario es hacerlo consciente.

Las consideraciones y propuestas técnicas e ideológicas enumeradas respecto de las vacunas han sido apoyadas por la OMS y sus oficinas regionales, UNICEF, los sectores salud de la casi totalidad de los países, así como por la mayoría de las asociaciones médicas; pero, y lo subrayo, también por la mayoría de la población de por lo menos los países desarrollados y medianamente desarrollados, más allá de sus orientaciones políticas. Y por eso, por ejemplo, en países donde la vacunación ha dejado de ser obligatoria como es el caso de España, la gran mayoría de la población se vacuna voluntariamente. Reiterados estudios realizados en los EEUU, concluyen, que pese al desarrollo del movimiento antivacunas, la mayoría de la población no sólo se vacuna sino que apoya la vacunación, tal como ocurrió nuevamente en México durante la epidemia de A(H1N1) (Vega Franco 2009).

Estos presupuestos y adhesiones contrastan con lo sostenido por toda una serie de analistas respecto de lo ocurrido con las vacunas durante dicha epidemia, ya que, habría generado toda una serie de consecuencias negativas. Y al respecto, varios de los críticos recordaron lo ocurrido con la epidemia de influenza tipo A desarrollada en los EEUU en 1976, y que dio lugar a centenares de casos del síndrome de Guillain-Barré; síndrome que fue buscado durante 2009/2010 por los críticos en el caso de México, pero sin encontrarlo. Ahora bien, según una parte de los críticos, casi toda vacuna generaría algún tipo de padecimiento; y así, las diferentes vacunas han sido acusadas de generar asmas infantiles, sangrado de retina, síndrome de mortalidad súbita infantil, meningitis, daño cerebral, muerte en adolescentes, narcolepsia, desarrollo de sexualidad precoz, y, en el caso de varias -incluida la de la influenza- de generar la propia enfermedad contra la que se vacuna.

Considero que el momento culminante de este tipo de críticas contra las vacunas lo constituyó la publicación en la revista The Lancet en 1998 del ‘estudio’ realizado por el Dr. Andrew Wakefield, según el cual la vacuna triple (contra sarampión, paperas y rubeola) produciría un nuevo síndrome que combina síntomas gastrointestinales y autismo, y que, fue recordado a su vez, por los defensores de la vacuna contra la nueva influenza. Fueron trabajos publicados en el British Medical Journal (BMJ) entre 2009 y 2015, los que analizaron y denunciaron con mayor profundidad este fraude (Cohen y Carter, 2010), y cuyos argumentos fueron reproducidos por los medios: “Estudios posteriores demostraron una y otra vez que no existía relación entre las vacunas y el autismo. El asunto dio un vuelco en 2004, cuando B. Deer, periodista de The Times, tras entrevistar a las familias de los niños participantes en el estudio, publicó que el trabajo había sido un fraude orquestado voluntariamente por Wakefield, quien había recibido financiamiento de abogados que pretendían demandar a las farmacéuticas, entre otras cosas”(Público 22/06/2011). Estas críticas condujeron a que el Consejo General de Médicos del Reino Unido realizara una auditoria, que lo llevó a concluir el 28 de enero del 2011, que el gastroenterólogo Andrew Wakefield había actuado en forma deshonesta e irresponsable en la realización de su estudio, inhabilitándolo de por vida para ejercer la medicina.

Pero pese a esta decisión ampliamente difundida, la influencia de este ‘estudio’ continuó hasta la actualidad, ya que Wakefield, inclusive a través de textos y de películas, no sólo siguió insistiendo en la relación vacuna triple/autismo, sino que, acusó constantemente a los defensores de las vacunas de oponerse a toda discusión sobre las consecuencias negativas de las mismas, señalando la intolerancia de estos sectores, y su falta de autocrítica. Lo cual ha sido uno de los argumentos más fuertes del movimiento antivacuna.

Ahora bien, estos y otros cuestionamientos se caracterizan por tener muy diferentes orientaciones, que organizamos en cuatro grupos, que -y lo aclaro- constituyen construcciones provisionales. El primero, cuestiona las vacunas porque generan o pueden generar enfermedades; por la falta de ‘seguridad’ en el diseño y aplicación de las vacunas; porque las vacunas se aplican cada vez más a más grupos de edad y de riesgo; porque se ha ampliado cada vez más el número de vacunas pasando en pocos años de 6 a 11 y hasta 14 vacunas recomendadas, siendo varias de ellas obligatorias en muchos países. Porque las vacunas no dan inmunización a todos los sujetos vacunados, siendo en algunos casos la inmunización relativamente baja. Es decir, los agrupamos porque en ellos domina una perspectiva técnica, que puede ser el punto de partida para incluirse en el segundo o cuarto grupo.

Un segundo grupo, sostiene que los análisis epidemiológicos han evidenciado que en los países europeos la mortalidad por enfermedades infectocontagiosas comenzó a descender constantemente desde mediados y finales del siglo XIX, mucho antes de que hubiera vacunas (Mckeown, 1976); considerando que la enfermedad y mortalidad no se reducen o previenen por las vacunas, sino por la higiene, alimentación, calidad y forma de vida. Sostienen, por lo tanto, que, la morbimortalidad no se da por falta de vacunación, sino por la situación de pobreza, carencias básicas y exclusión en que vive una parte de la población. Consecuentemente, para otros, la reaparición de epidemias y/o la generación de nuevas epidemias se deberían a cambios en el medio ambiente, impulsado por factores económicos y sociales.

Hay un tercer grupo, que no se vacuna porque cree que las enfermedades como la influenza son ‘benignas’, y se curan solas, es decir, no requieren vacunas; habiendo otras personas que no se vacunan porque nunca han tenido este tipo de enfermedades o sólo han sufrido un impacto muy débil. No se vacunan porque consideran que son enfermedades que se repiten, sobre todo en los niños, todos los años, es decir, son parte normal de la vida, sin demasiadas consecuencias. Además, no se vacunan, porque estos sujetos han observado que cada vez se muere y se discapacita menos la gente por enfermedades que ‘antes’ eran letales, pero considerándolo un proceso normal, y no debido a los efectos de la vacunación. Son “padres que empiezan a evaluar el riesgo real o imaginario de las vacunas, más que el riesgo de enfermar”. No inmunizan además, por el gran número de vacunas que tienen que aplicar sobre todo a sus hijos, y cuyo número no deja de aumentar, y que afecta sus actividades cotidianas, o por lo menos sus ‘tiempos de vida’. Y hay casos en que no se vacuna por comodidad y desidia.

En el cuarto grupo, hemos reunido a los que rechazan la vacunación por razones religiosas, sociales o ideológicas, y dentro del cual colocamos al movimiento antivacunas; que, si bien se ha desarrollado desde mediados del Siglo XIX en varios países europeos, ha cobrado nuevo auge desde la década de 1960 y 1970. El incremento se ha debido a varios factores, desde el surgimiento de tendencias fuertemente antimédicas de tipo ideológico, hasta el desarrollo correlativo de medicinas alternativas; así como al impacto creciente de las denominadas ‘redes sociales’, que como sabemos son usadas tanto para el bien como para el mal, y sobre la cual se ha montado el movimiento antivacunas. Estos son los grupos que más se caracterizan por el rechazo intencional a las vacunas, y que tienen muy diferente orientación; incluimos en él -como lo señalamos- a sectores que se oponen por razones religiosas y que operan tanto en países como los EEUU u Holanda, como en toda una serie de grupos étnicos africanos, asiáticos o americanos. Dentro de este grupo, ubicamos a los que por diversas razones, básicamente de tipo ideológico/político, desconfían de los gobiernos, de los funcionarios, de los medios que tratan de manipular a los sujetos y grupos en función de objetivos propios, ya sea para justificar acciones políticas, o para cumplir objetivos económicos, siendo uno de los sectores más cuestionados el que corresponde a la IQ/F acusada junto con el sector biomédico de impulsar un proceso de medicalización que ‘produce’ enfermedades que requieren de medicamentos. Salvo los grupos religiosos, los demás suelen manejar los argumentos que maneja el primer grupo.

Por lo tanto, en torno al rechazo/oposición a las vacunas han convergido diferentes actores sociales por objetivos e ideologías no sólo diferentes sino a veces contradictorias, pero en ciertos aspectos complementarias. Así los estudios específicos, han demostrado que quienes más rechazan intencionalmente la vacunación son determinados grupos religiosos, como los del ‘cinturón calvinista’ de los Países Bajos; personas de sectores sociales medios y medios altos con alto o medio nivel educativo en países como los EEUU, intelectuales y profesionales críticos que cuestionan las tendencias médicas dominantes y su colusión con los intereses económicos de la IQ/F, como en el caso de la sociedad francesa; sectores sociales conservadores que apelan en unos casos a la libertad individual de decidir, y en otros, que viven las epidemias y las enfermedades en general como un designio divino. Y, por último, una parte del personal de salud, especialmente los médicos.

Y, este último punto es relevante, porque en el caso de México, el rechazo a vacunarse para prevenirse de la influenza A(H1N1) no vino de la población sino del personal de salud mexicano; lo cual fue reconocido en varias ocasiones por el secretario de salud de dicho país, quien estimó que el 40% del personal no se vacunó ni con la vacuna estacional, ni con la nueva vacuna específica, lo cual se detectó también en otros países latinoamericanos y europeos. Recordando que, el personal de salud constituye un grupo de riesgo, para algunas interpretaciones el más vulnerable e importante de dichos grupos, dado que está expuesto continuamente a ser contagiado, así como a contagiar a sus familiares y especialmente a sus compañeros de trabajo generando ausentismo y discapacidades, lo cual sabe el personal de salud.

La principal razón aducida para no vacunarse fue “el temor a los efectos secundarios”, lo cual pudo observarse en varias partes del país: “Al menos 2,500 médicos de Nuevo León rechazan que se les administre la vacuna contra la influenza A(H1N1), al igual que 600 galenos del Hospital Civil Aurelio Valdivieso de la capital de Oaxaca, por temor a efectos secundarios de la inmunización”. Se atribuye esta reacción a que se difundieron por internet noticias sobre consecuencias negativas de la vacuna en la salud de algunos facultativos; según estos mensajes, la vacuna habría generado en un médico “el síndrome de Guillain-Barré, un trastorno autoinmunitario, que origina inflamación, debilidad muscular y parálisis (Vélez y García, 2010 ).

Ante esta situación, las autoridades sanitarias mexicanas declararon que, la actitud del personal de salud se basó en “información totalmente falsa que personal médico y de enfermería conoció en revistas e internet” (Vélez y García 2010). El secretario de salud comunicó además que, “hasta ahora se ha conocido un solo caso del síndrome de Guillain-Barré asociado a la aplicación de la vacuna, lo cual no es raro, sobre todo si se toma en cuenta que en el país existe el padecimiento con o sin vacunación” (Cruz Martínez, 2010a). Es importante reiterar que, en el material periodístico consultado, la información sobre el rechazo a vacunarse se concentra en el personal de salud, con muy escasas referencias a la población.

Ahora bien, el rechazo a vacunarse por el personal de salud mexicano, resulta interesante por dos razones; primero, porque encuestas aplicadas a dicho personal encontraron que tuvieron miedo a contagiarse por la influenza A(H1N1) ( Turati 2009, Velázquez Pérez et. al., 2009). Y segundo, porque si bien la razón de no vacunarse aparece atribuida por la Secretaría de Salud al efecto de rumores por internet (Secretaria de la Salud 2010), ocurre que, incluso personal de más alto nivel educativo decidió no vacunarse, según señalan más o menos asombrados varios especialistas. Y así, por ejemplo, en uno de los más importantes centros de atención e investigación biomédicos de México -el Instituto Nacional de la Nutrición-,”no resultó fácil que se vacunara el personal de salud, pues los rumores infundieron temor incluso en personal de alto nivel educativo formal. Y a pesar de campañas de información y difusión sobre seguridad, no se logró incrementar la tasas de vacunación” (Sarti et. al., 2009: 295).

Si bien, el rechazo a la vacuna tanto a nivel general, como del personal de salud se habría generado sobre todo a través de mensajes por internet; sin embargo, según el secretario de salud “hemos podido contrarrestarlo bien. Hicimos una encuesta que dijo que el 86% de las personas tenía confianza en la vacuna”; y, reiteró sobre la calidad del antígeno:” Hasta ahora se han reportado 169 reacciones adversas, de las que 101 corresponden a la vacuna contra la nueva gripe, y ninguna ha sido grave” (Cruz Martínez, 2010b). No obstante, la desconfianza continuó durante 2009 y los primeros meses de 2010, expresándose a través de un senador del partido de la revolución democrática (PRD) miembro de la Comisión de Salud del senado de la República Mexicana, quien dijo:”que él no se aplicó la vacuna contra la influenza A(H1N1), porque no confía en ella, como tampoco lo hacen los mexicanos”( Cruz Martínez, 2010b). Pero lo cierto, es que la mayoría de la población tendió a vacunarse, mientras el rechazo estuvo concentrado en personal de salud, en intelectuales y en políticos opositores al partido gobernante, subrayando que en el caso de México no operó ningún movimiento social antivacuna.

Las razones aducidas para no vacunarse no son recientes, y han dado lugar en varios países, a una suerte de movimiento médico y sobre todo popular contras las vacunas (ver Delarue 1977). Esta actitud movimientista tuvo un momento de fugaz presencia en los medios de comunicación mexicanos a través de la difusión de un video elaborado por la médica y monja benedictina, Teresa Forcades, quien “cuestiona la eficacia y seguridad de la vacuna e invita a la gente a rechazarla”, según un balance hecho dos años después del impacto de la epidemia; y que recuerda que la propuesta de Forcades “levantó polémica entre epidemiólogos y virólogos”, señalando que “la monja tuvo su momento de gloria al clausurar a finales de noviembre de 2009 en Barcelona el segundo Congreso de Ciencia y Espíritu” y concluyendo que, “El Congreso reunió lo mismo a los partidarios de las teorías de la conspiración, místicos, estudiosos de la Biblia de la era cuántica, que a visionarios de espíritu de la naturaleza y maestros extraterrestres” (L J 15/04/2011(68).

Como vemos en esta crónica, Forcades deja de ser médica y es interpelada como monja, connotando el artículo sus orientaciones místico/paranoicas como si fuera fruto exclusivo de esta médica, cuando gran parte de sus propuestas expresaban las reacciones que se dieron por parte del personal de salud en varios países europeos, y especialmente en España. Y así, un analista sostiene en 2010 que, en Europa ni la población ni los médicos se vacunaron contra la nueva gripe, pero que, sólo en España hubo una reacción profesional y científica contra las decisiones del sector salud español y la OMS (Gervás, 2010: 134; Gervás y Pérez Fernández, 2013). Concluyendo que, la influenza A(H1N1) no fue una epidemia letal sino leve, que fue inflada por intereses económicos de la IQ/F. Y, junto con esta aseveración, otros documentos publicados y no publicados en España harán otras consideraciones sobre la eficacia incierta de la vacuna estacional y la nueva vacuna, sobre el manejo compulsivo e innecesario del sector salud respecto de la atención de las personas con influenza, o, sobre el cambio en la definición de pandemia. Pero, los dos principales señalamientos refieren a la bajísima mortalidad que genera la nueva influenza, y, a la posibilidad o seguridad de la complicidad entre funcionarios de la OMS y la IQ/F, lo cual fue denunciado por varios analistas, inclusive por la Dra. Forcades, quien señala que la OMS se niega a hacer públicos los nombres de los miembros del comité que propuso la alerta pandémica en el nivel 6, para ocultar su colusión con la IQ/F (Forcades y Vila, 2010). Lo cual retomaremos más adelante, señalando que, en México, no hubo una reacción corporativa médica de denuncia como en el caso español, sino una decisión silenciosa de no vacunarse por una parte significativa del personal de salud.

Pero además, se reiteró la denuncia de que la vacuna contra la influenza A(H1N1) generaba una serie de padecimientos, lo que fue desmentido por varios estudios, algunos de los cuales se publicaron en el British Medical Journal en los años siguientes a la epidemia. Ahora bien, entre 2011 y 2017, no sólo reaparecerá con fuerza y con graves consecuencias la influenza A(H1N1) en varios países, sino que emergerán una serie de posibles y reales epidemias como la del virus del Évola, así como el retorno de viejas epidemias, lo que condujo persistentemente a señalar el alto porcentaje de personal de salud que a nivel mundial no se vacuna respecto de toda una variedad de enfermedades, incluidas las que tratan con mayor frecuencia a nivel de atención primaria. Y así, un informe de las Oficina Regional Europea de la OMS de octubre de 2016, sostiene que para la temporada 2014/2015, la mayoría de los países miembros informan que más del 35% de los trabajadores de la salud no se aplicaron vacunas. Y esto se discutió sobre todo en Europa, y los EEUU, pero mínimamente en países como México. En el caso de los EEUU, la necesidad de que los médicos se vacunen se sustentó en dos consideraciones; primero, en que por ejemplo, los pediatras son los actores sociales que tienen más influencia sobre las decisiones que pueden tener los padres respecto de la salud de sus hijos, incluyendo vacunar o no. Y segundo, que los médicos deben ser parte básica de los espacios libres de contagio por enfermedades infecciosas

Pero además, las sucesivas epidemias, y especialmente el Évola (EVE), evidenciaron que la tasa de contagio por este virus en el personal sanitario de Guinea, Liberia y Sierra Leona fue entre 21 y 32 veces mayor que en el resto de la población adulta. Fue un sector que padeció una alta mortalidad, ya que fallecieron 815 miembros de dicho personal, de los cuales sólo el 12% fueron médicos. Lo que llevó a concluir al Director del Departamento de Servicios y Seguridad de la OMS, que los efectos del EVE fue catastróficos para el personal de salud. Y es por temor al contagio, y no por razones ideológicas, que ante la posible epidemia de Évola en Nigeria, gran parte del personal de salud, y especialmente los médicos, abandonaron los hospitales por miedo al contagio.

Pero, más allá de la actitud del personal de salud, lo que me interesa subrayar, es que el rechazo y el cuestionamiento técnico, económico/político, u ocupacional, forma parte de los presupuestos y acciones de una notable variedad de sectores sociales, incluyendo intelectuales críticos y no críticos. De tal manera que, no sólo se cuestiona la vacunación en términos médicos, sino el papel de las vacunas en términos políticos y sobre todo económicos e ideológicos; observando que, los diferentes actores sociales esgrimen determinados argumentos, mientras opacan u omiten otros. Más aún, los argumentos pueden ser los mismos, pero interpretados en forma diferente y frecuentemente antagónica. Y en todo este proceso, es importante asumir que los cuestionamientos son impulsados por una pequeña parte de la población, dado que la mayoría se vacuna voluntaria u obligatoriamente. De tal manera que, por ejemplo, en Alemania, el país con el mayor movimiento antivacunas a nivel mundial, sólo entre el 3% y el 5% de la población pertenece al mismo. Pero, ocurre que varios de estos grupos están constituidos por sujetos y grupos con poder económico, mediático y/o intelectual, una parte de los cuales son activistas antivacunas, y no solamente se dedican a la crítica y a la reflexión.

Empresa privada, vacunas, antivirales y sus alrededores

Toda una serie de procesos relacionados con el surgimiento de la nueva influenza, y las acciones biomédicas emprendidas para controlarlas, dieron lugar a críticas respecto de las complicidades económicas que se dieron entre universidades, investigadores, funcionarios de alto nivel del sector salud y de la OMS, y la IQ/F; considerando, por ejemplo, que actualmente, gran parte del financiamiento de la investigación química en las universidades de los EEUU y de otros países proviene de la IQ/F. Así como que, cada vez con mayor frecuencia, altos funcionarios y/o asesores científicos de la OMS han trabajado o trabajan para dicha industria. Lo cual además, presiona de diferentes maneras a las instituciones médicas oficiales y privadas para que compren sus medicamentos, como ocurrió justamente con determinados antivirales recetados contra la influenza A(H1N1).

En el caso de la influenza A(H1N1), las denuncias se dieron inicialmente respecto del papel que pudieron haber cumplido las nuevas formas de la cría de cerdos en el surgimiento de la nueva influenza, y las posibles complicidades de esta industria con organismos internacionales y con investigadores universitarios (Schmidt 2009). Pero los principales y continuos señalamientos se dieron respecto de la IQ/F; y así, pocos días después de haberse declarado la epidemia, en un encabezado del 28 de abril de 2009, el periódico La Jornada informa que “Suben acciones farmaceúticas”, señalando que “la amenaza de una pandemia de una nueva cepa de gripe que ha cobrado la vida de más de 100 personas en México, será un alivio para algunos fabricantes de medicamentos y vacunas. La suiza Roche Holding AG y la británica GlaxoSmithKline son los dos grandes grupos farmacéuticos que más se pueden beneficiar de la situación, mientras gobiernos y corporaciones ordenan sus medicamentos Tamiflú y Relenza”. Según La Jornada, las acciones de ambas compañías han subido su valor, lo que condujo a Jeff Holfor, analista de operaciones bancarias a concluir que “Ciertamente hay un beneficio percibido, y probablemente habrá un beneficio real, pero no tanto como la primera vez que surgió la gripe aviar” (L. J. 28/04/2009)

En la prensa mexicana apareció también información sobre la compra masiva de antivirales por el sector salud mexicano, así como sobre las denuncias publicadas en 2009 en el British Medical Journal (BMJ). Y así, en junio de 2010, La Jornada sintetiza los artículos publicados en el BMJ, que indicaban que los laboratorios Roche habían dado información parcial sobre los antivirales que ellos producen, ocultando sus efectos adversos, y concluyendo “que no se puede garantizar que tenga utilidad ni que sea inocuo” (Laurell, 2010). Por lo cual, exigen a Roche publicar la información que tiene sobre estos aspectos, al mismo tiempo que solicitan a los gobiernos europeos que demanden a los laboratorios Roche. Como sabemos, en 2010, la OMS incluyó al Tamiflú en la lista de medicamentos esenciales para tratar las influenzas.

Declarada la pandemia en 2009 las autoridades sanitarias de México y de otros países, y especialmente la OMS, solicitaron en forma urgente la elaboración de una vacuna específica, a lo que se comprometieron varias empresas que redescubrieron una posibilidad de logros económicos, que la mayoría de las empresas químico/farmacéuticas había abandonado respecto de las vacunas:” En medio de la preocupación sobre la amenaza de una epidemia de influenza, tres grandes compañías farmacéuticas anunciaron ayer adquisiciones que les dan derechos sobre nuevas vacunas contra la gripe…La ola de transacciones reflejan la convicción entre los ejecutivos de las farmacéuticas de que las vacunas contra una variedad de males se convertirá en una fuente cada vez más importante de crecimiento. Los laboratorios necesitan encontrar nuevos generadores de ingresos para reemplazar medicinas exitosas que enfrentan vencimientos de sus patentes en Estados Unidos” (Rockof, 2009).

Es decir, no cabe duda que existe un negocio de la enfermedad y de la atención/prevención que, en el caso de la nueva influenza, requiere inversiones, y un trabajo urgente de investigación, diseño y producción de la vacuna demandada por los países y las organizaciones de salud internacionales. Y este negocio está en manos de empresas privadas, en gran medida subvencionadas por los propios gobiernos; y así, por ejemplo, la empresa Novartis “recibió 289 millones de dólares del Ministerio de Salud de Estados Unidos para asegurar el desarrollo de los estudios clínicos y la producción de una vacuna contra la influenza” (R. 16/06/2009).

La IQ/F trata de establecer relaciones comerciales con los diferentes países para poder ubicar sus productos, y como señala un analista, “La carrera entre los laboratorios fabricantes de vacunas…tuvo un claro ganador en el mercado mexicano. El gobierno compró 30 millones de vacunas contra la influenza A(H1N1) a los laboratorios Sanofi Pasteur y Glaxo.Smith.Kline, pero el mayor beneficiado fue Sanofi, que desde 2004 había firmado un acuerdo con el gobierno federal en torno a la investigación y desarrollo para fabricar vacunas en el país, ante una eventual epidemia de influenza”( Eseverri, 2010: 72). Y todo indica que, el gobierno mexicano hizo “mal los cálculos sobre la permanencia y gravedad de la influenza A H1N1”,dado que se “firmó un contrato de quince años para comprarle vacunas al laboratorio Sanofi Pasteur, un periodo de tiempo injustificado, según el análisis de la Auditoría Superior de la Federación” (Cantera, 2013 ).

Dentro de estos procesos nacionales e internacionales, el presidente de la Comisión de Salud de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, el epidemiólogo Wolfgang Woodarg, solicitó el 12 de enero del 2010 a la OMS, que explicara por qué declaró la pandemia de influenza A(H1N1), cuando era muy escasa su letalidad, inclusive menor que la gripe estacional; denunciando además que un grupo de personas que trabajan para la OMS están estrechamente asociadas con la IQ/F ( Hernández López, 2010). Consideró que “la declaratoria de pandemia y el llamado urgente para la fabricación de una vacuna, tuvieron el objetivo de favorecer a laboratorios farmacéuticos” lo cual condujo a que la OMS aceptara “someter sus procedimientos al escrutinio de una comisión evaluadora externa,y se comprometiera a dar a conocer los resultados” (Cruz, Olivares y Poy, 2010). Pero aclaro que la OMS, siguió afirmando que la pandemia era real, ya que hasta ese momento había más de trece mil muertos confirmados: “No hemos exagerado ni subestimado la situación ni los efectos de la pandemia…, y negó de manera tajante haber sido influenciados por intereses comerciales” (L. J. 15/012/2010).

Más aun, la OMS seguirá rechazando entre 2009 y 2013, las acusaciones, proponiendo la creación de una comisión de expertos externos a la OMS que evalúe su desempeño ante la pandemia (Bugarin, 2010). La OMS estaba sumamente preocupada, dado que las acusaciones podían afectar la credibilidad de dicha institución, así como favorecer el rechazo de las vacunas por parte de la población, como sostuvo el vicepresidente de la Comisión de Sanidad del Consejo de Europa. La discusión se centró en tres aspectos, la influencia de la IQ/F en las decisiones de la OMS, establecer si realmente hubo una pandemia de A(H1N1), y las posibles consecuencias negativas de vacunarse.

Toda una serie de analistas acusaron no sólo a la OMS y al sector salud mexicano, sino también a las agencias y gobiernos europeos y de otros países de “exagerar los riesgos a la salud de la influenza A(H1N1), y de tomar decisiones secretas que beneficiaron a compañías farmacéuticas. Y así, un estudio elaborado por el BMJ y el Buró de Periodismo de investigación cuestionó “la secrecía sobre la identidad de los miembros del consejo que hace un año recomendó declarar la primera pandemia del siglo por la influenza A(H1N1)” (R. 05/06/2010; 81). Dicho estudio concluyó que, tres de los expertos que elaboraron una guía para actuar ante una posible pandemia de influenza, tenían relaciones económicas con la IQ/F; y que, otros investigadores que recomendaron el uso de antivirales para enfrentar la epidemia, también recibían dinero de las empresas productoras de estas medicinas. Pese a lo cual, la OMS no reveló ninguno de estos conflictos de intereses. El informe cuestionó especialmente el hermetismo sobre el nombre de los expertos que integraron el Grupo de Emergencia que recomendó a la directora general de la OMS que decidiera el 11 de junio de 2009 convertir en pandemia la emergencia de la influenza A(H1N1) (Cohen y Carter, 2010).

Debido a éstas y a otras críticas, el 11 de agosto de 2010 la OMS publicó los nombres de los quince integrantes del Comité de Emergencia, constatándose que cinco de estos expertos cobraban de la industria, pero la OMS subrayó que en ningún caso se produjeron conflictos de intereses que pudieran afectar la autonomía de los especialistas (Cohen y Carter, 2010). Pero, la OMS propuso la constitución de un Comité Científico con profesionales ajenos a dicha organización, que a finales de marzo del 2011, concluyó que no se hallaron evidencias directas ni indirectas de la influencia de intereses comerciales en las decisiones tomadas por dicho organismo internacional para promover el uso de la nueva vacuna. No obstante, dicho Comité señaló también la falta de coherencia de la OMS para juzgar la gravedad de la epidemia, así como un manejo burocrático que limitó la distribución de las vacunas. No obstante, consideró que las fuertes críticas contra la OMS no tomaron en cuenta la incertidumbre que existía en abril del 2009 respecto de la potencial letalidad de la nueva influenza.

En México también surgieron posiciones diferentes y fuertemente confrontadas; por una parte, el secretario de salud “refutó los cuestionamientos de la Comunidad Europea a la OMS sobre la exageración de la respuesta ante la pandemia de influenza A(H1N1), y rechazó que las empresas farmacéuticas presionaran a México para adquirir vacunas…; consideró que existe poco sustento en decir que se exageró cuando el reglamento correspondiente estaba aprobado desde 2005, y, en ese sentido, los pasos que en el plan de atención y prevención de la pandemia se dieron, fueron los que todos los países del mundo establecieron”. Subrayó que “los laboratorios no nos han presionado”, y que las críticas se pueden deber a que “algunos países adquirieron no 100 por ciento sino 200 por ciento. Y siempre que hay problemas sobre todo económicos, como en este caso; comprar el doble de vacunas y luego no poder utilizarlas genera cierta incomodidad y críticas, pero esta es otra situación“. Señalando que los pasos que se dieron, fueron los que todos los países que integran la OMS establecieron, concluyendo “no sé por qué ahora se llaman engañados algunos de ellos, cuando sus mismos expertos participaron en la creación del reglamento de los pasos de la pandemia”(Garduño, 2010).

En contraste, A. Laurell, una de las principales exponentes de la medicina social crítica mexicana, dijo que “uno de los principales asesores de la OMS, el doctor Albert Osterhaus está claramente vinculado con laboratorios farmacéuticos….; Osterhaus promovió la declaratoria de pandemia, y la urgencia de la fabricación de la vacuna. El problema, con el también llamado Dr. Flu, es que existen indicios de la relación que mantiene con laboratorios farmacéuticos.” (L.J. 04/06/2010).

De lo narrado surge que se hicieron investigaciones en las que con datos ‘duros’ se sostiene la colusión de intereses entre la IQ/F y la OMS/altos funcionarios e investigadores; pero, que también se hicieron investigaciones que generaron datos ‘duros’, a través de los cuales se demuestra que no existió dicha colusión. Y entonces, ¿qué hacemos ante estas conclusiones científicas contradictorias, que son además realizadas por especialistas en esta problemática? Si bien, podemos realizar una revisión propia y profunda de los datos, y llegar a conclusiones al respecto, considero que la mayoría -y subrayo lo de mayoría- de los que comentan y opinan sobre estos aspectos no lo hacen, y por lo tanto, lo que decide la actitud son las posiciones y presupuestos ideológicos de los analistas y comentaristas.

Los estudios y reflexiones sobre las relaciones entre la IQ/F, y el sector salud, las universidades y las organizaciones internacionales de salud, tienen una larga historia; y, según dichos estudios, esta industria se valdría de todos los medios posibles para imponer sus productos, siendo la principal impulsora de las denominadas ‘enfermedades promovidas.”(La Rosa, 2009; Moynihan, 2002). Y, al respecto, necesitamos asumir que “Big Pharma… es la industria más rentable de los EEUU, y tiene el lobby más poderoso del Capitolio. Según Marcia Angell, de la escuela de medicina de Harvard, las diez mayores compañías farmacéuticas -incluidas en Fortune 500, del 2006- obtienen beneficios mayores que el conjunto de las restantes 490 corporaciones” (Davis, 2006: 161). Esta industria, como ya señalamos, se vale de cualquier medio, especialmente de la corrupción y el ocultamiento para imponer sus objetivos; y así, por ejemplo, la empresa GlaxoSmithKline ha sido investigada por el Departamento de Justicia de los EEUU, por supuesto marketing ilegal de sus antidepresivos y de otros de sus medicamentos. En 2012, esta empresa aceptó haber ocultado datos de bioseguridad a los reguladores norteamericanos, por lo que debió pagar tres mil millones de dólares “suma que el Departamento de Justicia describió como el mayor acuerdo por fraude en salud en la historia de los EEUU”. Pese a ello, esta empresa enfrenta otras acusaciones, pues siguen cometiendo fraudes dentro y fuera de los EEUU. (Whalen, 2013).

En el caso de México, no sólo durante esta epidemia, sino también durante el impacto de la gripe aviar, el sector salud fue acusado de la compra de grandes cantidades de antivirales en forma innecesaria. Durante 2005 y 2006 la prensa escrita y algunas revistas especializadas, señalaron que, hasta que se consiga una vacuna contra la gripe aviar se utilice como paliativo, como la “primera línea de defensa2 los antivirales Relenza producido por Glaxco.Smith.Kline, y sobre todo Tamiflú elaborado por laboratorios Roche, dado que es más eficaz. Se propuso que, los países realicen una reserva de antivirales, de tal manera que hacia finales del 2005 veinticinco países lo habían hecho, y por ejemplo, los EEUU tenían en noviembre de 2005 una reserva de 2,3 millones de dosis de Tamiflú y Relenza, y se proponían incrementarla a 4,3 millones para finales de 2006, recordando que el gobierno de dicho país había dedicado una suma de 8,000 millones de dólares para enfrentar esta pandemia. En el caso del Reino Unido se invirtieron 938 millones de dólares; y México a su vez, gastó 638 millones de pesos para comprar un millón de tratamientos antivirales. Dada esta notable demanda, y que la producción y ‘existencias’ de antivirales era escasa, los laboratorios Roche propusieron producir 115 millones de tratamientos para 2006, y 300 millones para 2007, pero, dadas las exigencias de los países, se comprometió a producir 300 millones de tratamientos en 2006. (Menéndez y Di Pardo, 2009).

En el caso de México, invirtió en 2005 133 millones de pesos para comprar Ostalmivir, pero lo compró a granel y no en cápsulas, sin poder hacer la transformación a suspensión dado que México no contaba con los medios técnicos para hacerlo. Por lo que, esta ‘reserva’ no pudo ser utilizada cuando emergió la epidemia de influenza A(H1N1), y por lo tanto, el gobierno mexicano necesitó invertir mil millones de pesos para adquirir ‘nuevamente’ dicho medicamento. Y son este tipo de procesos, los que más allá de la presión o no de la IQ/F, operan en nuestros países, y que tienen que ver con procesos de corrupción, y no sólo de ineficiencia, casi siempre relacionados con objetivos económicos.

Pero, no solamente la OMS y los sectores salud de países como los EEUU y México defendieron los beneficios de los antivirales, sino que, estudios científicos apoyaron el uso de los mismos, como puede observarse en trabajos publicados en las revistas Nature (14/07/2005) y Science (03/08/2005); en los cuales, proponen actuar de inmediato en las regiones en las que aparecen por primera vez las nuevas cepas a través de acciones de salud pública, pero incluyendo el uso de antivirales, ya que, tal vez, permitan contener la epidemia antes que se propague mundialmente. Se suponía que los antivirales, y especialmente el Oseltamivir podía reducir la duración y severidad de la infección, y el número de complicaciones graves, así como hospitalizaciones y muertes.

Pese a estas recomendaciones de funcionarios y científicos, toda una serie de analistas pondrán en duda entre 2005 y 2009 la eficacia de los mismos, ya que existen datos duros sobre la existencia de cepas resistentes a dichos fármacos, lo cual generaría problemas futuros. Pero además, en 2013 se inició una evaluación de la eficacia de los antivirales, a partir del análisis de las pruebas realizadas por los fabricantes de Relenza y Tamiflú, así como de otros materiales e informes, para concluir que el Oseltamivir no tuvo ningún efecto en la duración de los síntomas en los niños con asma; mientras en los niños sin otra enfermedad, la duración de los síntomas se redujo sólo en 29 horas. No se encontraron pruebas de que esta sustancia reduce el número de personas hospitalizadas, ni las complicaciones graves generadas por la influenza, incluidas bronquitis, infecciones de oído, neumonía y sinusitis, lo cual había sido difundido ampliamente por los laboratorios Roche para influir en las decisiones de los gobiernos. Los investigadores evidenciaron también que, este antiviral podía generar o incrementar algunas complicaciones como dolores de cabeza, náuseas, vómitos e inclusive complicaciones renales. Por lo cual, concluyeron que no habría evidencia de que este antiviral impidiera que la influenza contagiara a otras personas, y que además, generaba ciertas consecuencias negativas para la salud de los que la ingerían. (Jefferson et. al., 2014).

Pero, uno de los hechos más interesantes es que, pese a estas evidencias científicas, los antivirales, y, especialmente el Tamiflú seguirán siendo usados por la población, y, recomendado por el sector salud y por los médicos hasta la actualidad. Siendo especialmente utilizado durante los periodos en que recrudeció el impacto de la epidemia de influenza A(H1N1) en México, como ocurrió en 2014 y en 2016, cuando nuevamente la población demandó antivirales, y los mismos escasearon o directamente no existían en las farmacias. Y lo paradójico -o tal vez no- a señalar, es que en dichos años, al revés de lo que propusieron en 2009/2010, algunos intelectuales críticos y expertos en problemas de salud mexicanos, lamentaron la falta de Tamiflú; carencia que, según ellos, inclusive experimentaron personalmente. (L.J. 23/02/2016 y 05/04/ 2016; R. 06/03/2016 y 07/03/2016).

Durante dicho lapso, surgieron artículos en revistas biomédicas y artículos de prensa en los cuales se habló de la inocuidad de los antivirales, y también de su eficacia: y así por ejemplo en un texto publicado en una revista científica especializada, se sostiene que el Osealtamivir puede acortar los días de hospitalización de mujeres embarazadas que tienen influenza, y recomienda el uso del antiviral para evitar complicaciones en las mismas. (Ohoho et. al., 2016). Lo cual también fue recomendado por clínicos mexicanos, a partir de declaraciones publicadas en la prensa. Aclaro que no sé si dichas recomendaciones clínicas seguirán operando, dado que en 2017 la OMS decidió no recomendar más antivirales respecto de los tratamientos contra la influenza; pero subrayando, que tomó dicha decisión cuando caducó la patente del medicamento producido por los laboratorios Roche, pasando desde 2017 a ser también elaborados como genéricos.

Una parte de los salubristas propusieron además, que en lugar de realizar tamañas inversiones, hubiera sido más eficaz y más barato que se impulsara el lavado de manos, y el abastecimiento de alimentos no perecederos; pero la principal crítica, fue referida a la existencia de intereses económicos por parte de los laboratorios y de funcionarios e investigadores coludidos con ellos. Inclusive se señaló, que el entonces Secretario de Defensa de los EEUU, Donald Rumsfeld, era el principal accionista de la empresa Gilead Sciences, que fue la que elaboró el Tamiflú, y de la que fue presidente entre 1997 y 2001, siendo en 2006 propietario de cinco millones de acciones de la misma. Dicha compañía se asoció con Roche para producir y comercializar Tamiflú. (Menéndez y Di Pardo, 2009). .

Y es por estos ‘antecedentes’, que varias de las críticas más fuertes fueron dirigidas hacia los cambios realizados por la OMS en la definición de pandemia en mayo del 2009, que facilitó que en junio de ese año, la OMS convirtiera el brote de influenza A(H1N1) en pandemia. Para ello, la OMS eliminó el criterio que indicaba que debía existir mortalidad en una parte importante de la población para establecer la fase de alerta 6. Antes de esa modificación, para declarar una pandemia, debía existir en la nueva enfermedad una tasa de mortalidad más alta que la media de la influenza estacionaria, lo cual no ocurrió en el caso de la influenza A(H1N1). Según Forcades, este cambio en la reglamentación “permite que se patenten las llamadas ‘vacunas pandémicas’, y, posibilita que las compañías que poseen estas patentes negocien a precio de monopolio y con unas cuantas cláusulas secretas que consideren oportunas, precontratos legalmente vinculantes con los gobiernos de los distintos países de la OMS. Estos precontratos, se activan de forma automática en el momento en que es declarado el nivel 6 de alerta pandémica mundial”. (Forcades i Vila, 2010: 246).

Ahora bien, estos datos e interpretaciones deben ser analizados dentro de un contexto en que las relaciones de la IQ/F con el sector salud mexicano están bajo la sospecha de corrupción. Sospecha que casi todos los críticos parecen tener, pero que casi nadie investiga a nivel nacional.; y así, un reconocido investigador del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) propone como importante tema de investigación periodística, los “posibles casos de corrupción que pueden existir en México con empresas farmacéuticas. Es claro que en algunas clínicas se utilizan más fármacos de ciertas empresas”, y se pregunta “¿ha habido alguna investigación periodística que haya documentado o descartado ese rumor, muy presente entre médicos e instituciones de salud”. (Reyes Terán, 2007: 7).

Pero al respecto, necesitamos puntualizar que estos procesos no los están ‘investigando’ en México los periodistas como señala críticamente el autor citado, pero tampoco los estudian los investigadores/intelectuales críticos y no críticos, y sobre todo, no los estudian los propios investigadores dedicados a enfermedades infecto/contagiosas, y por supuesto, a crónico/degenerativas. Conozco reflexiones y denuncias, pero no investigaciones, por lo menos en el caso de México y de Latinoamérica en general. Y esta carencia, posibilita aún más la perpetuación de las polarizaciones interpretativas.

De acuerdos técnicos y oposiciones sociales e ideológicas

Como vimos, respecto de las políticas y acciones que son recomendadas y realizadas por la OMS, y los sectores salud respecto de las pandemias, se han hecho una serie de críticas que se caracterizan por reaparecer periódicamente; sobre todo, cuando emergen nuevas posibles o reales epidemias, de tal manera que desde el SARS, pasando por la gripe aviar, la influenza A(H1N1), la chingunuica, hasta llegar al Évola y al Zika, surgen los mismos argumentos a favor y en contra respecto de la mayoría de los aspectos analizados. Y especialmente, respecto de la colusión entre la IQ/F y la OMS/Sector Salud/investigadores, siendo, los más recurrentes los siguientes: la IQ/F diseña y produce los medicamentos más lucrativos, y no los más necesarios; producen básicamente medicamentos para los países y sectores sociales que los pueden comprar; la mayoría de los medicamentos que producen, sobre todo los de última generación, no pueden ser comprados por los sectores más pobres y menos aún por los países más pobres. Se habla de la necesidad de nuevas y mejores vacunas, así, como de la reducción creciente de la eficacia de los antibióticos y por lo tanto también la necesidad de generar otros nuevos más eficaces; pero resulta que la I/Q-F no se dedica a investigarlos y producirlos dado su menor rentabilidad. Pero además, se señala que, cada vez más se construyen médicamente nuevas enfermedades, incluyendo la reducción de los umbrales en que un comportamiento o simplemente un indicador pasan a decidir que un estado de vida es patológico, lo cual supone el diseño de medicamentos específicos para los nuevos ‘padecimientos’. (Homedes y Ugalde, 2015).

Estos y otros cuestionamientos concluyen que la investigación, diseño y fabricación de medicamentos es sobre todo un negocio, incluyendo el negocio de las vacunas y de la vacunación. Y por lo tanto, uno de los objetivos de la IQ/F para dedicarse al diseño y producción de vacunas, es convertirlos en un negocio, pese a que muchas pueden ser consumidas básicamente por los países pobres y marginados, como ocurrió en el caso del Évola. Por lo que, una de las estrategias económicas y técnicas sería demostrar que dichas epidemias locales, pueden llegar a expandirse a los países desarrollados, como se temió con el Évola, y por lo tanto, incluir un nuevo mercado con capacidad real de compra. Y de allí, la necesidad de promover científica y técnicamente como epidemias que pueden ser letales y expandirse directa e indirectamente, las que hasta ahora fueron consideradas sólo como problemas locales, que dada la pobreza y marginalidad de sus habitantes no ameritaba su estudio y aún menos la producción de medicamentos específicos.

Es desde ésta, y por supuesto otras perspectivas, que los críticos denuncian las complicidades señaladas, por lo que al respecto, necesitamos preguntarnos si las formas de actuar de la OMS y del Sector Salud mexicano durante la pandemia de A(H1N1) ¿fueron decididas por razones ‘médicas’ o se debió básicamente a la presión/inducción de la IQ/F, o a ambos procesos? Y en general, no encontramos respuestas a estas preguntas, sino defensas polarizadas en términos de la responsabilidad ética biomédica, o de los objetivos de la IQ/F, pero no análisis que incluyan estos y otros procesos, que también están interviniendo, y que no suelen ser considerados, como veremos de inmediato.

Y así, por ejemplo, las estrategias biomédicas apelan técnicamente al papel de la ‘precaución’, de la duda, de la incertidumbre, para fundamentar por qué actuaron como actuaron tanto respecto de la influenza A(H1N1) como de otras epidemias; mientras que los críticos, plantean que la ‘precaución’, es un argumento esgrimido para justificar alarmismos y justificar inversiones en la IQ/F. Y, ambos procesos pueden haber ocurrido, inclusive complementariamente; más aún, me parece bien que haya denuncias morales y hasta ideológicas por parte de los críticos, pero me parece que esas denuncias no han asumido radicalmente que el capitalismo siempre trató y sigue tratando de obtener la máxima tasa de ganancia a partir de homogeneizar todo producto en torno a un determinado valor económico, y que, por lo tanto, busca lo mismo al producir autos, televisores que pizzas, y por supuesto, también vacunas. Necesitamos asumir que, dentro del capitalismo, determinados actores sociales van a tratar de convertir todo proceso en negocio, y en consecuencia, se montaran económicamente sobre todo lo que puede redituarles altos beneficios económicos. Y por lo tanto, si el sector salud en cualquier país actual genera la alerta pandémica en función del principio de precaución o de incertidumbre, determinados actores sociales se montarán sobre dichos principios para producir y ofrecer sus productos, más allá de que las decisiones alarmistas fueran decididas técnica y responsablemente. Así también, como otros actores sociales se montarán sobre dicho alarmismo, para generar cuestionamientos políticos e ideológicos. Y la cuestión reflexiva, nuevamente tiene que ver con analizar los procesos para decidir si las instituciones médicas actuaron a través de exclusivas decisiones técnicas, por equivocadas que fueran; por la inducción de la IQ/F, o por ambas, y tomar decisiones al respecto. Y lo mismo necesitamos hacer respecto de los objetivos de los críticos, para observar el significado y consecuencias que tienen sus críticas.

Lo que señalo, tiene que ver no sólo con el sentido común, sino con criterios de investigación para despejar y aclarar dudas, y sobre todo, para manejar mis presupuestos, y evitar que los presupuestos me manejen a mí. (Bourdieu, Chamboredon y Passeron, 1975). Y por eso, uno de mis presupuestos teóricos y metodológicos es, que los objetivos económicos señalados del capitalismo son estructurales, más allá de las formas y mecanismos que utilice; y entonces ¿por qué asombrarnos que con los medicamentos, incluidas las vacunas, haga lo mismo que con las pizzas o con los aviones? Máxime, cuando durante la etapa neoliberal se anularon o se redujeron toda una serie de mecanismos que regulaban el mercado capitalista, así como disminuyeron y hasta desaparecieron los sectores y movimientos sociales, así como los partidos políticos que promovían, buscaban, luchaban por mejorar la calidad de vida, por reducir las desigualdades socioeconómicas, y en cada vez menos casos, por modificar las orientaciones capitalistas de las sociedades actuales.

Por eso, me parece bien que analicemos y denunciemos lo que está pasando con la producción y comercialización de medicamentos, pero sin pretender que estamos asombrados por ello -a menos, tal vez sea parte de eso que llaman ahora estrategias pos verdad-, dado que es lo que el capitalismo impulsa estructuralmente. Y, si bien podemos todavía aducir que hay países capitalistas que regulan más que otros el mercado capitalista de la salud en beneficio de la población, eso no niega la tendencia estructural del capitalismo, y sobre todo, las tendencias actualmente dominantes, dada la carencia de fuerzas y sobre todo de actores sociales, que se opongan -como en determinados momentos ocurrió- a las tendencias estructurales del capitalismo. Por eso, me pregunto si más allá de los analistas críticos, existen sectores sociales, movimientos sociales, instituciones, organizaciones internacionales, partidos políticos que realmente luchen -y no sólo reflexionen y denuncien- para modificar esta situación; en negar por supuesto, el papel de contención y a veces de modificación que pueden cumplir determinadas críticas y acciones, como de hecho ha ocurrido. Y me lo pregunto, por ejemplo, porque por lo menos desde finales de la década de 1950 se viene analizando y denunciando el papel de la biomedicina y de la IQ/F en la ‘construcción’ de enfermedades, como lo evidenciaron en su momento los antisiquiatras. Pero pese a sus análisis, denuncias y algunas modificaciones importantes, observamos que se siguen ‘construyendo’ cada vez más enfermedades mentales que, no olvidemos, implican en su casi totalidad el uso de medicamentos. Más aún, una de las importantes modificaciones generadas en parte por las críticas, y me refiero a la desmanicomización impulsó aún más el diseño, producción y consumo de medicamentos. Y aclaro, para evitar equívocos, que no cuestiono la desmanicomización.

Necesitamos asumir que los procesos de investigación, diseño, producción y comercialización de los medicamentos, implican a toda una serie de actores sociales que se unifican en sus objetivos, más allá de las diferencias y conflictos que pueden existir entre ellos. De tal manera que, dichos procesos favorecen la ‘unificación’ de la OMS y las oficinas regionales, los funcionarios de los gobiernos y del sector salud del conjunto de países capitalistas y diz que no capitalistas; así como a la IQ/F que implica a las farmacias, a los supermercados y a la venta por internet, y no sólo de medicamentos alopáticos, sino cada vez más de medicinas ‘alternativas’; y por supuesto, a las compañías de seguros médicos. Así como también implica a los investigadores de las universidades en las cuales se investiga y diseñan una parte de los medicamentos, y sobre todo para los que trabajan directamente para la IQ/F. Pero además, implica centralmente al personal de salud clínico y salubrista a nivel privado y oficial, así como al creciente número de organizaciones no gubernamentales que trabajan sobre los procesos de s/e/a-p. Y también, y esto necesitamos incluirlo expresamente, implica no sólo a los enfermos y posibles enfermos, sino al conjunto de la población, por muchas razones incluyendo que, una parte de la misma trabaja en la investigación, diseño, producción y comercialización de medicamentos. Y, todos estos grupos, contribuyen a la producción y reproducción de la IQ/F y también de ellos mismos, a través de los lugares que tienen en el proceso productivo, y de las necesidades de sus vidas cotidianas. Y ello, más allá que los sujetos de los diferentes sectores cuestionen, a veces críticamente, ciertos aspectos que ponderan otros sectores sociales y viceversa. Es decir, lo dominante es la variedad de actores sociales que apoyan por lo menos algunos de los objetivos y necesidades que favorecen la producción, comercialización y uso de los medicamentos, más allá de los desacuerdos que existan respecto de otros procesos específicos entre los actores sociales enumerados.

Y lo señalado contrasta con que no encontramos, salvo alguna coyuntura específica, sectores sociales que se opongan organizadamente en términos de acciones sociales al ‘dominio’ y hegemonía de la IQ/F, y de la biomedicina que la reproduce, salvo tal vez el movimiento antivacunas, o de algunos grupos religiosos, pero que no cuestionan la estructura capitalista que sostiene las tendencias dominantes, ya que sus cuestionamientos pasan por otros presupuestos y objetivos ideológicos. Subrayando que no cuestiono el papel de los críticos, sino que considero que si sólo analizamos y cuestionamos sólo a ciertos actores sociales y a determinados aspectos del Sector Salud, de la OMS y/o de la IQ/F, no vamos a entender por qué las instituciones y los procesos se siguen reproduciendo pese a las críticas que se vienen haciendo desde hace más de seis décadas. Máxime cuando la biomedicina y la IQ/F, si bien mantienen su orientación hegemónica, tratan de incorporar señalamientos técnicos que críticamente se le hacen, mejorando en muchos casos, por ejemplo, la calidad y seguridad de las vacunas.

Las polarizaciones presentadas podemos profundizarlas a través del análisis de dos procesos específicos ya señalados. El primero, refiere a la polémica en torno a si la influenza A(H1N1) fue una pandemia letal o que ni siquiera fue epidemia; ya que salvo en México donde entre abril de 2009 y junio de 2010 se presentaron 70,000 casos y hubo alrededor de 1.300 muertos, y en menor medida en los EEUU; ocurrió que la mortalidad fue menor inclusive que la de la influenza estacional en la mayoría de los países ‘occidentales’. Y si bien la OMS propuso una cifra de muertos a nivel mundial de 18,449 casos confirmados por análisis de laboratorio; ocurrió que la epidemia siguió expandiéndose, y que se incrementó la mortalidad en países africanos y asiáticos, de tal manera que The Lancet en un texto publicado en septiembre de 2012, y luego de revisar los datos existentes correspondientes a 2009 estimó que murieron entre 151.700 y 575.400 personas (Dawood 2012); mientras los Centros de Control y de Prevención de Enfermedades de los EEUU estimaron en 2014, que en el primer año de la pandemia murieron alrededor de 284,000 personas por la influenza A(H1N1) a nivel mundial.

Me interesa señalar que, cuando se publicaron estos datos no hubo comentarios por lo menos en México, pero tampoco en varios países europeos, incluida España, sobre los mismos; y mucho menos hubo rectificaciones o reflexiones por parte de los críticos, e inclusive, se siguió señalando la falta de letalidad de esta influenza, en un acto de inconsciente etnocentrismo, por no decir de colonialismo científico, profesional y cultural. Pero además, evidencia el ‘presentismo’ y la a-historicidad que domina actualmente las tendencias críticas y no críticas. Un a-historicismo que refiere con diferentes objetivos a la ‘gripe española’ de 1918, a las consecuencias negativas de la vacuna aplicada contra una influenza tipo A en los EEUU en 1976, o a la publicación del texto de Wakefield en 1998, pero con un manejo ‘mítico’ y no histórico/social de los mismos.

Como vimos previamente, toda una serie de procesos condujeron a generar una confrontación en términos de la obligatoriedad/no obligatoriedad de las vacunas, especialmente en países donde la vacunación era recomendada, pero no era obligatoria; inclusive en naciones como España, donde durante muchos años lo había sido. El desarrollo de esta polémica se dio sobre todo a partir del regreso de varias enfermedades infectocontagiosas, que elevaron el número de casos, y generaron muertes sobre todo en niños, y que, como vimos, fue atribuido por un sector a la reducción de la vacunación, mientras otros lo atribuían a las desigualdades sociales, o a los cambios climáticos. Aunque también se atribuyó, por lo menos parcialmente, al incremento del movimiento antivacunas a nivel internacional, y de los EEUU en particular (Sachiko et. al., 2016); por lo cual, no sólo se planteó la obligatoriedad, sino que muchos estados norteamericanos lo decidieron a nivel particular, así como también lo decidió el gobierno australiano a través de la aplicación de medidas indirectas.

En torno a la obligatoriedad/no obligatoriedad, se adujeron razones que fueron asumidas por grupos y sectores sociales y profesionales que presentan claras y hasta contradictorias orientaciones entre los diferentes actores que adhieren tanto a la obligatoriedad como a la no obligatoriedad. Y así, en el caso de Argentina, donde la vacunación ha sido obligatoria y gratuita, SECTORES DEL actual (2015/2019)gobierno de orientación neoliberal, PROPUSIERON anular o limitar la obligatoriedad de las vacunas, aduciendo que esto debía ser decidido por el consentimiento informado de la población, lo cual fue fuertemente cuestionado por los sectores médicos clínicos y salubristas en términos técnicos; mientras otro sectores críticos vieron estas medidas como parte de una política neoliberal de eliminar no sólo las responsabilidades de salud del estado, sino de reducir las inversiones del gobierno en el sector salud. SI BIEN LA VACUNACIÓN SIGUIÓ SIENDO OBLIGATORIA,OBSERVAMOS QUE DICHOS SECTORES COINCIDEN , por ejemplo, con los profesionales médicos españoles, que se oponen a la obligatoriedad de la vacunación, sosteniendo que la población no tiene por qué ser ‘obligada’, ya que las altas tasas de vacunación que hay en España, evidencian que la gente decide voluntariamente vacunarse. Proceso que tuvo características similares en Inglaterra, donde la vacuna tampoco es obligatoria.

Ahora bien, la OMS, y los salubristas de varios países, y especialmente en los EEUU, señalaron que la obligatoriedad era necesaria, porque la misma garantizaba la creación de un espacio que limita o impide la transmisión, y que por lo tanto -como ya lo señalamos- constituía un acto de solidaridad social, por lo cual la vacunación debía ser obligatoria no sólo para la población, sino especialmente para el personal de salud, ya que es el grupo de riesgo que más puede contraer y diseminar la infección dado el tipo de trabajo que realiza. Se aducen al respecto toda una serie de resultados de estudios, que indican la necesidad de construir este espacio libre de transmisión especialmente desde el grupo familiar; y me refiero a estudios como el de P. Hardelid realizado sobre 400,000 niños en Escocia, que demostró que los niños menores de dos años son más propensos a ser hospitalizados por influenza si tienen hermanos mayores que los contagien. Y así, observaron que los niños menores de seis meses con hermanos mayores registran más del doble de hospitalización que los que no tienen hermanos. Y si tienen dos hermanos mayores, el riesgo se incrementa aún más (Hardelid et. al., 2017). Pero además, en el caso de los EEUU, según algunos analistas, la obligatoriedad sería necesaria porque los norteamericanos culturalmente tienden a pensar más en derechos individuales que en derechos comunitarios, valorando sobre todo la capacidad individual de enfrentar los problemas. (Murphy, 2015)

Lo que contrasta con las consideraciones técnicas de médicos de diferentes países europeos, que cuestionaron la obligatoriedad de la vacunación porque reduce la solidaridad, o porque no toma en cuenta que el comportamiento ‘libre’ y no obligado de la gente expresa y contribuye mucho más a la solidaridad que las conductas obligadas. Es decir, nos encontramos con posiciones ‘técnicas’ respecto de la obligatoriedad/no obligatoriedad de la vacunación que apelan a la solidaridad social desde criterios sociales diferentes, pero que suelen agrupar tanto de un lado como del otro a actores sociales que sin embargo tienen intereses no sólo diferenciales sino hasta opuestos, por lo menos a partir de sus respectivos discursos.

La problemática de la obligatoriedad/no obligatoriedad de las vacunas se complejiza cuando incluimos el papel de agentes sociales ‘ajenos’ al campo de la salud. Como sabemos (Menéndez y Di Pardo, 2009), la OMS, el Sector Salud y los médicos, están cada vez más preocupados por la importancia que el público da a las opiniones de las ‘celebridades’ sobre temas de salud, pues sus opiniones tienen mucho mayor difusión que los materiales publicados en revistas médicas. Y así por ejemplo, respecto de la vacuna triple varias importantes figuras del espectáculo han sido y siguen siendo en los EEUU activistas antivacunas, mientras otros por el contrario, no sólo apoyan las vacunas sino que financian campañas. Por lo que, no sólo nos encontramos nuevamente con una polarización de opiniones, sino con el manteniendo de ideas que han sido descalificadas científicamente, ya que las celebridades antivacunas siguen utilizando los argumentos propuestos por A. Wakefield, que si bien no han convencido a la mayoría de la población, son parte de las fundamentaciones de determinados sectores sociales antivacunas.

Según analistas norteamericanos, en dicho país estamos asistiendo a una politización de la vacunación que fue impulsada originalmente por el movimiento antivacunas, pero a la cual contribuyeron directa e indirectamente los distintos sectores que se organizaron a favor y en contra de la influenza A(H1N1) a nivel internacional, y nacional como ocurrió en el caso de México, donde el gobierno y el sector salud pertenecen a un determinado partido político, y fueron acusados de utilizar políticamente la pandemia por diferentes objetivos políticos y económicos. Así como durante epidemias previas, gobiernos de varios países asiáticos fueron acusados de ocultamiento de información, también por razones económico/políticas.

Y algo similar está ocurriendo en los EEUU, por lo menos durante la última campaña por la presidencia de dicho país, donde la candidata demócrata se pronunció a favor de la vacunación universal, mientras el candidato republicano si bien reconoció el papel positivo de las vacunas, consideró sin embargo, que los padres son los que deben tomar la decisión de vacunar o no a sus hijos, y criticando a los médicos que tratan de presionar a la población para vacunarse. Más aún, un estudio realizado por el Pew Research Center encontró que el actual presidente D. Trump en varias ocasiones reconoció que existe una hipotética relación entre las vacunas y el autismo, e inclusive durante su campaña se reunió con miembros de los movimientos antivacunas, e inclusive invitó A. Wakefield a concurrir a la Casa Blanca. (Funk, Kennedy y Hefferon, 2017)

Esta politización, está siendo analizada por expertos que ven constituirse una situación peligrosa, ya que la vacunación/no vacunación comienzan a ser vividas como parte de la identidad de los partidos republicano o demócrata en los EEUU. Pero desde hace años la Medicina Social crítica, y también la Antropología Médica crítica han sostenido que los procesos de s/e/a-p constituyen procesos y problemas económico/políticos y socioculturales. Desde hace años, considero además, que dichos procesos no solo tienen que ver con la enfermedad o la cura, sino que constituyen procesos a través de los cuales se desarrollan y se resuelven real o imaginariamente toda una serie de procesos de tipo económico, político y cultural que no son asumidos en tanto tales. Es decir, como proponía hace cincuenta años Giovanni Berliguer, los procesos de salud/enfermedad constituyen algunos de los principales ‘espías de las contradicciones de un sistema’. (Menéndez, 2015 b)

Además, en los últimos años veinte años, ha surgido una creciente preocupación por el papel que están cumpliendo las redes sociales (Meneu 2004, Montesa 2005; Bello Orgaz, Hernández y Camacho 2017), que ha conducido a potenciar el concepto de posverdad, que es atribuido básicamente a la construcción de ‘verdades’ por dichas redes. Pero como sabemos -o tal vez no sabemos- eso que llaman actualmente posverdad, constituyó política de estado durante la Alemania nacionalsocialista, y de la URSS/Rusia bajo el stalinismo, así como es parte intrínseca de la industria de la publicidad. Y en estos, y por supuesto, en otros casos, los intelectuales críticos y no críticos para enfrentar o defender al stalinismo y al nazismo o para ‘vender consumos’ hicieron un uso intensivo de la posverdad. Lo cual fue reflexionado por varias de las corrientes posmodernistas, algunas de las cuales iban a impulsar una de las ideas básicas de la posverdad, es decir que toda ‘realidad’ social es actualmente construida, y por lo tanto, la verdad es una construcción más. (Menéndez y Di Pardo, 2009)

El hecho de que actualmente analistas críticos con objetivos social, ideológica y ‘moralmente’ necesarios, utilicen argumentos dudosos, inconsistentes o directamente falsos, al igual que los no-críticos; y mezclados con argumentos correctos, y más allá de los objetivos que los guían no sólo de denunciar sino de modificar la realidad, constituye una tendencia peligrosa que cada vez se ‘naturaliza’ más, inclusive en la lucha de algunos movimientos sociales. Estos sectores, que basan sus acciones en la eficacia de los discursos más allá de que sean o no sean verdad, no asumen que son los sectores dominantes -inclusive dentro del reino de las redes sociales- los que tienen mayores poderes para imponer sus posverdades. Más aún, no asumen que las posverdades están contribuyendo a radicalizar las oposiciones en forma cada vez más polarizada.

Considero, que las oposiciones van a seguir permaneciendo en el campo de la salud/enfermedad, sean referidas al papel del Sector Salud ante una pandemia, ante la diabetes mellitus 2, o ante el virus papiloma. Pero además, dada la inexistencia de fuerzas políticas y sociales que promuevan alternativas, dichas oposiciones se van a incrementar y agudizar, dado que para los ‘intelectuales’ incluidos una parte de los científicos y de los profesionales críticos y por supuesto los periodistas, los discursos constituyen su campo de acción. Lo cual, dada la posible politización de varios de los procesos de s/e/a-p, puede impulsar cada vez más las confrontaciones en términos de posverdades. Lo cual puede conducir a los que defienden al sector salud pero cuestionan el papel de la IQ/F, a enfrentarse en lugar de articularse, con los que cuestionan a la IQ/F pero cuestionan el papel de las vacunas, ya que tanto en unos como en otros lo que puede surgir, como lo hemos visto en el caso de las influenza, es que sólo pase a primer plano el objetivo prioritario que se proponen, excluyendo otros que podrían operar complementariamente.

El énfasis en la búsqueda de diferencias ha favorecido las tendencias actuales que niegan casi toda similaridad, lo cual sería necesario revertir en términos de manejarnos tanto con las diferencias como con las similaridades. Y debido a que además, gran parte de las características de las ‘diferencias’ han sido construidas a través de criterios y objetivos de posverdad, impulsando aún más las polarizaciones, y aislando a actores sociales que potencialmente deberían operar conjuntamente. Y la cuestión, como siempre, está en observar cuales son las fuerzas sociales dominantes y subalternas, y que impulsan las mismas respecto de los procesos de s/e/a-p que nos interesa entender y modificar. Y en el caso, por lo menos de las vacunas, todo indica que las líneas dominantes seguirán siendo impulsadas por la IQ/F, y el conjunto de actores articulados en múltiples formas con la misma. Y debido además -como lo señalamos- a que dentro del conjunto de los actores sociales que se oponen, operan sectores antagónicos que imposibilitan una acción de conjunto. Y tal vez por eso, lo que resta es la reflexión, la crítica y la denuncia a través de las cuales algo se logre, como de hecho ocurrió en el caso de la influenza A(/H1N1), pero no apelando a las posverdades.

NOTAS

Nota 1: este trabajo se basa en el análisis de los artículos publicados sobre la influenza A (H1N1) en 28 revistas médicas mexicanas durante 2009, 2010 y 2011, y de todo el material periodístico publicado al respecto por los periódicos La Jornada y Reforma entre 2009 y 2017, complementado con el material de tres revistas de opinión para el mismo lapso.

Nota 2: entre el 24 de abril y el 31 de julio de 2009, se publicaron en los periódicos La Jornada y Reforma 179 artículos firmados por destacados intelectuales mexicanos, subrayando la fuerte presencia de los mismos en estos ‘desencuentros’.

Nota 3: Si bien propongo dos grupos, considero que existe una gama de posibilidades intermedias como surge de nuestro análisis de la información biomédica y periodística sobre la influenza A(H1N1(Menéndez 2014, 2015)Pero además, recuerdo que los grupos propuestos constiuyen construcciones metodológicas provisionales. _____________________________________________________________________

Bibliografía citada

Bello-Orgaz,G. ,J.Hernández y D.Camacho (2017),”Detecting discussion communities on vaccination in twiter” en Future Generation Computer Systems,vol.66:125-133,Jannuary 2017.

Bourdieu,P.,J.C.Chamboderon y J.C.Passeron (1975),El oficio de sociólogo, México, Siglo XXI Editores.

Bugarin,I.( 2010),”Investigará comisión alerta por A.H1 N1”.Reforma 03/04/2010

Cantera, S.( 2013),”Compran vacunas de más”, Reforma 25/02/2013

Cohen D. P. Carter (2010),”WHO and the pandemic flu “conspiracies’”, British Medical Journal 340:1274-1279

Cruz Martínez, A.( 2010ª),”Sólo un caso de Guillain-Barré por vacuina A/H1N1”, La Jornada 11/01/2010

(—). ( 2010 b)”Desnudó la influenza A/H1N1 las carencias del sistema de salud” La Jornada 12/03/2010

Cruz, A.; E. Olivares y L. Poy ( 2010),”Divide a expertos critica a la OMS por el caso A/H1N1” La Jornada 15/01/2010

Davis, M.( 2006),El monstruo llama a la puerta, El Viejo Topo, Barcelona.

Dawood, F. et. al. (2012),”Estimated global mortality associated with the first 12 months of 2009 pandemic influenza A H1N1 virus circulation: a modelling study” The Lancet Infectious Disease 12(9) :687-695,2012

Delarue, F.(1977),L’intoxication vaccinale,Paris,Editions du Seuil (hay versión en español)

Eseverri, J.(2010),”Lo que la gripe dejó” Revista Expansión ,México DF.

Flannery,B. et. al. (2017),”Influenza vaccine effectiveness against pediatrics death:2010-2014” en Pediatrics Care on line, April 2017

Forcades i Vila, T.( 2010),”Pandemia 2009/2010 por gripe A: la importancia de evitar que las alarmas sanitarias sean rentables”, Salud Colectiva 6(3e):245-249.

Funk,C., B.Kennedy y M.H.Hefferon (2017)”Majority of Americans say benefits of childhood vaccines outweigh risk” Pew Research Center. On line 02/02/2017.

Garduño, S.( 2010),”Defiende Córdova plan contra A-H1N1”,Reforma 19/01/2010

Gervas, J.(2010)”De las vacunas a la gripe A/H1N1)¿precaución y prevención sin límites?”, Salud Colectiva 6(2):133-2010

Gervás, J. y M. Pérez Fernández(2013),”Sano y salvo(y libre de intervenciones médicas innecesarias)”,Barcelona, Los libros del lince

Hardfeld, P. et. al. (2017),”Risk factors for admission to hospital with laborastory-confirmed influenza in Young children birth cohort study” European Respiratory Journal, vol.50, 2017.On line 29/09/2017.

Hernandez López, J. ( 2010),”Comentarios sobre la influenza” La Jornada 14/01/2010

Homedes, N. y A. Ugalde(2015),”El ciclo de los medicamentos: su impacto en el acceso y el uso adecuado”(Salud Colectiva 11(1):3-8)

Jefferson, T. et. al. (2014),””Neuraminidase inhibitor for preventing and treating influenza in healthy adults and children” The Cohrane Library.On line 10/04/2014

La Jornada (LJ)(periódico): periodo 2000/2017

La Rosa, E.( 2009),La fabricación de nuevas patologías:de la salud a la enfermedad, Lima,Fondo de Cultura Económica

Laurell, A.C. (2010)”Investigación científica con fines de lucro” La Jornada 04/06/2010

Martínez, G.(2013),Un sistema en busca de salud,México”,Fondo de Cultura Económica

McKeown, Th(1976),”The modern rise of population”,London,Academic Press

Menéndez, E. L. (2002).La parte negada de la cultura. Relativismo, diferencias y racismo, Barcelona, Bellaterra edicions(Hay segunda edición en Prohiostoria ediciones,Rosario 2010)

(—)(2014),”Las instituciones y sus críticos o la costumbre de polarizar la realidad: el caso de la influeza A(H1N1)”,Salud Colectiva 10(1):15-40

(—)(2015a),”Venturas y desventuras del sector salud mexicano respecto de la infuenza A-H1N1”,Revista Chilena de Salud Pública 19(1):53-63

(—)(2015b)”Las enfermedades ¿’son sólo padecimientos?.Biomedicina, formas de atención y proyectos de poder” Salud Colectiva 11 (3):301-330

Menéndez, E. L. y R. Di Pardo (2009) Miedo, riesgos e inseguridades: los medios, los profesionales y los intelectuales en la construcción de la salud como catástrofe, México DF,Ciesas.

Meneu, R.(2004),”Fuentes de información para usuarios y pacientes” en Monografías Humanitas N° 3:127-138,

Montesa, F.(2005),”Internet y otros dilemas” en I. Ramonet (ED.),Medios de comunicación de masas en crisis,Valencia, Le Monde Diplomatique:58-63..

Moynihan. R-( 2002),”Selling sickness: the pharmaceutical industry and disease mongering” British Medical Journal 324:886-8912

Murphy K.(2015),”La ética de la infección”, en Reforma 03/01/2015

Ohoho, E. et. al. (2016),”Benefit of early limitation of influenza antiviral treatment to pregnant women hospitalized with laboratory confirmed influenza” The Journal of Infectious Disease. On line 05/02/2016.

Oshansky, Ch. et. al. (2014),”Seasonal influenza vaccination is the strongest correlate of cross reactive antibody responses in migratory bird handlers”, en: Bio Journal A.S.M, vol.5, N°6:7-14, 2014

Público (P) (periódico): periodo 2009/2011

Reforma(R) periódico),periodo 2000/2017

Reyes Terán,G.( 2007),”Sida, crónica de una afección mediática” Revista Letra S, México DF, N° 126:6-7.

Rockoff, D. y P. Loftus(2009),”Las vacunas son el nuevo objeto del deseo de las farmacéuticas” Reforma 29/09/2009

Sachico, O. et. al. (2016),”Modeling the economic burden of adult vaccine-preventable disease in the United States” Health Affairs,vol.5 ,N° 11, november 2016.On line 26/X/2016

Sachico, O. et. al. (2017),”Estimated economic impact of vaccinations in 73 low-and middle-income countries, 2001-2020” Bull. World Health 95:629-638.

Sarti, E. et. al. ( 2009).”La influenza AH1N1 (2009):el recuento al declararse el término de la contingencia en México” Revista de investigación clínica 62(4):289-298

Secretaria de Salud/OPS (2010), Plan nacional de preparación y respuesta ante la intensificación de la influenza estacional o ante una epidemia de influenza, México DF, Secretaria de Salud

Schmidt,C.W.( 2009) ”Las CAFO porcinas y la nueva influenza” Revista Salud Pública de México 51(6):513-521.

Turati,M.( 2009),”En el borde del caos”, Revista Proceso 10/05/2009

Vega Franco, L.(2009),”Epidemia por virus de influenza A(HeN1)” Revista Mxicana de Pediatría 76 (2):63-64)

Velazquez Perez, L. et. al. (2009),”Percepción social y actitud de los trabajadores del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía ante la alerta epidemiológica de la influenza humana A-H1N1 durante 2009” Medicina Interna de México 25(6):450-453.

Velez, O. y C. Garcia ( 2010),”Médicos de Oaxaca y Nuevo León se niegan a aplicarse vacunas contra la A/H1N1”,La Jornada 11/01/2018

Whalen,J.( 2013),”Acusaciones de sobornos en China, el dolor de cabeza del jefe de Glaxo” Reforna 06/08/2013

Bibliotecas antropológicas, recursos para la enseñanza y aprendizaje de la antropología

Chaac García y Roberto Melville
CIESAS Ciudad de México


La presencia de audiovisuales como medios de comunicación

Desde mediados del siglo XIX, el desarrollo de los “medios de transporte audiovisual” ha resultado decisivo para el avance político e ideológico del capitalismo. Por medio del libro impreso, el periódico, el cine, la radio, la televisión y el internet, hemos vivido “en carne propia” guerras, desastres naturales, rebeliones, revoluciones, golpes de Estado, eventos artísticos, culturales, deportivos, religiosos, descubrimientos científicos, rumores, y un largo etcétera. El rasgo principal de estos medios audiovisuales es que nos transportan, nos “hacen sentir en” otros espacios sin moverte del lugar en que te encuentres utilizando para ello los sentidos de la vista y la escucha para así lograr la comunicación entre un emisor y un receptor, lo que propicia la formación de opiniones sobre los eventos sucedidos sin haber estado ahí. Si la experimentación es una fuente primaria de conocimiento, la utilización de medios de transporte audiovisual para informarse hace de ellos fuentes secundarias de conocimiento Las primeras interpretaciones etnológicas se realizaron con información contenida en medios audiovisuales tales como dibujos, pinturas, diarios de viaje, recopilaciones de cuentos, mitos, historias, etcétera, es decir, utilizando fuentes secundarias.

Hacia principios del siglo XX la antropología adoptó el principio de la observación participante por lo que se puso a la etnografía en el centro de su actividad científica. Sin embargo, importantes antropólogos como George Frazer o Lévi-Strauss continuaron en sus obras la tradición de utilizar fuentes secundarias para sus análisis antropológicos.

La característica principal de tecnologías audiovisuales como el libro impreso, el periódico, la pintura, el dibujo, incluso la música, es su capacidad para producir espacios imaginarios al ponerse en contacto con ellos. No obstante, desde hace varias décadas la revolución tecno-industrial capitalista ha creado los medios para expandir el espacio imaginario hacia lugares no conocidos, que hoy día llamamos espacio virtual. El espacio virtual debe mucho a la imaginación (¿qué sería del cine y la radio sin la imaginación?) aunque cada vez tiende más hacia el realismo tecnológico, donde las opciones que te brinda la máquina son lo que hay y es difícil romper o cambiar (hackear) sus rutinas, como sucede en la televisión, el internet o los videojuegos. El espacio virtual es un espacio imaginado pero no imaginario, pues tiene una materialidad concreta ( o sea, los cables de fibra óptica con una extensión de millones de kilómetros por toda la tierra que interconectan a millones de computadoras, televisiones y demás dispositivos electrónicos, con los grandes servidores de almacenamiento de información, propiedad de instituciones estatales, universidades y grandes empresas informáticas).

El espacio virtual, al que también podríamos llamarle electrónico, radioeléctrico, digital o audiovisual, es el espacio que existe como producto de la interacción con y entre sistemas tecnológicos que permiten a un usuario tener en principio la sensación de estar inmerso o tener acceso a un mundo cuasi paralelo al mundo real. Esa existencia la lleva acabo el homo cyber (Escobar, 2005), definido en un sentido amplio como una mezcla dialéctica entre humano y máquina. El internet, la revolución digital y la consiguiente masificación de dispositivos digitales unipersonales ha reforzado la presencia de las máquinas en las sociedades capitalistas, pero sobre todo en la vida de los individuos, a tal grado que hoy día, tomando en cuenta el tiempo que pasamos haciendo trabajo de oficina en casa y “asistiendo” a la escuela a distancia, así como el tiempo de recreación que dedicamos a ver series, películas e interactuar en aplicaciones sociales, probablemente pasamos más de doce horas conectados al mundo virtual, realizándose con ello la fusión antes mencionada.

La investigación etnográfica en el cyberespacio ha sido desde hace varias décadas la principal rama de actividad de la antropología y la mercadotecnia. La creación de espacios de información, comunicación y divertimento por medio de aplicaciones de internet —las llamadas redes sociales virtuales— ha resultado no sólo en un éxito de la industria cultural capitalista, sino también una ventana abierta a los comportamientos de las personas, no sólo de aquellos que realizan en el espacio virtual, sino también de sus comportamientos culturales fuera del espacio virtual. Aquí cabe recalcar que lo que sucede en el espacio virtual es real, no es producto de la imaginación como da a entender la palabra virtual, pues cuando hay comunicación virtual entre dos o más personas, entonces se establece una relación vivida o real, no imaginaria. Como efecto de la ideología dominante hay quien piensa que lo que sucede en el espacio virtual no es real; tal desdoblamiento de la realidad sólo es ideal pues al ser la realidad imaginada una extensión de la realidad vivida, la realidad imaginada es también producto de relaciones de producción concretas, por lo que si el homo cyber existe es como fusión del humano con la máquina y no como existencia del humano al interior de la máquina (matrix).

Otra tendencia de la antropología en el espacio virtual es la producción de documentos audiovisuales mediante la virtualización (captura y traducción) de las prácticas culturales observadas (antropología visual). Dicha virtualización se consigue mediante variados dispositivos tecnológicos tales como la cámara fotográfica, la grabadora de audio y la videograbadora, los cuales posibilitan la existencia de cualquier persona o cosa en el mundo digital. Estos inventos están directamente relacionados con la aparición y expansión del mundo virtual.

Uno de los problemas al que nos enfrentamos como antropólogos/as es la ausencia de herramientas tecnológicas creadas desde la antropología para la antropología. Esto se debe en parte a que somos investigadores sociales, no informáticos. Sin embargo, es importante poner atención a esta cuestión pues en lugar de diseñar herramientas para realizar etnografía digital, estamos utilizando herramientas que no han sido diseñadas para ello. Muchas de ellas están diseñadas para estudios de mercado, para registrar formas de consumo, dejando de lado un sinnúmero de otras prácticas que también se realizan en el espacio virtual (por ejemplo, la educación a distancia). De igual manera, debido a la ausencia de servidores y plataformas creative commons -para la creación común-, los textos, audios y videos producto de la virtualización que hacemos de la realidad vivida solemos “subirlos” a servidores que comercializan nuestra información, nuestro trabajo, la mayoría de veces sin permitirnos comercializar el producto, resultando un perjuicio de nuestra labor antropológica y de las poblaciones y culturas que estudiamos.

La creación de herramientas antropológicas para antropólogas(os)

En los últimos tres años hemos trabajado en la creación de varias páginas web. Éstas han sido concebidas como herramientas de antropólogos/as para antropólogos/as. Entre los primeros proyectos realizados se encuentran los Catálogos de Tesis en Antropología [https://antropotesis.alterum.info ], Esta iniciativa comenzó en el seno de la Red Mexicana de Instituciones de Formación en Antropología (RedMIFA) para reunir en una página todas las tesis realizadas en instituciones dedicadas a la enseñanza de la antropología en México. Habiendo logrado ese objetivo en 2017 paulatinamente extendimos la iniciativa a otros países e instituciones educativas de Latinoamérica. Hoy contamos con catálogos de tesis de Brasil, Colombia, Chile, El Salvador, Ecuador, Guatemala, Panamá, Uruguay, Venezuela, y México; y hemos reunido 21 348 fichas bibliográficas de tesis de diferentes niveles académicos, cientos de las cuales ya están disponibles en open access para su lectura.

Clásicos de la antropología es otro portal creado para tener acceso a libros de antropología. Este portal fue organizado con base en los tres volúmenes de la Historia de la etnología de Ángel Palerm. En los años setenta Palerm promovió la lectura de los clásicos de la literatura antropológica, pero se dio cuenta que ciertos libros de etnología no estaban disponibles en muchas bibliotecas mexicanas. Tuvo que consultar esos textos en bibliotecas extranjeras. Hoy día gracias a repositorios de acceso abierto (como archive.org) esos libros se encuentran disponibles para su lectura en nuestra página https://clasicosdelaantropologia.alterum.info. En total este portal brinda acceso a más de 100 libros de unos 75 autores, todos ellos citados por Palerm en su Historia de la etnología.

Antropowiki (https://antropowiki.alterum.info/index.php/) es otro de los portales creado para abrir el acceso a textos de antropología, pero en este caso se trata de textos y autores dedicados a la antropología hecha en México. Cuando los profesores de las diversas instituciones mexicanas dedicadas a la enseñanza y aprendizaje de la antropología en México quieren impartir la materia de la historia de la antropología mexicana, no encuentran en las respectivas bibliotecas todos los textos que desearían tener a la mano. Algunos incluso ya no se pueden adquirir porque se han agotado y no han vuelto a ser reimpresos; otros textos y autoras se encuentran en el olvido. Por esta razón decidimos hacer un repositorio, donde estudiantes, docentes e investigadores/as puedan encontrar los textos más reconocidos. Actualmente hay material de al menos 140 autores y autoras, y más de 700 textos, todos ellos producidos por influyentes antropólogos y antropólogas de las distintas disciplinas antropológicas (arqueología, antropología social, antropología física, lingüística, etcétera) desde finales del siglo XIX y hasta finales del siglo XX. Este repositorio enlaza con las fuentes donde se encuentran estos textos, que principalmente son revistas de antropología publicadas en el INAH, la UNAM, así como en otras instituciones educativas del país. También estamos incluyendo material fílmico, documentales, entrevistas, etcétera.

Actualmente estamos trabajando en la Biblioteca Virtual Antropológica. Se trata de un proyecto bibliográfico emprendido por el doctor Roberto Melville. En la primera fase reuniremos un medio millar de libros de antropología, acerca de pueblos y culturas de todo el mundo, escritos en varios idiomas, muchos de ellos en inglés, pero accesibles en formato abierto. Pensamos que esta biblioteca es un punto de partida para reunir libros clásicos de antropología y complementar los acervos de las bibliotecas de las instituciones latinoamericanas. Hay una primera versión de este repositorio en la página https://bibliotecadigitalaltropologica.alterum.info y esperamos dar a conocer una segunda versión en las próximas semanas.

Finalmente, hay que decir que la creación de bibliotecas digitales surge de una urgente necesidad (entendida como carencia y motivación). La falta de acceso a libros impresos, ya sea por la reducción de la capacidad adquisitiva de las bibliotecas debido a políticas de austeridad presupuestal, o por el cierre de bibliotecas públicas derivada de la emergencia sanitaria. En el caso de Antropowiki hemos utilizado el software Mediawiki, el mismo que utiliza Wikipedia. Pero para el resto de estos portales hemos desarrollado una aplicación montada sobre el popular programa de blogs WordPress, mediante la cual catalogamos los libros (o tesis) y facilitamos su búsqueda y acceso. No pretendemos acumular gran número de libros como en Internet Archive, Google Books o la Biblioteca Cervantes, etc. sino proveer acceso a libros clave para la enseñanza y el aprendizaje de la antropología, así como a textos útiles para la investigación y el análisis comparativo. En el contexto actual la creación de estas bibliotecas digitales alojadas en servidores de instituciones académicas u organizaciones independientes (como alterum.info) no está inspirada en la dinámica mercantilista, sino en la corriente de ciencia abierta. Elaboramos herramientas digitales para la docencia y la investigación, desde la antropología y para la antropología. Para afrontar el actual confinamiento y otros por venir, las instituciones deberán adoptar políticas de publicación que permitan enriquecer los acervos digitales. Pues el desarrollo de estos nuevos repositorios dependerá de la colocación de más y más libros en un espacio virtual para su almacenamiento y difusión. Por este motivo nos congratulamos y agradecemos que el CIESAS nos esté apoyando para la realización de estos proyectos digitales, que llegan para sumarse a sus esfuerzos institucionales para dar acceso abierto a sus múltiples publicaciones, revistas y libros, así como a las investigaciones que realizan sus investigadores y estudiantes. Enhorabuena.

Escobar, Arturo (2005), “Bienvenidos a Cyberia. Notas para una antropología de la cibercultura”, en Revista de Estudios Sociales, núm. 22, pp. 15-35.

De Hermanas en la Sombra a Mujeres de Luz. Investigación colaborativa y artivismo feminista digital en tiempos de pandemia

Elena de Hoyos
Colectiva Hermanas en la Sombra

R. Aída Hernández
CIESAS/Colectiva Hermanas en la Sombra

Marina Ruiz Rodríguez
UAEM/Colectiva Hermanas en la Sombra


Participantes del taller. Foto: Colectiva Hermanas en la Sombra (2020).


El inicio de la pandemia de Covid19, en marzo 2020, implicó para todas las que nos dedicamos a la investigación, la docencia y el activismo, un cambio fundamental en la manera de realizar trabajo de campo, dar clases, impartir talleres y vincularnos con los y las actoras sociales con quienes trabajamos de manera colaborativa. Los medios digitales se convirtieron en un nuevo mundo a explorar, y para quienes nos habíamos mantenido fuera de las redes sociales, un nuevo universo a descubrir a marchas forzadas, pero con la creatividad y la energía política, que nos dan las alianzas y colaboraciones con mujeres que trabajan por la justicia, desde diferentes frentes.

Retomamos el concepto de artivismo feminista, para referirnos a la unión del arte con el activismo como estrategia para comunicar una energía para el cambio y la transformación social, que recupera la acción artística con fines de intervención social a favor de la justicia para las mujeres. Unimos estas estrategias artísticas y literarias para alimentar una investigación colaborativa en torno a las experiencias de las mujeres que han sufrido el encarcelamiento y la violencia punitiva del Estado.

En este texto queremos dar cuenta de nuestra experiencia trabajando en talleres de escritura identitaria que, como Colectiva Editorial Hermanas en la Sombra, impartimos semanalmente vía digital con mujeres excarceladas y en proceso de recuperación de adicciones, en el segundo semestre del 2020.


Sesión de introducción al taller. Foto: Colectiva Hermanas en la Sombra (2020).


Alianzas Interdisciplinarias

La Colectiva Editorial Hermanas en la Sombra, de la que somos integrantes las tres autoras de este artículo, se formó en Morelos hace trece años, como una iniciativa feminista para promover la escritura, difusión y publicación de textos elaborados por mujeres en reclusión.[1] A partir de distintas trayectorias, nuestros caminos se cruzaron en el Centro de Readaptación Social de Atlacholoaya (Cereso), Morelos, y decidimos unir nuestras distintas formaciones en la antropología jurídica, la escritura creativa, el performance y el trabajo editorial, junto con las capacidades creativas y las experiencias de vida de las mujeres presas, para formar la Colectiva Editorial Hermanas en la Sombra. Durante más de una década hemos impartido talleres de escritura, en los que combinamos las metodologías de escritura identitaria con las epistemologías feministas de elaboración de historias de vida, las técnicas editoriales de elaboración de libros artesanales, las dinámicas de concientización corporal usando la literatura, en sus diversos géneros, como inspiración para reflexionar y escribir sobre experiencias, anhelos y utopías de quienes articulamos nuestras luchas en contra de la violencia carcelaria.

A lo largo de estos años, muchas de nosotras hemos escrito para el mundo académico, tratando de contribuir a la crítica feminista del Estado penal, y visibilizar las múltiples violencias coloniales, racistas y patriarcales, que han marcado la vida de las mujeres pobres y racializadas en prisión.[2] Sin embargo, estamos convencidas de que una academia ensimismada que no logra salir de la “torre de cristal” de las instituciones universitarias, se convierte en una fuente de apropiación y colonización de los saberes de los sectores con los que trabajamos.

Es con esta convicción que hemos explorado diversas estrategias textuales que, desde la narrativa, la radio, el documental audiovisual, se proponen llevar el pensamiento crítico, tejido en diálogo con las mujeres en reclusión a distintos sectores sociales. Hemos aceptado el reto de re-educar a una sociedad que está llena de prejuicios, misoginia, racismo y clasismo, para que se transforme a favor de las mujeres en prisión. Los libros, los programas de radio, los documentales,[3] en los que las voces y las palabras de las mujeres en reclusión se han tejido con las nuestras, se proponen no sólo denunciar las violencias patriarcales que han marcado sus vidas y que reproduce el Estado penal, sino también tienen un fin pedagógico ante una sociedad que ha estigmatizado, deshumanizado y olvidado a aquellas mujeres que viven secuestradas por un sistema que sigue viendo la segregación como la única solución ante la conflictividad social.

En los caminos que hemos recorrido juntas hemos cruzado fronteras y llevado los escritos y voces de las mujeres en reclusión a distintos países. En el 2013 cuando Aída Hernández fue invitada como profesora visitante con la Cátedra Simón Bolívar a la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, hubo la oportunidad de recibir la visita de Elena de Hoyos y Marina Ruiz, quienes, invitadas por el Centro de Estudios Latinoamericanos y el Instituto de Criminología de dicha Universidad, presentaron la colección Revelaciones intramuros, escrita por las integrantes de la colectiva en reclusión.[4] La trilogía de poesía, narrativa y metodología, fue presentada por Joey Whitfield, entonces estudiante doctoral en esa institución. Este fue el inicio de los diálogos y alianzas que se ven reflejadas en su libro Prison Writing of Latin America[5] en donde dedica un capítulo a nuestra Colectiva Editorial Hermanas en la Sombra. Este diálogo ha continuado a lo largo de estos años, uniéndose a la misma Lucy Bell, quien también fue alumna en Cambridge y trabaja con editoriales cartoneras en América Latina.[6] Ahora como profesores en las universidades de Cardiff y Surrey, respectivamente, nuestros aliados británicos nos han invitado a colaborar con ellos en un proyecto financiado por el Arts and Humanities Research Council.

La colaboración con estos profesores-investigadores, nos dio la posibilidad y el sustento financiero para apoyar con becas a varias integrantes de la Colectiva Hermanas en la Sombra, que ahora se encuentran en libertad, pero que enfrentan la crisis del desempleo y precarización producida por la pandemia de Covid 19.


Talleres digitales de escritura identitaria

La invitación de Joey Whitfield y Lucy Bell nos llegó precisamente en el momento en que estábamos explorando la posibilidad de convertir talleres presenciales de formación de promotoras culturales de derechos de las mujeres, en talleres digitales. Tras muchos años de práctica escritural, intervención feminista y procesos sororales intensos de aprendizaje colectivo, a principios del 2020 nos propusimos realizar una formación para las compañeras excarceladas y otras colaboradoras, de manera que ellas mismas pudieran impartir los talleres en los que habían participado. Todas hemos ido guardando experiencias sobre nuestros procesos escriturales y artísticos feministas colectivos, que ameritaban ser organizadas en una metodología práctica, que se convirtiera en un manual. Pero dicho manual debería tener una prueba piloto, de ser posible con compañeras que han estado participando en nuestros talleres impartidos en espacios carcelarios. Nos pareció además fundamental invitar a a ser parte de este nuevo reto a Manón Vázquez, excarcelada e integrante de nuestra colectiva desde su formación, y a través de ella, a su proyecto, Mujeres de Luz, una casa de rehabilitación para mujeres con adicciones con la que hemos estado en colaboración..

Pero al igual que una gran parte de la población mundial, no imaginábamos que el 2020 nos traería nuevos desafíos. Los talleres que impartimos presencialmente por años estaban por transformarse. Frente a la cuarentena resultado de la pandemia Covid 19 decidimos mudar esos talleres a una versión virtual. El problema era que una buena parte de nuestras compañeras excarceladas no tenían acceso a una computadora, y en muchos casos no sabían usarlas. Debido a ello, lanzamos una petición a nuestras redes para la donación de computadoras que las personas tuvieran sin utilizar, y con un poco de presupuesto mandamos reparar alrededor de siete computadoras que fueron donadas solidariamente. Sin las redes de apoyo y la solidaridad generosa que despertó el proyecto, hubiera sido imposible transformar un taller con tantos años en lo presencial, en toda una capacitación completa vía online.

Para impartir el taller debíamos primero entregar los equipos rehabilitados y capacitar a las compañeras en temas de cómputo, algunas tenían más conocimientos, otras requirieron muchísima ayuda en esta primera capacitación y, durante todo el proceso del taller, para resolver sua relación con la tecnología. De esta capacitación se encargó la antropóloga Marcia Trejo, también integrante de nuestra colectiva, quien además junto a Daniela Mondragón apoyó en cuestiones técnicas y logísticas.

El taller tuvo una duración de doce sesiones, de tres horas cada una, con la participación de trece mujeres. Todas las sesiones empezaban con una revisión de los temas tratados en la sesión anterior. Dando paso a un ejercicio de conexión con la corporalidad que podía expresarse en gimnasia cerebral, un ritual o una meditación guiada, que era el punto de partida para el tema principal de la sesión. Cada tema era un eje de discusión feminista, un tema medular considerado dentro del manual. Para el desarrollo de cada sesión, previamente nos habíamos reunido Elena de Hoyos, Aída Hernández y Marina Ruiz para preparar la carta descriptiva; elegir las lecturas detonantes; los conceptos teóricos feministas a abordar; los ejercicios escriturales; adaptar lo que habíamos previsto al proyectar las sesiones antes del inicio del taller, al desarrollo que estaba tomando sesión por sesión. Si bien teníamos elaborado con anticipación el programa del taller, una parte fundamental fue entender los procesos personales y colectivos que se dan, e ir adaptándonos a esas energías para sacarle el mayor provecho y que sea beneficioso para todas. Así pues, también sucedió que algunas sesiones fueron principalmente preparadas por alguna de nosotras dado el interés particular en algún tema. Y cabe señalar que la directora de orquesta fue Elena, quien con su sabiduría de años en los talleres de escritura identitaria ideó el entramado que luego, a través de la discusión, las reuniones y cada sesión, iría tomando cuerpo. Marina se enfocó en trabajar los temas sobre la corporalidad de las mujeres, los usos, abusos y búsqueda de libertad a ese respecto. Aída en incluir una perspectiva feminista descolonial que fuera transversal en las sesiones, y en poner en evidencia los racismos y clasismos que todas llevamos interiorizados y que resulta fundamental cuestionar. En todos los casos la escritura, la escucha y la apertura a nuestras diferencias, la participación y la voz de cada una, fue creando una experiencia de sororidad que nos llenó de un amor infinito entre nosotras, de un reconocimiento mutuo de confianza y admiración. Así se fue generando “el caldo de bruja” que bebimos en brebaje embriagador durante la sesión final en un escenario idílico a los pies del Tepozteco, en un espacio escultórico al aire libre llamado Dilao, que nos facilitó otra integrante de la Colectiva, María Vinós, que fue perfecto para una reunión inspiradora en tiempos de Covid, con sana distancia, por supuesto.[7]

Ahí, en ese cierre del taller, pedimos permiso a los guardianes de los 4 rumbos con el ritual dirigido por Marcia, bebimos las pócimas de hierbas del jardín de Elena, escuchamos las palabras reflexivas de Aída y Marina, nos acompañamos de la danza de la mano de Daniela, nos escuchamos una a una, Marina, Marcia, Paloma, Valentina, Marisol, Susuki, Marce, Florencia, Lucía, Sury, Manon, María, decir nuestros dolores y la forma en que nos curamos, la forma en que vamos construyendo la mujer que queremos ser, apoyadas por las otras. Nunca solas. Siempre hermanadas.



Cierre del taller. Fotos: Colectiva Hermanas en la Sombra (2020)


Sistematizando nuestras experiencias

Durante estos años, también hemos impartido talleres de escritura, memoria, historias de vida y realizado publicaciones y documentales con grupos de diversa naturaleza, como mujeres indígenas organizadas, mujeres que viven violencia, adolescentes privados de la libertad, varones en prisiones federales, familias víctimas del crimen organizado, madres de desaparecidos y desaparecidas, entre otros sectores. Esta interacción con colectivos en los que se utiliza la escritura para reflexionar y transformar la realidad, nos dio la posibilidad de reunir una cantidad considerable de textos, ejercicios, rituales y dinámicas detonadores de la escritura, que son los que dan origen a nuestra propuesta de De Hermanas en la Sombra a Mujeres de Luz: Manual de intervención feminista de escritura identitaria en espacios donde se vive violencia que está en elaboración por las tres autoras de este artículo. Los talleres digitales nos permitieron hacer esta prueba piloto, a través de la sistematización de nuestros conocimientos en herramientas didácticas que puedan ser utilizadas por otros colectivos que trabajan con mujeres en reclusión o en otros contextos de exclusión.

La propuesta es que las participantes en los talleres digitales puedan ser facilitadoras de procesos grupales donde se reflexione sobre la construcción de identidades de género y donde se escriba sobre las dificultades, logros y anhelos en el proceso. No es necesario tener experiencia previa en escribir. Los talleres que se impartirán a futuro, están prioritariamente dirigidos a mujeres, pero también puede haber otros públicos mixtos de adultos o juveniles, preferentemente en colectividades.

Igualmente diseñamos contratos para formalizar los derechos de autor y guías de participación para facilitar la integración y participación en los grupos. Elaboramos presentaciones de presentaciones enPower Point que serán al mismo tiempo herramientas didácticas para la facilitadoras egresadas. La idea es tener un manual digital que contenga videos de ejercicios corporales, presentaciones de los temas principales, un glosario de términos, un video de las facilitadoras explicando los conceptos fundamentales, un listado de ejercicios y de lecturas para abordar cada tema y recomendaciones y reflexiones teóricas de las autoras.

Hasta ahora no habíamos tenido el tiempo, ni el espacio para sistematizar los conocimientos y formas de trabajo que hemos seguido a lo largo de estos trece años de caminar juntas. La invitación y el apoyo de Joey Withfield y Lucy Bell, nos permitió no sólo darnos el espacio para juntar en este manual nuestras experiencias, sino que fortaleció nuestra comunidad sororal, en estos momentos tan difíciles, en los que la crisis sanitaria, con sus medidas de aislamiento social, ha llevado a muchas personas a la soledad y la desesperanza.

“La pandemia es un portal” escribió la activista y periodista de la India, Arundhaty Roy, al inicio de la crisis sanitaria[8] “ Lo que encontremos del otro lado del portal dependerá mucho de lo que construyamos. Creemos que, como Colectiva Editorial Hermanas en la Sombra, este portal nos ha llevado a fortalecer los lazos de hermandad y a usar los medios digitales para seguir compartiendo reflexiones, experiencias, dolores, esperanzas, pasiones.

  1. Los libros, programas de radio y documentales de la colectiva los pueden bajar gratuitamente en: http://hermanasenlasombra.org/
  2. Sobre nuestro trabajo de investigación está el libro colectivo Resistencias penitenciarias. Investigación activista en espacios de reclusión http://www.rosalvaaidahernandez.com/wp-content/uploads/2016/08/RESISTENCIAS-PENITENCIARIAS-Intro-y-Cap-Hernandez-Castillo.pdf También se puede consultar Multiple Injustices. http://www.rosalvaaidahernandez.com/wp-content/uploads/2019/12/2016-LIBROS-Multiple-InJustices-Intro-y-Capitulo-1-PDF.pdf
  3. Carolina Corral, documentalista, quien ha sido responsable de los cursos de Antropología Visual en el CIESAS, también es parte de nuestra Colectiva Hermanas en la Sombra y ha elaborado distintos documentales sobre la escritura de los talleres como Semillas de guamúchil. Ahora en libertad ver en linea en Filminlatino y Amor Nuestra Prisión, ver en linea en Filminlatino, elaborará un material audiovisual sobre esta experiencia de talleres digitales.
  4. Ver http://www.latin-american.cam.ac.uk/other-clas-events/revelacion-intramuros
  5. Ver Whitfield Joey (2018) Prison Writing of Latin America, Bloomsbury Press.
  6. La doctora Bell es coordinadora del proyecto Cartonera Publishing http://cartonerapublishing.com/ sobre editoriales cartoneras artesanales en Argentina, Brasil y México.
  7. Dilao es el parque escultórico elaborado por el escultor filipino Eduardo Olbes, quien generosamente nos dejó hacer el taller de cierre en este espacio mágico https://www.bleublanc.mx/arte-y-cultura/dilao-jardin-esculturas-tepoztlan/2019/12/
  8. Roy, Arundhaty (2020) “La Pandemia es un portal” en Capitalismo y pandemia se puede bajar gratuitamente en https://drive.google.com/file/d/1iXJud-JZqZcqq51o0Qb3ftHwTz5vPgDs/view?fbclid=IwAR02u1fkQj4THHyT87MsOffI59qlYGytlSWNz-zdAY8mdQAnt36WyV-WEYM

Ir arriba