Cátedras y Laboratorios

Cátedra Marcela Lagarde y de los Ríos

 

La cátedra Marcela Lagarde y de los Ríos surge en 2015 como una iniciativa entre la Universidad de Texas en Austin, la Universidad Nacional Autónoma de México, el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social y la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez con el objetivo de conformar un espacio académico, de investigación, formación e incidencia política en el que se desarrollen actividades en torno a la erradicación de la violencia de género y la consolidación de los derechos humanos de las mujeres en México y otros países iberoamericanos.

Durante el mes de marzo de 2021, se realizaron tres actividades con la doctora Lagarde.

  • Conversatorio: Equidad de género, feminismo y pandemia

Participaron la Dra. Marcela Lagarde y de los Ríos, académica, antropóloga e investigadora mexicana, representante del feminismo latinoamericano, y la Dra. Margarita Dalton, docente e investigadora del Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).

El “Conversatorio: equidad de género, feminismo y pandemia” abordó temas de la agenda política contemporánea en el mundo y en la localidad, analizando por qué es indispensable aplicar la perspectiva de género al análisis la situación de las mujeres y la pandemia, así como la actualidad del feminismo en el mundo.

Esta actividad es una colaboración con la Universidad de Texas en El Paso (UTEP), Departamento de Trabajo Social,  Estudios Chicanos, Estudios de Género y Mujer, en colaboración con la Universidad Nacional Autónoma de México y el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología (CIESAS México), como parte de la Catedra Marcela Lagarde y de los Ríos que, anualmente se realiza en UTEP en donde se realizan los trabajos de investigación y educación en asuntos de género y equidad desde la academia.

Ver video del evento: https://www.facebook.com/consulmexepa/videos/141155091200123

  • La pandemia Covid-19 y la violencia contra las mujeres

Link a conferencia: https://www.facebook.com/UTLLILAS/videos/1892414250923696

  • La doctora Marcela Lagarde fue galardonada con la medalla Sor Juana Inés de la Cruz

 

El lunes 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, la Cámara de Diputados le entregó la presea.

Coordinadora de la Cátedra Marcela Lagarde y de los Ríos en el CIESAS:
Dra. Patricia Ravela Blancas, CIESAS Ciudad de México.

Premio Víctor Manuel Franco Pellotier

Primera Convocatoria

El Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) instituye este Premio para honrar la memoria y el trabajo del Dr. Víctor Manuel Franco Pellotier, quien contribuyó de manera decidida y constante al avance de diversas líneas de investigación interdisciplinarias, en el cruce de la antropología, la lingüística, la filosofía, la sociología y el psicoanálisis. El Dr. Victor Franco de manera especial hizo investigación de campo con los hñahñus, en el Valle del Mezquital, con quienes estableció largas y duraderas relaciones. Entre otros temas analizó el discurso económico de los campesinos hñahñus, las relaciones de parentesco y propició un trabajo de revaloración de la lengua hñähñu con los propios hablantes a través de medios audiovisuales. Más adelante realizó una importante investigación en la región amuzga de Oaxaca, vinculando sus intereses sobre la oralidad y las relaciones de parentesco. Su primera formación fue de lingüista en la ENAH, para después concluir el doctorado en Antropología en la UAM-Iztapalapa. Su tesis doctoral, publicada de manera póstuma por el CIESAS,[1] versa sobre los rituales de la petición de novia en la rica oralidad de los amuzgos, un trabajo monumental.

El Dr. Franco Pellotier valoraba el trabajo académico como un insumo fundamental para la construcción de una mejor sociedad. En este sentido, nunca se conformó con hacer trabajo académico, y se comprometió acompañando a las comunidades de estudio en sus procesos de reivindicación sociocultural y política. Con una gran preocupación por la intervención documental y revitalizadora en lenguas originarias, conjugó en su trabajo la teoría y la práctica.

Con este premio la intención del CIESAS es alentar la investigación junto con las tareas interventoras en la documentación y promoción participativa de los hablantes en la revitalización de sus lenguas originarias. Para ello se instituye una emisión anual del Premio VICTOR MANUEL FRANCO PELLIOTIER. El Premio está dirigido al reconocimiento del mejor trabajo orientado a la recuperación lingüística y cultural de las lenguas originarias en Latinoamérica, consonante con la Declaración de la Década de las Lenguas Indígenas 2020-2030, promulgada en febrero de 2020 por la ONU en México.

Requisitos para concursar:

  1. Curriculum vitae.
  2. Identificación oficial.
  3. Presentar el trabajo en versión digital.
  4. Anexar una síntesis del trabajo cuya extensión no sea mayor a tres cuartillas destacando el valor revitalizador de su trabajo, su contexto, los procesos emprendidos que se desprenden del mismo y el impacto e incidencia en la comunidad de referencia.
  5. Documentar de manera suficiente el uso de los materiales sometidos a concurso en el proceso de revitalización de una lengua originaria como parte de un proceso comunitario de revitalización a través de fotos, videos, cartas de los participantes- y/o usuarios, evaluaciones comunitarias, etc. No se premiarán materiales aislados sino la construcción de un trabajo que apuntale y documente su uso e impacto en la comunidad, como parte del desarrollo de buenas prácticas en revitalización lingüística y cultural en comunidades específicas, orientado a los hablantes indoamericanos y a la recuperación del uso de sus lenguas.
  6. La entrega de documentación podrá efectuarse en formato digital, dirigido a Laboratorio de Lengua y Cultura Víctor Manuel Franco Pellotier, ubicado en La Casa Chata, Hidalgo y Matamoros, Centro de Tlalpan, Alcaldía Tlalpan, C. P. 14000 Ciudad de México, a los correos electrónicos convocatorias@ciesas.edu.mx mediante una liga electrónica u otro medio electrónico idóneo. En caso de no tener acceso a internet, la documentación podrá entregarrse o mandarse por correo regular a la misma dirección. En este último caso, se tomará el sello del correo como fecha para participar en el concurso.
    1. Monto. El premio estará dotado de $50,000.00 (cincuenta mil pesos 00/100 M.N.).
    2. Periodicidad. El premio tendrá una periodicidad anual y se orientará en cada emisión a temas de intervención revitalizadora en lenguas originarias.
    3. Jurado. Se designará en cada emisión un Jurado conformado por especialistas ad hoc. El fallo del Jurado será inapelable. No se regresarán los trabajos sometidos a concurso ni se proveerá retroalimentación de los trabajos no seleccionados.
    4. Plazos. En esta primera emisión del premio, se recibirán trabajos a partir de la publicación de la presente convocatoria y hasta el 31 de mayo de 2021.La primera premiación se llevará a cabo el 9 de agosto del 2021, Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

Reglamentación:

      1. Los recursos para la institución de este premio derivan de una donación hecha por la familia Franco Pellotier al CIESAS para honrar la memoria de Víctor Manuel Franco Pellotier. Forman parte del Fideicomiso del CIESAS y son administrados por el mismo.
      2. Por ello, el CIESAS es el responsable de llevar a cabo los concursos anuales para obtener este reconocimiento.
      3. El Director/a General del CIESAS nombrará una Comisión que ejecute y supervise los procesos involucrados en el desarrollo de los concursos. Dicha Comisión estará integrada por investigadores reconocidos en los campos de la sociolingüística, la antropología y el trabajo de revitalización de las lenguas originarias y fortalecimiento de las comunidades de hablantes tanto del CIESAS como de otras instituciones en las que se cultiven estas disciplinas.
      4. En esta Comisión participará un Secretario Técnico, quien coordinará los procesos de la presente convocatoria.
      5. Sólo serán sujetos a participar los expedientes que estén completos al cierre de la presente convocatoria. Los casos no previstos serán dirimidos por la Comisión dictaminadora.
      6. Vigencia de la convocatoria:

Fecha de publicación de la convocatoria: 21 de febrero de 2021, Dia Internacional de la Lengua Materna.

Cierre de la convocatoria: 31 de mayo de 2021.

Publicación de resultados en la página web del CIESAS: 31 de julio de 2021.

Premiación: 9 de agosto de 2021, Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

No se aceptarán solicitudes extemporáneas. Los casos no previstos serán resueltos por el jurado y su fallo será inapelable.

    1. Franco Pellotier, Víctor Manuel, 2011, Oralidad y ritual matrimonial entre los amuzgos de Oaxaca, CIESAS 2011.

Visor toponímico mexicano. Un esfuerzo de divulgación de la ciencia

Frida Villavicencio Zarza, Rosario Peralta Lovera
Laboratorio de Ciencia y Cultura CIESAS

Ricardo Hernández Vergara
ProSIG-CSH


El Laboratorio de Lengua y Cultura (LLC) del CIESAS, ha iniciado el Visor Toponímico Mexicano (VTM) como una acción de divulgación de la ciencia.

El LLC es un especio de experimentación científica en el cual se realizan acercamientos a los fenómenos del lenguaje que busca trabajar a favor del conocimiento, la conservación y resguardo del patrimonio lingüístico y cultural de México, así como alentar la innovación en el desarrollo de materiales que favorezcan la revaloración de la diversidad cultural y lingüística del país.

La divulgación de la ciencia es una acción que busca comunicar avances del conocimiento científico a público no especializado. De acuerdo con Estrada (1992) una buena práctica de divulgación de la ciencia debe atender los siguientes aspectos.

• Ser fiel al conocimiento científico. Hacer accesible el conocimiento científico sin deformarlo. El reto consiste en comunicar de manera clara y sencilla —que no simple— temas complejos.

• Mostrar el ejercicio científico como un proceso. Con cada investigación entendemos mejor los fenómenos que estudiamos. El conocimiento se construye día a día, no es algo acabado o inamovible.

• El conocimiento científico puede y debe ser integrado a la cultura. Una de las metas de la divulgación de la ciencia es contribuir a la apropiación social del conocimiento.

En una época en la que el acceso a las sociedades del conocimiento se ha convertido en un derecho de todo ciudadano, la divulgación contribuye a la democratización de la ciencia y trabaja a favor de la equidad ya que la socialización del conocimiento permite a las sociedades y a los individuos tomar decisiones informadas.

La divulgación de la ciencia, como podemos apreciar, es una tarea compleja que requiere de enfoques y metodologías multidisciplinarias en la que intervienen tanto científicos como especialistas en comunicación. Y se puede realizar mediante diversos medios o plataformas utilizando distintos lenguajes. En las últimas décadas destaca el papel de los medios de comunicación y sus efectos en las tareas de divulgación de la ciencia (Moirand, 2006)

El VTM, un ejercicio colaborativo

El VTM se ha planteado como un esfuerzo de colaboración entre dos programas del CIESAS, el Laboratorio de Lengua y Cultura (LLC) y el Programa Especial de Sistemas de Información Geográfica para Ciencias Sociales y Humanidades (ProSIG-CSH). La georreferenciación está bajo la responsabilidad del ProSIG-CSH; el contenido que acompaña a los mapas es una tarea que corre a cargo del LLC. Con ello construimos una propuesta de trabajo que conjuga campos disciplinarios distintos para producir materiales de divulgación científica que sirvan a la población mexicana.

El VTM se interesa en el estudio y divulgación del patrimonio toponímico mexicano. El objetivo es crear una aplicación web de mapas (web-mapping) que permita a los usuarios consultar y visualizar geográficamente información concerniente a los lugares. En un topónimo convergen fenómenos de índole lingüística, cultural, geográfica e histórica; por tal razón los topónimos pueden ser objeto de estudio desde diferentes campos disciplinarios. Este proyecto propone una investigación multidisciplinaria que da cuenta no sólo del origen de los nombres de lugar, también de su sentido histórico, así como de las características y riquezas geográficas, naturales y culturales de los lugares nombrados. Para ello, el visor contará con enlaces a mapas, infografías, fotografías y videos asociados a cada elemento toponímico; dicha información dará cuenta de diversos temas lingüísticos, culturales geográficos e históricos. Se trata de una propuesta de georreferenciación toponímica accesible a todo público que se traduce en mapas temáticos interactivos con información lingüística, demográfica, geográfica, cultural e histórica vertida en infografías.

Topónimos de origen purépecha

En su primera etapa (2020-2021), el VTM se ocupa de los topónimos de origen purépecha. Partimos de la nomenclatura reconocida institucionalmente (INEGI)[1] para delimitar una zona de influencia toponímica de origen purépecha (ZITp). Dicha zona tiene una extensión de poco más de 95 mil kilómetros cuadrados, el equivalente a la superficie de Hungría y se localiza en la porción centro-occidental de la República Mexicana. Comprende la mayor parte del estado de Michoacán, el sur de Guanajuato, el sureste de Jalisco, noroeste de Guerrero, una pequeña porción al occidente del Estado de México y el suroeste del estado de Querétaro (ver mapa).

Delimitación de la zona de influencia toponímica purépecha.


Partimos de una base de datos de 50 170 localidades de siete estados de la República Mexicana: Michoacán, Guanajuato, Querétaro, Jalisco, Guerrero, Hidalgo y Estado de México dentro de un sistema de información geográfica utilizando diversos métodos de análisis de cadenas de texto para buscar coincidencias dentro de los nombres de las localidades que correspondieran con las terminaciones de la toponimia purépecha. De esta manera se identificaron aproximadamente 1 100 topónimos con las características de búsqueda.

Por otra parte, se utilizó una base de datos de nombres geográficos del INEGI el cual fue extraído de las cartas topográficas escala 1:50 000. El criterio de búsqueda se centró en los nombres de rasgos hidrográficos (corrientes y cuerpos de agua) y orográficos (cerros, mesas, lomeríos, volcanes, sierras) que cumplieran también con las terminaciones de las voces purépechas.

Infografías con y para todos

Decidimos presentar la información mediante infografías que se desplegarán a partir de la georreferencialización del lugar. La infografía es una forma de hacer accesible a un público amplio el conocimiento derivado de las ciencias; constituye, por lo tanto, una buena herramienta de divulgación científica. La infografía es un tejido de lenguajes, tanto verbales como visuales, que se puede utilizar para: comunicar información, describir un proceso o contar una historia. Una infografía se caracteriza por ser funcional, clara, sintética y visualmente atractiva. En la infografía todo debe de estar relacionado y justificado. Las imágenes, los colores, la tipografía, los textos y la disposición del espacio deben de estar vinculados con la temática. En la infografía todo comunica.

La materia prima de una infografía es la información que contiene, por esto, debe realizarse una investigación profunda con la finalidad de obtener datos fiables. La información obtenida debe procesarse, sistematizarse, clasificarse y cotejarse para que el contenido sea confiable. Por otro lado, para hacer accesible esta información dentro de la infografía debe de organizarse de manera clara siguiendo un propósito y haciendo uso de los lenguajes verbales y visuales.

Las infografías para topónimos purépechas son otro de nuestros prototipos, tienen dos objetivos; primero, dar a conocer el significado de los topónimos de origen purépecha y segundo, proporcionar información geográfica del entorno natural, histórico y cultural del lugar que nombra ese topónimo. El topónimo se presenta al centro, acompañado de una imagen alusiva, su significado o etimología, su análisis morfológico y pequeñas notas que apoyan tanto al significado como al análisis propuesto.

El resto de la información se presenta distribuida en cuatro grandes secciones, las cuales rodean al topónimo. En la primera, se presenta la ubicación de la localidad, municipio o estado al que nombra el topónimo, sus límites y sus coordenadas, seguida de datos demográficos básicos. En la segunda, se muestran las principales características naturales del lugar, así como su flora y fauna endémicas. En la tercera, una breve reseña de la historia del lugar, seguida de información sobre los sitios más representativos y la última despliega las principales manifestaciones culturales como: fiestas, danzas, música, artesanías y gastronomía. La información de cada sección se acompaña de imágenes relacionadas o alusivas. Cada infografía está acompañada de referencias que sustentan el contenido (véase la siguiente infografía).


Tratándose de una tarea compleja, que ha de desarrollarse necesariamente con metodologías multi e interdisciplinarias, y considerando que estaríamos circunscritos a topónimos de origen purépecha, invitamos al grupo Kw’aniskuyarhani de estudiosos del pueblo purépecha a colaborar con nosotros y construir juntos estos materiales. La respuesta fue entusiasta e inmediata; la participación se ha traducido en acciones sustantivas para el proyecto.

Por un lado, Claudia Pureco convocó a un grupo de jóvenes estudiosos del pueblo purépecha que se integraron a un taller virtual (webinar) para producir la infografía de su comunidad a partir de la propuesta metodológica del laboratorio; dicho taller se desarrolló de octubre a diciembre de 2020. Por otro lado, los coordinadores del grupo, Carlos García Mora, Benjamín Lucas y Carlos Paredes generosamente han dedicado no poco tiempo a la revisión de las infografías aportando sus amplios y profundos conocimientos desde sus propios campos disciplinarios, lo que ha permitido mejorar y enriquecer los trabajos. La lectura de cada infografía desde distintas perspectivas ha potenciado el intercambio de ideas y la discusión permitiéndonos avanzar en la construcción de infografías cada vez más precisas (véase la infografía siguiente)

Tomando nota.


La toponimia es el estudio del origen y significado de los nombres propios de los lugares. Deriva de las voces griegas tópos ‘lugar’ y ónoma ‘nombre’. También se conoce como onomástica geográfica, o toponomástica. “Junto con la antroponimia, o estudio sobre el origen y significado de los nombres de persona, constituye una disciplina más general que en la actualidad conocemos con el nombre de onomástica u onomatología.” (Guzmán 1978: 14).

Los topónimos son testimonios de

• la relación que establecen los grupos humanos con los lugares que le son significativos
• de la percepción del espacio y su entorno

El estudio de los topónimos implica un cruce de espacio y tiempo. Las palabras, a lo largo del tiempo experimentan cambios, los cuales pueden deberse a factores internos (desarrollo de la lengua misma), o bien a factores externos (contacto con otras lenguas). Sabemos poco de la historia de purépecha y de los fenómenos de cambio en esta lengua. Al no haber lenguas hermanas con las cuales compararla, no ha llamado la atención realizar reconstrucción lingüística. Pero podemos apoyarnos en lo que se ha dicho para estas otras lenguas, y reconocer cuáles fenómenos de cambio lingüístico parecen estar presentes en el purépecha.

También se esperan cambios particulares a la lengua. De éstos sabemos un poco más por los estudios sincrónicos que se han realizado (Friedrich, 1971a, 1971b, 1969; Agustín, 2016). Sin embargo, hasta ahora no tenemos estudios diacrónicos de cambio lingüístico que traten la fonología, la formación de palabras o la derivación, aunque contamos un trabajo temprano sobre los procesos de nominalización en esta lengua desde una perspectiva sincrónica (Hernández 1981).

En resumen, lo que hasta ahora sabemos de la toponimia purépecha es más bien modesto.[2] El trabajo con los topónimos nos puede proporcionar evidencia empírica para (re)examinar y entender mejor estos fenómenos. En este aspecto el trabajo con los participantes en el taller, y las interesantes e intensas discusiones con los coordinadores de Kw’anis, está dando elementos para sistematizar algunos fenómenos recurrentes en las toponimias purépecha.

Reflexiones finales

Todos los autores interesados en la divulgación de la ciencia coinciden en señalar la importancia de desarrollar metodologías multidisciplinarias para dar cuenta de la complejidad de los fenómenos. En el caso particular del VTM, a la complejidad del tema “divulgación científica” se aúna la complejidad del tema “toponimia”. El VTM pretende ser una propuesta innovadora para hacer frente a estos dos retos, una propuesta que avanza en la construcción de una propuesta de colaboración y echa mano de los recursos digitales que, en los tiempos que corren, resultan ser un buen medio para llevar a cabo esta empresa.

Por otro lado, en términos de toponimia hay mucho camino que recorrer. El estudio de los nombres de lugar, en nuestro caso, de la toponimia purépecha obliga a examinar temas que hasta ahora se han tratado poco, como la formación de palabras, y a reexaminar otros desde nuevas perspectivas y datos.

Los primeros productos que ahora presentamos (infografías de topónimos de origen purépecha y primeros mapas) dan cuenta de las bondades del enfoque. Esperamos seguir recorriendo estos caminos en compañía de los Kw’anis y de las comunidades mismas.

Bibliografía

Agustín Diego, Angélica (2016), “Fonología y procesos morfo-fonológicos del p’urhépecha de San Luis Tsuruen”, México, CIESAS. (tesis de maestría)
Espinosa Santos, Victoria (2010), “Difusión y divulgación de la investigación científica”, en IDESIA (Chile) vol. 28, núm. 3, septiembre-diciembre, pp. 5-6. http://dx.doi.org/10.4067/S0718-34292010000300001
Estrada, Luis (1992), “La divulgación de la ciencia”, en Ciencias, núm. 27, julio-septiembre, pp. 69-76. (consultado el 12 de enero de 2021) https://www.revistacienciasunam.com/es/175-revistas/revista-ciencias-27/1620-la-divulgaci%C3%B3n-de-la-ciencia.html
Friedrich, Paul (1984), “Tarascan: from Meaning to Sound”, en M. S. Edmonson (ed.), Supplement to the Handbook of Middle American Indians, vol. 2, Linguistics, pp. 56-82.
——————- (1971), The Tarascan Suffixes of Locative Space: Meaning and Morphotactics, Bloomington, Indiana, Indiana University Research Center for Language Sciences, Language Science Monographs 9.
——————- (1969), “On the Meaning of the Tarascan Suffixes of Space”, en International Journal of American Languages, vol. 35, núm. 4, pp. 5-48, Memoir 23.
Guzmán Betancourt, Ignacio (coord.) (1987), De toponimia … y topónimos. Contribuciones al estudio de nombres de lugar provenientes de lenguas indígenas de México, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, col. Divulgación.
Hernández Suárez, Iraís (1981), “Análisis semántico del nombre en purépecha. la nominalización”, Xalapa, Veracruz, México, Universidad Veracruzana, tesis de licenciatura.
INEGI (2001), Conjunto de datos vectoriales Fisiográficos. Continuo Nacional serie I, Provincias fisiográficas, Aguascalientes, México.
—————– (2005), Conjunto de datos edafológicos. Escala 1:1 000 000 serie I, Aguascalientes, México.
—————– (2010), Red Hidrográfica escala 1:50 000, Dirección General de Geografía y Medio Ambiente, Aguascalientes, México.
—————– (2017), Conjunto de datos vectoriales de la carta de Uso del suelo y vegetación. Escala 1:250 000. Serie VI, Conjunto Nacional, Aguascalientes, México.
Lefebvre, Karine y Carlos Paredes Martínez (eds.) (2017), La memoria de los nombres: La Toponimia en la Conformación Histórica del Territorio. De Mesoamérica a México, México, CIGA-UNAM https://www.ciga.unam.mx/publicaciones/images/abook_file/La_memoria_de_los_nombres.pdf
Moirand, Sophie (2006), “La divulgación de la ciencia y la técnica: ¿Nuevos modelos para nuevos objetos de estudio?”, en Revista Signos, vol. 39, núm. 61, pp. 231-358. https://dx.doi.org/10.4067/S0718-09342006000200005
Parramón Ediciones (2015), Presentaciones de infografías y datos, Barcelona, Parramón Arts & Design.
Villavicencio Zarza, Frida y Fernando Nava López (2010), “Toponimia purépecha. Lugares comunes y áreas de interés”, en Martha C. Muntzel y María Elena Villagas (eds.), Itinerario toponímico de México. Ignacio Guzmán Betancourt, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, pp. 89-108.

——————— (2009), “Nombres de lugar en purépecha. Algunas generalidades”, en Ramón Arzápalo (ed.), José Luis Moctezuma Zamarrón (comp.), Lingüística Amerindia. Aportaciones recientes, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Antropológicas, pp. 403-423.

  1. Se utilizó una base de datos de nombres geográficos del INEGI el cual fue extraído de las cartas topográficas escala 1:50 000. El criterio de búsqueda se centró en los nombres de rasgos hidrográficos (corrientes y cuerpos de agua) y orográficos (cerros, mesas, lomeríos, volcanes, sierras) que cumplieran también con las terminaciones de las voces purépechas.
  2. Villavicencio y Nava (2009, y 2010) realizan un primer acercamiento al estudio de los topónimos en lengua purépecha desde la estructura de la palabra y abogan por un enfoque multidisciplinario.

¿Qué fue primero, el Tlacuache, el sueño o el mito? Los sueños del Tlacuache

Rodolfo Martínez Martínez
Laboratorio Audiovisual-Dirección de Vinculación.
CIESAS Ciudad de México



Anuncio promocional de “Los sueños del Tlacuache” tomada del sitio de Canal 22.


Si ya vieron La vida es sueño, de Pedro Calderón de la Barca; si ya se estremecieron frente a El sueño de la razón produce monstruos de Goya; si ya conocen Las machincuepas del Tlacuache, entonces prepárense para tlacuachear de nuevo, ahora con Los sueños del Tlacuache, serie de 10 cortos animados producidos por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), realizada por Barlovento Producciones, que la televisión pública mexicana estrena, a través del Canal 22, el viernes 15 de enero de 2021 y a partir de ahí podrás ver estos sueños el lunes y viernes a las 3:30 de la tarde por canal 22, señal 22.1.

El mítico marsupial endémico mexicano, quien en los tiempos arcanos robó el fuego a los dioses de las montañas para entregárselo a los macehuales, en esta nueva serie animada por el equipo intercultural, interdisciplinario y transmediático de revitalización lingüística, conducido por el doctor José Antonio Flores Farfán, investigador y coordinador del Acervo Digital de Lenguas Indígenas del CIESAS, nos lleva en vuelo onírico al encuentro con algunos de los componentes simbólicos de nuestra identidad cultural, a bordo de su petate de ensoñación, en breves vuelos, pero sustanciosos, por las entrañas ancestrales de nuestra memoria colectiva.

Los sueños del Tlacuache es una producción de largo aliento, que llega a su estreno en la televisión cultural pública mexicana como resultado del trabajo de investigación aplicada a la revitalización lingüística de las lenguas originarias desarrollado en el CIESAS, a través del Acervo Digital de Lenguas Indígenas, donde el Tlacuache, sus machincuepas, y ahora sus sueños, han tenido su desarrollo experimental, hasta alcanzar su realización como producción audiovisual innovadora e intercultural, basada en el español mexicano, pletórico de elementos del náhuatl, conjugada con la variedad de lenguas nacionales que componen la diversidad lingüística de nuestro país.

El conjunto de fantasías audiovisuales interculturales que en esta ocasión nos presentan los creadores de la serie Los sueños del Tlacuache, muestra distintos temas de nuestra cultura, a los que nos aproxima en vuelo soñador, al estilo tlacuachero, mediante una construcción audiovisual con una carga alta de contenido simbólico animado, con el estilo narrativo del Tlacuache, que nos habla entre sus sueños con las voces que comunican la diversidad de saberes de nuestros ancestros, que ahora llegan a nuestras casas, gracias a la televisión, para revelarnos en el presente algunos de los elementos de esta herencia patrimonial, tangible e intangible, entre los cuales está la oralidad, mediante personajes y voces tan jocosas como profundas, que con su habla bilingüe logran representar la genialidad mítica del Tlacuache.

Esta vez, el Tlacuache no viene solo, le acompaña Tlacuachín, su hijo, quien sigue a su padre en la exploración de sus sueños, convirtiéndose en su compañero de viajes, de aprendizajes y de sorpresas, al igual que su esposa la Tlacuacha. Le hace preguntas, reflexiona y ríe, celebrando, las machincuepas oníricas del Tlacuache, su papá, quien le enseña en los sueños los mitos y símbolos mexicanos antiguos, para conocer, reconocer, valorar y respetar nuestra propia cultura.

La estructura lingüística de Los sueños del Tlacuache, caprichosa, como el transcurrir insólito de los sueños mismos, se orienta por una estrategia didáctica audiovisual provocadora de la pluralidad lingüística, con la cual el Tlacuache transgrede los convencionalismos neocoloniales que únicamente reconocen una variedad del español como lengua dominante, y discriminan las lenguas originarias en su uso cotidiano y sus expresiones como español diverso, sobre todo en los espacios públicos, abiertos, como los medios masivos de comunicación, particularmente la televisión.

La estrategia de revitalización lingüística que anima la manera con la cual nombra al mundo mediante sus sueños tlacuacheros, entre otras muy variadas estrategias interculturales que él conoce y domina. Es un tipo de bilingüismo combinado entre español náhuatl, ligeramente tintaneado, es decir, con un poco de Tin Tán. Sus sueños son los medios de comunicación del Tlacuache, para hablarnos desde diferentes expresiones de nuestra diversidad cultural, étnica y lingüística. Desde sus sueños el Tlacuache pone a dialogar al mito con el presente trans-moderno. Mediante el lenguaje universal de los sueños el Tlacuache transita en el presente en animaciones colocadas en soportes trans-mediáticos del siglo XXI: los sueños del mítico Tlacuache en la era digital

Esta serie de sueños animados, además de ser recomendable para todo público, también resulta recomendable para quienes estudian la antropología audiovisual o la antropología de la comunicación, pues en ellos, sea cual sea el orden que elijan para verlos, como los capítulos de la novela Rayuela, de Julio Cortázar, siempre encontrarán un caudal de recursos audiovisuales, cuyos contenidos simbólicos nos hablan de nuestras mitologías ancestrales, compartidas por todos en el imaginario de nuestra memoria colectiva que actúa en la vida cotidiana.

Los sueños del Tlacuache también son una propuesta académica provocadora, que opta por el camino de la experimentación en la realización de contenidos educativos trascendentes, que forman parte de una estrategia de largo alcance, de calado profundo en las entrañas de la diversidad lingüística de México, que va más allá de los límites convencionales con el idioma español en el papel dominante.

Con su propuesta de tomar a los sueños como medios de comunicación simbólica de nuestras mitologías originarias, esta producción abre camino a la antropología audiovisual para aproximarse a los sueños con una concepción amplia que permita reconocer, por ejemplo, en estos sueños animados, objetos de estudio antropológico aplicado a este tipo de producciones audiovisuales de nuestra era digital.

El Tlacuache, el gran comelón que jamba todo lo que puede, que bebe pulque sin medida, que en sus sueños viaja con Huitzilopochtli, con Cuauhtemoctzin, que en uno de sus sueños, espantado por la violencia de la ciudad, decide mejor regresar al pueblo, juega con las palabras mexicanas, con las que nos recuerda que también estamos hechos de ellas, pues órale, como dice el Tlacuache, el mítico marsupial pasado presente y futuro, quien entre machincuepas y más pulque, mediante el lenguaje de sus sueños, se comunica con el mundo desde las entrañas de nuestra oralidad culturalmente activa y lingüísticamente diversa.

Los sueños del Tlacuache son una síntesis audiovisual de símbolos y palabras que usamos en nuestra habla, que nombran, acompañan y articulan nuestra vida cotidiana, sin la conciencia de que les usamos, sin percatarnos de que existen, sin saber lo que esas palabras y esos símbolos culturalmente activos contienen de nuestro propio pasado, ahora como referente actual para nosotros, en un diálogo intercultural provocador, sintético, imaginativo, entre pasado y presente, en el cual el Tlacuache es el medio, y el conjunto de sus sueños son el mensaje simbólico del mito tlacuachero subyacente, que nos habla desde los espacios oníricos de todos tan temidos, pero a la vez deseados y disfrutados, con el lenguaje alegre de su sabiduría ancestral, conjugado en tiempo presente.

La Red de Investigación Audiovisual del CIESAS

Hace más de dos décadas que investigadores del CIESAS han estado llevando a cabo proyectos, cursos, talleres, encuentros, muestras y festivales en materia de producción audiovisual, ya sea valiéndose de herramientas como la fotografía, el cine, el video y la grabación de sonido o música, o estudiando aspectos socioculturales de lo audiovisual. Esta labor también se ha extendido hacia la sociedad en acciones de colaboración, intervención y co-creación que buscan contribuir a procesos de resistencia o de revitalización sociocultural y lingüística. Sin embargo, consideramos que esta labor, sobre todo cuando se plasma en productos como ensayos, libros y exposiciones de fotografías, discos compactos de música y videos, así como publicaciones en medios y plataformas digitales, tiende a ser subestimada en las instituciones académicas dedicadas a las ciencias sociales. Éstas suelen subvalorar productos y actividades de divulgación o difusión, en vez de verlas como el resultado y delicada traducción de una seria y concienzuda labor de investigación y reflexión, generadora tanto de hallazgos como de nuevas rutas de indagación y de acción. Esta actitud de subestimación devalúa su reconocimiento en programas de estímulos y apoyos, y también se expresa en ver el trabajo de los laboratorios audiovisuales en instituciones académicas más como unidades de servicio que de innovación. No hay que olvidar que a lo largo de la historia, los registros audiovisuales han impulsado muchas investigaciones antropológicas, arqueológicas y sociales, lo que ha permitido desde contar con registros históricos hasta la interpretación antropológica y semiótica de hechos sociales.

En particular, a lo anterior se agrega la accidentada trayectoria del Laboratorio Audiovisual del CIESAS, iniciado en 2006 y reactivado recientemente tras muchos meses de cierre. Esta situación fue producto de equívocos y malentendidos que trastocó una labor muy meritoria, que incluye, entre otros, videos etnográficos y también acerca de la historia de las ciencias sociales, libros de fotografías, estudios acerca de la imagen, la realización de los encuentros de cine y video etnográfico y testimonial (2002-2014) y cursos de capacitación. El cierre temporal del laboratorio también ocasionó la pérdida de personal calificado, acervos (de los que el CIESAS era depositario y algunos otros de los que pudo hacerse cargo) e incluso equipo de registro y edición audiovisual. Ante este historial y dicha precariedad, agudizadas por las actuales políticas de austeridad muy difíciles de revertir, se ha optado por una estrategia alterna de desarrollo del conocimiento social de lo audiovisual, basada en la articulación de diferentes esfuerzos en la materia que se realizan actualmente en las distintas sedes de nuestra institución y su integración en una red colaborativa. Tal estrategia busca no sólo dignificar esta labor en la academia, sino también, contribuir a enfrentar los retos que las ciencias sociales y humanas tienen ante sí en el siglo XXI.

Somos conscientes del papel estratégico que tiene el trabajo en lo audiovisual para contribuir a una sociedad más equitativa, justa y sustentable, ya sea produciendo la mejor información social posible o generando nuevas ideas y conceptos en la materia. Máxime en momentos históricos en que, por un lado, la misma información es sujeta a controversias, polémicas, e incluso falseamiento y engaño deliberados; y, por otro, ésta es fundamental para empoderar grupos y sectores estructuralmente excluidos o combatir problemas de discriminación o abuso. Una postura en que también es importante establecer relaciones horizontales de co-creación de participación colectiva y mutuo beneficio con los grupos ciudadanos en cuestión.

Por ende, el trabajo en lo audiovisual juega un papel clave en el desarrollo de las ciencias sociales y sus instituciones, particularmente en sus distintas tareas sustantivas: investigación, docencia, difusión, divulgación y vinculación. También reconocemos que el trabajo audiovisual va desde el enfoque de investigación, análisis, producción, hasta las actividades diferenciadas relacionadas con la difusión, la divulgación, la información y la comunicación, incluyendo la llamada comunicación para el cambio social. De ahí que nos hayamos constituido como un grupo de trabajo interesado en impulsar, hacer y aquilatar la labor audiovisual en estas distintas dimensiones, tomando en cuenta el carácter multirregional del propio CIESAS. Por lo mismo, hemos asumido al Laboratorio Audiovisual como un proyecto de la institución en su conjunto, abierto a todas las iniciativas que compartan este interés y este compromiso. Entre otros, la Red de Investigación Audiovisual del CIESAS propone:

    • ♦ impulsar proyectos de investigación socialmente relevantes y proactivos, relacionados con la audición y el sonido, y con la visión y la imagen;
    • ♦ diseñar y realizar actividades de docencia y capacitación (talleres, cursos, programas de posgrado) para la enseñanza no sólo de temas audiovisuales sino de las ciencias sociales en general;
    • ♦ realizar, en los casos en los que así se plantee y se requiera, la intervención e incidencia en términos de comunicación para el cambio social, en proyectos de investigación colaborativa;
    • ♦ promover y, en su caso, apoyar proyectos donde las metodologías y herramientas audiovisuales sean de carácter colaborativo y participativo que sirvan para restablecer y fortalecer el tejido social y a los grupos étnica y culturalmente diferenciados;
    • ♦ reunir y catalogar los distintos tipos de bienes audiovisuales que han producido investigadores del CIESAS, confiriéndole un carácter patrimonial, y con miras a que puedan ser objeto de consulta y de difusión;
    • ♦ apoyar los esfuerzos que buscan dar a conocer trabajos en materia audiovisual por medios electrónicos;
    • ♦ contribuir a la alfabetización audiovisual de la institución y de las contrapartes con las que se colabora;
    • ♦ promover y, en su caso, apoyar proyectos de intervención donde las metodologías y herramientas audiovisuales sirvan para restablecer y fortalecer el tejido social y a los grupos étnica y culturalmente diferenciados.
    • ♦ equiparnos adecuadamente a nivel nacional para fortalecer lo que ya venimos haciendo.

La Red de Investigación Audiovisual del CIESAS:

Mariano Báez Landa (Golfo), Teresa Carbó Pérez (Ciudad de México) Margarita Dalton Palomo (Pacífico Sur), Renée de la Torre Castellanos (Occidente), José Antonio Flores Farfán (Ciudad de México), Nahayelli Juárez Huet (Península), Sergio Lerín Piñón (Ciudad de México), Xóchitl Leyva Solano (Sureste), Claudia Lora Krstulovic (Laboratorio Audiovisual) Laura Machuca Gallegos (Península), Luz María Mohar Betancourt (Ciudad de México), Daniel Murillo Licea (Ciudad de México), Sergio Navarrete Pellicer (Pacífico Sur), Fernando Salmerón Castro (Ciudad de México), Mauricio Sánchez Álvarez (Laboratorio Audiovisual), Salvador Sigüenza Orozco (Pacífico Sur).

Creaciones artísticas para visibilizar la presencia del arte de pueblos originarios más allá de sus comunidades

El pasado 28 de octubre se llevó a cabo la segunda sesión del ciclo de conversatorios “La creación en lenguas originarias”, en esta ocasión participaron Makaira Waugh (profesor, músico e ilustrador maorí), Juan Sant (rapero, escritor y poeta totonaco), Genner Llanes Ortiz (antropólogo maya), Nicolás Mejía (antropólogo y productor musical) y José Antonio Flores Farfán (investigador del CIESAS).

Juan Sant nació en la Sierra Norte de Puebla y migró a la Ciudad de México a los 15 años, en donde tuvo su primer acercamiento con la cultura hip hop, a través del rap. Desde 2003 comenzó a escribir y hacer visible su experiencia de vivir en la ciudad como indígena. La música de Juan visibiliza las situaciones que viven las personas que migran del campo a la ciudad. Temáticas como la discriminación racial, el abuso y la violencia social que son abordadas en sus letras, mismas que al interpretar incorpora elementos propios de su raíz cultural como son las máscaras, la vestimenta, accesorios y sonidos de la cultura totonaca del norte de Puebla. Su producción en los ámbitos de la música, la poesía y otras artes, sirve para visibilizar su presencia más allá de sus comunidades, donde buscan que sus voces se escuchen como resultado de ese esfuerzo compartido por cada vez más artistas indígenas jóvenes.

Los participantes coincidieron en que estos procesos creativos sirven como poderosos puentes entre los pueblos indígenas hablantes de lenguas originarias y las sociedades dominantes que los discriminan y los excluyen de la vida colectiva, formas muchas veces más efectivas que las que desarrolla la educación formal. Todos expresaron sus expectativas de que su producción artística influya para visibilizar el racismo y la discriminación que sufren los pueblos indígenas en la vida pública, y pasar a construir una “nueva normalidad”, entendida como respeto por la diversidad lingüística y cultural, a través de su disfrute, como una parte constitutiva de la vida cotidiana de la sociedad mayor, reconociéndonos en los espejos profundos que también le proveen de su propia identidad.

Foto de Marlen Morales en sitio http://mentenegra.com/

Estos artistas interculturales incorporan a sus producciones artísticas componentes de sus propias identidades, tales como su vestimenta, los sonidos de sus entornos, las voces de sus ancestros que habitan vivas en su oralidad, los símbolos de su memoria común, así como también los cantos de las aves de sus bosques, en constante diálogo con la vida urbana y los procesos de globalización de donde recuperen medios contemporáneos como las redes sociales para crear entramados de creación y solidaridad artística, concibiéndose como colectivos que también constituyen posicionamientos políticos de fortalecimiento de sus novedosas identidades lingüísticas y culturales, reclamando un justo lugar en la sociedad.

En este sentido, sus mensajes artísticos van más allá de los contextos culturales de sus propias comunidades. Dado que, además de su alto valor artístico, contienen claras cargas simbólicas ancestrales, trascienden a la globalidad y las convierten en glocales. Por la fuerza de sus obras artísticas logran romper el silencio al que sus comunidades se han visto confinadas por el colonialismo y el neocolonialismo dominantes y así visibilizar sus luchas de maneras seductoras y lúdicas, ejerciendo sus derechos lingüísticos en la práctica y ocupando espacios inéditos para estas lenguas y culturas, fortaleciéndolas.

En su intervención dentro del conversatorio, el profesor Makaira Waugh, se refirió constantemente a categorías propias de la lengua y cultura maorí, como mihi, (agradecimiento, tributo), protocolo con lo que empezó su intervención rindiendo honor a los ancestros que siempre nos acompañan, el mana con el que nace una persona (autonomía, autoridad), que se relaciona con el manaakitanga (hospitalidad), wairua (espíritu de una persona), kaupapa (agencia, iniciativa), y como éstas sustentan su práctica e intervenciones educativas, sobre todo con niños. En su trabajo constante con niños en talleres de creación musical es vital la recuperación del maorí, lo cual tuvo la oportunidad de hacer extensivo a principios de 2019, generosamente compartiendo su experiencia con niños de comunidades ixcatecas, mixes y triques del estado de Oaxaca con el beneplácito de las propias comunidades y su manaakitanga.

Profesor Makaira Waugh

El profesor Makaira, destacó la importancia que en su país, Aotearoa/Nueva Zelanda, tienen las políticas de revitalización lingüística impulsadas desde las demandas y luchas del pueblo maorí, y que el Estado ha tenido que reconocer. Mismas que se manifiestan en la inmersión total en lengua maorí en las instituciones de educación a todos los niveles educativos, desde el preescolar hasta la universidad. El trabajo de Makaira integra el arte, particularmente la música, con contenidos propios de la cosmovisión maorí para suscitar e invitar a los niños a reconocer y afianzar su diversidad lingüística y cultural como parte de su espiritualidad y la riqueza que implica su conexión con la naturaleza, desde un enfoque lúdico y creativo que potencia su mana, afirmando su identidad propia, como poseedoras de la lengua originaria, ocupando el espacio espiritual y el desarrollo de su waiura, alimentando su bienestar (véase: https://tawsoundgarden.blogspot.com/).

José Antonio Flores Farfán, coordinador del Acervo Digital de Lenguas Indígenas (ADLI) destacó a su vez el hecho de que el maorí, y especialmente la inspiración que supone el trabajo de profesores como Makaira Waugh, constituye un modelo de referencia exitoso de reivindicación lingüística que pasó de la prohibición del maorí hace un par de generaciones a una situación de desarrollo y cultivo del maorí en el sistema educativo y la sociedad en general hoy en día. Al punto en que por ejemplo el propio anglohablante neozelandés incorpora expresiones del maorí en su lengua materna, expresando el respeto que la comunidad maorí ha logrado posicionar en la sociedad neozelandesa mayor con su consecuente valorización y respeto, resonante de la autodeterminación del pueblo maorí en un diálogo intercultural con la sociedad mayor, particularmente con el Estado neozelandés.

Nicolás Mejía, antropólogo formado en el CIESAS, y Juan Sant, destacaron la importancia de la potenciación de la redes sociales, viendo hacia diferentes partes de Latinoamérica y el mundo para ir construyendo comunidades a través de las redes mismas, que hoy en día debido a la pandemia han potenciado la posibilidad de colaboración virtuales y de distintos procesos creativos que las hacen tangibles, como colaboraciones interculturales entre creadores de distintos países y pueblos originarios. Nicolás añadió que hoy día el rap como herramienta didáctica es un movimiento creciente que ojalá tomara carta de naturalización en el sistema educativo, en la medida en que es una herramienta muy poderosa para la socialización y el aprendizaje de los jóvenes.

Asimismo, puntualizó el esfuerzo que hacen los creadores en lenguas originarias, , resaltando el trabajo que realiza Juan Sant y Nicolás Mejía, por conectar a las comunidades con el mundo occidental que las discrimina, creando comunidades interculturales más inclusivas y respetuosas a través de la memoria viva de sus lenguas.

Finalmente, los raperos, músicos e investigadores que participaron en esta segunda sesión del conversatorio, coincidieron en que su trabajo es intercultural en la medida en que contiene diversas expresiones, tanto propias como otras que proceden de matrices culturales y redes diversas, que se adhieren a su identidad como resultado tanto de los procesos migratorios, como de múltiples realidades complejas y contactos multilaterales en la nueva normalidad virtual aludida.

Finalmente se hizo una invitación a seguir fortaleciendo colaboraciones colectivas e ir construyendo comunidades más allá de barreras y muros cerrados, como parte de un movimiento que fluye más allá de las adversidades que los pueblos originarios han sido tan creativos enfrentado día a día, y de los que tenemos todavía mucho que aprender.

Premio anual Cátedra Gonzalo Aguirre Beltrán

La Universidad Veracruzana y el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) en cumplimiento del convenio de colaboración celebrado entre ambas instituciones, convocan al Premio Anual Cátedra Gonzalo Aguirre Beltrán CIESAS-UV para Tesis Doctoral en Antropología Social y Disciplinas Afines, 2020 

Ver más. https://golfo.ciesas.edu.mx/convocatoria-premio-de-la-catedra-gab-2020/

El Acervo Digital de Lenguas indígenas (ADLI)


José Antonio Flores Farfán,
ciesas Ciudad de México

Nota introductoria

Como parte del laboratorio Víctor Franco Pellotier del ciesas este proyecto parte de la base de un esfuerzo de largo aliento con una historia de más de tres décadas, en su momento denominado Proyecto de Revitalización Mantenimiento y Desarrollo Lingüísitico y Cultural, mayormente auspiciado por Conacyt. Ha suscitado la producción de numerosos materiales en lenguas originarias, alrededor de una centena, de la mano de su propios creadoras y creadores, hablantes de lenguas originarias, en distintos formatos y en un número considerable de lenguas, sobre todo aunque no exclusivamente mexicanas (para un ejemplo véase https://www.academia.edu/29369787/Gaye_giin_giganawaabamin_pdf_pdf).

La concepción del proyecto incluye la idea de un ‘tequio’ lingüístico a favor de la diversidad linguística y cultural, entendido como un ejercicio colectivo de derechos lingüísticos, en su despliegue en prácticas específicas que reivindican estéticas originarias, como el arte verbal e iconográfico, para la producción de materiales con pertenencia y pertinencia lingüística y cultural desde un enfoque colaborativo y multimodal de (re)vitalización lingüística. Se busca así ir llenando el enorme hueco de este tipo de materiales en el ámbito nacional e incluso internacional.

Bajo estas premisas, se han trabajado y se están trabajando una serie de materiales multimodales, audiovisuales y escritos, buscando superar las reducciones sucesivas las que se han sometido las lenguas originarias desde una lógica descendente, básicamente lingüicida, correspondiente a las políticas del Estado. En contraposición, en el adli se acopian, resguardan, preservan, y sobre todo desarrollan materiales en lenguas originarias con el fin de conformar un corpus (re)vitalizador de las lenguas mexicanas que permita tanto mantener como desarrollar el gran legado lingüístico mexicano desde una lógica ascendente. Con un reconocimiento directo de la agencia de los hablantes mismos, como protagonistas fundamentales de sus propios procesos en la búsqueda de la soberanía intelectual, lingüística y cultural, muy ligada a la autonomía política y educativa. En este sentido, la concepción de lengua que prevalece en el adli no considera a los hablantes “informantes”, ni depositarios pasivos de datos que los lingüistas extraen para fines de análisis exclusivamente, todavía la visión predominante en las ciencias del lenguaje, por no hablar de la antropología.

Así, a lo largo de casi cuatro décadas se han producido o están produciendo colaborativamente materiales en formatos multimedia, incluidos impresos, en alrededor de veinte lenguas y sus variantes. Entre otras, lenguas que han merecido considerable atención, como el mexicano (náhuatl) o el maaya taan (‘maya yucateco’), u otras con mediano desarrollo como el tu’un savi (‘mixteco’), o el hñahñu (‘otomí’), hasta aquellas con casi o ningún material, como el umbeyajts (‘huave’), cmiique itom (‘seri’), o el kumiay, con el anhelo de cubrir la mayoría de las familias lingüísticas de México.

También se han trabajado materiales en español mexicano que enaltecen la(s) lengua(s) y cultura(s) mexicana(s) a través del español diverso (por ejemplo las Machincuepas del Tlacuache, una animación que invita a conocer la lengua y cultura nahua a través de la visita al metro de la Ciudad de México (véase https://www.youtube.com/watch?v=Drzu0eT8wUk ), que trasuda una historia profunda de la que somos herederos y a su vez nos provee de identidad como mexicanos, ligada a las lenguas y culturas originarias.
Véase https://www.academia.edu/29722208/Las_Machincuepas_del_Tlacuache_pdf_3_pdf. ).

Estos materiales se conciben no como una producción de material por el material mismo; de manera aislada, sino como parte de la facilitación de procesos de (re)valoración lingüística y cultural, de los cuales los materiales son bastiones fundamentales. Para este propósito se involucrano acompañan activamente autores originarios en su concepción y producción (artistas, lingüistas, antropólogos junto con creadores originarios, pintores y músicos, entre otros) que son los principales protagonistas de los procesos (para algunos ejemplos véase https://www.youtube.com/playlist?list=PL122A5EE57B9E1AA6), facilitando la idea de la coautoría o autorías múltiples como formas de empoderamiento y apoderamiento activo de hablantes comprometidos con el futuro de sus lenguas y culturas, entendidos como ejercicios desde la base comunitaria (véase https://ciesasdocencia.academia.edu/JoséAntonioFloresFarfán/Books.).

Los materiales se restituyen directamente a las comunidades de manera gratuita a través de talleres en los que se incentiva su uso en el ámbito local; con un método que hemos llamado de (re)vitalización lingüística indirecta. Lo cual quiere decir que la participación es prerrogativa de los propios hablantes, a través de talleres para niños, en la propia lengua desde luego, a los que se invita, por ejemplo, en las fiestas de los pueblos, a una función de cine. En ella se proyectan adivinanzas o cuentos animados de la cultura local (la Sirena, el Tlacuache, el Ajolote, etc.), todo exclusivamente en la lengua originaria, creando “nuevos” ámbitos de uso para las lenguas, potenciando su estatus social en medios contemporáneos como las pantallas de televisión, la música o el cine. Los talleres están pensados para niños y jóvenes, para quienes principalmente están dirigidos, de manera lúdica e interactiva. Es de hacer notar que en el campo de las llamadas lenguas amenazadas, se trabaja muy poco de cara a los niños, irónicamente el futuro de estas lenguas y culturas.

Buscando superar concepciones, a nuestro modo de ver, caducas, como el concebir a las lenguas como “moribundas”, son formas de racismo subrepticio, negando la agencia de los hablantes para su supervivencia, como actos de resistencia, identidad y resiliencia. Se trata asimismo de producir materiales de alta calidad, que dignifiquen las lenguas y culturas. Al igual que el trabajo de sus creadores, quienes más allá de poder ser remunerados justamente por su trabajo, además de verlo publicado y recibirlo directamente, son verdaderos activistas de sus lenguas y culturas, creando grupos de acción o comunidades de práctica e interaprendizaje, a favor de las comunidades mismas desde una perspectiva también glocal.

La fase actual del proyecto

Con base en la concurrencia de copatrocinadores solidarios, incluyendo Linguapax y el Fideicomiso del CIESAS, que resguarda la donación de la familia Franco Pellotier para estos propósitos, entre otros, procuramos potenciar el cúmulo de materiales recibidos a raíz de la convocatoria emitida como parte de la última etapa del proyecto Conacyt actual, intitulado “Revitalización lingüística a través de las artes”. Los proyectos recibidos sumaron en su momento unos treinta y están repartidos en 17 lenguas originarias, incluidas las referidas arriba y otras; como, por ejemplo, teneek (huasteco) en el que desarrollamos el cuento de El coyote y el conejo de forma impresa, complementando parte del material producido por Rising Voices, quienes trabajan con un enfoque de activismo digital; un libro para iluminar del pájaro invisible en mexicano escrito por una hablante nahua (Karina Flores), ilustrado por los niños de la comunidad de Cuabnepantla, en la Sierra Negra, que incluye otras actividades lúdicas, como actividades para recortar y pegar, como muchos de los demás productos.

Entre las 30 propuestas actuales de material en lenguas originarias, se incluyen discos compactos de música en nuevos géneros emergentes y libros tanto multilingües como monolingües, dirigidos a distintas audiencias, algunos con realidad aumentada. En el ámbito musical se produjo el disco Natsiká (Travesía) en tu’un savi, de la poetisa Celerina Patricia y el armonicista Víctor Gally, además de apoyar la publicación del disco Ópera Mixe, de la soprano María Reyna, y una serie de videoclips para la radio y la televisión públicas. Como productos musicales actualmente se trabaja con:

  1. Grupo Tatzotzona. son jarocho en náhuat de Pajapan. Veracruz, una variante con -t y no con -tl de esta lengua. Se trata de un CD con 12 sones que incluyen adaptaciones al náhuat de sones tradicionales y nuevas creaciones, acompañado de un librito con la lírica náhuat. Junto con sus creadores, se espera que este disco tenga un impacto señero en la (re)vitalización del náhuat, en la medida en que está enclavado en el gusto popular regional, y liderado por “influencers” locales.
  2. En la misma región, el grupo La Mar Ehegat, en el género de baladas y cumbias, ya se ha producido y se trata de una primera reedición. Esta banda sonora forma parte del repertorio cantado del documental Así amigo es aquí, material también listo para reeditarse y actualmente agotado.
  3. Grupo Xicacal. Este material contiene corridos y canciones en náhuat de autores de los alrededores de Playa Linda, Veracruz.
  4. Un disco compacto de rap de ADN Maya, colectivo de raperos mayas yucatecos encabezados por Pat Boy, en el cual estos jóvenes mayas yucatecos rapean parte de la tradición oral maya yucateca representada por los trabalenguas mayas (véase https://www.academia.edu/43548090/Kakaltaanoob_o_Kalkalak_Taanoob_Trabalen20200707_32050_2avtol), un género predilecto de la epistemologías originarias orales, así como las consejas para el buen vivir de los abuelos, basado en el libro Consejas de un Boxito (véase https://www.academia.edu/33381133/Consejas_de_un_boxito_pdf_1_pdf).

Los aludidos proyectos recuperan y recrean con claridad las tradiciones orales y diversas formas de mirar, concebir y habitar el mundo, y desde luego de reivindicarlo, de manifiesto en diferentes géneros “tradicionales”, que van desde adivinanzas en ayuuk (‘mixe’), trabalenguas en dibaku (‘cuicateco’), trabajos sobre plantas curativas en hñahñu (‘otomí’) del Valle del Mezquital), “leyendas” como la del niño prodigio en umbeyajts, material didáctico para aprender tu’un savi (‘mixteco’), con géneros lúdicos como loterías, sopa de letras, entre otros. Los materiales se encuentran en diferentes fases de desarrollo y se están trabajando junto con los autores en todo el proceso, lo cual abona también a procesos formativos profesionalizantes de autorías originarias en la práctica, incluyendo su concepción, diseño, formación, escritura de la lengua, etc. Esto lo concebimos como un proceso colectivo de aprendizaje y como una forma de acompañar y desatar procesos de empoderamiento y visibilización comunitaria de los hablantes a través de la afirmación activa de sus lenguas y culturas, como actos políticos de resistencia y reposicionamiento de sus lenguas y culturas.

Algunos de los proyectos están diseñados para elaborarse de forma monolingüe en la lengua originaria e.g. https://www.academia.edu/7173406/Yä_ntägi_thuhu_Hñähñu_Adivinanzas_Hñähñus, una apuesta que nos dice que los autores están conscientes de la importancia de posicionar sus lenguas, poniéndolas en primer plano, sin necesidad de recurrir ni mucho menos subordinarlas a la traducción de contenidos provenientes de otras epistemologías, celebrando las propias, desde una perspectiva creativa, celebrando la oralidad con, por ejemplo, audio libros (e.g. https://www.academia.edu/38532025/N_uu_savi_Kun_ndusu_ta_tyaku_pdf.).

También trabajamos en la línea de hacer asequibles al gran público algunos de estos productos a través de traducciones en versiones multilingües no sólo en lenguas coloniales sino en las variedades de las lenguas originarias mismas (e.g. https://www.academia.edu/43483996/Wa_na_atun_naa_teche_naat_le_baala), para lo cual se hacen adaptaciones específicas, siempre poniendo a la lengua ancestral y sus entornos en primer plano, como la fuente primigenia e invaluable de estas recreaciones (cf. https://www.academia.edu/42657888/Adivinanzas_Mexicanas).

En suma, el adli desarrolla proyectos de publicación y acompañamiento de creadores originarios, bajo una concepción de investigación comprometida y colaborativa, en la que la agenda de la investigación se compatibiliza con las necesidades, búsquedas y apuestas propias de autores hablantes de lenguas primigenias, y se encuentran nichos de oportunidad creativos y formativos, en sendas comunidades originarias mexicanas e incluso otras.

Algunas reflexiones finales

El concepto que anima este proyecto incita e invita a un cambio de paradigma en la investigación social y humana, no sólo lingüística, sino desde un enfoque multidisciplinario y multimodal, trazando una nueva agenda de prioridades a favor de la diversidad lingüística y cultural, que tanta falta hace para ir cerrando la brecha entre la generación del conocimiento, que todavía desde un pensamiento muy dicotómico y atomizante se conoce como investigación básica y aplicada. En este sentido, el trabajo con lenguas originarias que emprendemos no se limita a su documentación pasiva, que es el paradigma predominante. Sino a una documentación mucho más activa, con la (re)vitalización en mente, construyendo y reivindicando acervos visuales, sonoros y escritos, que redignifican las epistemologías propias de los pueblos, dentro de los cuales las lenguas son bastiones fundamentales de su producción y reproducción, pugnando por llegar a sus usuarios naturales, con y hacia los propios hablantes y sus nuevas generaciones. En este sentido, la concepción de lengua que se defiende desde esta perspectiva, deja de concebirla como un objeto de estudio, estático o segmentado, de suyo desmembrado y desapegado de sus contextos sociales, ideológicos y políticos, los “cadáveres exquisitos” de los lingüistas; al contrario, descosificándolas, las lenguas son manifestaciones egregias de formas de expresión de toda dinámica humana, núcleos duros de la vida sociocultural y de la expresión misma de la diversidad humana y el derecho a la diversidad en sus múltiples y complejas facetas, que nos permiten emancipar los más profundo de nosotros.

En semejante concepción no hay lugar para herencias coloniales de todo tipo que todavía prevalecen en la sociedad en general y en la academia en particular, como el racismo inverso y estructural, buscando entender las lenguas como parte constitutiva de la realidad social, en la que la emancipación de las lenguas es idéntica a la emancipación de las personas de la opresión sociolingüística y sociocultural. Al propiciar procesos de sanación decoloniales. se busca superar esquemas reduccionistas que continúan reproduciendo formas de exclusión y discriminación, a las que la academia tendría que oponerse contundentemente, como una parte critica de la construcción de una mejor sociedad.

Para leer y conocer más del adli y sus productos

https://ciesasdocencia.academia.edu/JoséAntonioFloresFarfán

Materiales y acervos en lenguas indígenas Exploraciones multidisciplinarias[1]


Frida Villavicencio Zarza
Zandra Pérez Velasco
Ma. del Rosario Peralta Lovera

En el Proyecto Materiales y Acervos Multimedia((Este trabajo fue presentado en el XV Congreso Nacional de Lingüística, en Culiacán, Sinaloa, en noviembre de 2019. )) realizamos exploraciones multidisciplinarias de los fenómenos del lenguaje. Siguiendo a Halliday (1979), nuestra propuesta parte de un enfoque integral y considera el lenguaje como fenómeno social, una acción humana, que guarda una estrecha relación con la cultura. Como señala Benveniste (1978), todos los fenómenos sociales pasan por el lenguaje y se constituyen mediante éste. La lengua y la cultura van de la mano, advierte Foley (1991) que el conocimiento de una lengua especifÍca implica un conocimiento culturalmente especÍfico. Desde este marco, y a partir de una visión multidisciplinaria trabajamos en tres campos que se implican mutuamente: investigación básica, documentación y aplicación.

Investigación básica

Inspirados en Jakobson (1960) nuestro interés es dar cuenta del lenguaje en toda su complejidad. Estudiamos fenómenos de cambio, variación y contacto lingüístico; en un país como México, caracterizado por su diversidad lingüística y cultural, este tipo de investigación se acerca a lenguas originarias en las que se indagan diversos temas (préstamos, procesos de gramaticalización, abreviaturas, predicación nominal, arquitectura textual, cohesión y coherencia, cortesía y lenguajes no verbales) en momentos específicos (segunda mitad del siglo XVI, último tercio del siglo XIX, el México posrevolucionario), en el marco de acontecimientos particulares (el proceso de evangelización, la construcción del México independiente, o las recientes reformas educativas).

Nuestros acercamientos se realizan desde marcos teóricos multidisciplinarios que acuden a distintos campos: lingüística histórica, etnohistoria, diplomática, paleografía, sociolingüística, pragmática, lingüística descriptiva, historiografía y semiótica.

Documentación lingüística de corte histórico

Para llevar a cabo nuestras investigaciones recopilamos testimonios de lengua en uso que proporcionan datos empíricos de distintas épocas y que han sido realizados en distintos soportes.

Al sistematizar esta evidencia, conformamos corpora lingüísticos que van acompañados de una profunda reflexión teórica y metodológica. Siguiendo a Himmelmann (2007), se trata de registros duraderos y multifuncionales concebidos para diversos propósitos, que han requerido del diálogo con las ciencias de la computación.

Actualmente contamos con tres acervos multimedia concluidos y uno en proceso:

El Acervo Digital Víctor Franco (2015) comprende un periodo aproximado que va de 1980 a1990. Dicho repositorio se integra con registros sonoros, audiovisuales y escritos. Rescata los archivos personales del doctor Víctor Franco Pellotier (1954-2004) y contiene documentos en las lenguas amuzgo, otomí, rarámuri y mixteco. Este acervo se ha pensado para apoyar investigaciones en los campos de la lingüística y la antropología.

Derivado de la sistematización de estos archivos, rescatamos y reunimos por primera vez en una edición facsimilar los catorce números del periódico de información campesina en lengua amuzgo, que fueron elaborados entre 1980 y 1985 y cuyo objetivo, fue informar sobre las actividades cotidianas de la comunidad.

El libro Tzon Tzjon Noan. Historias de un pueblo tejedor. Nos acerca a la lengua y cultura del pueblo de San Pedro Amuzgo, en Oaxaca.

Tzon Tzjon Noa

Historias de un pueblo tejedor

El Repositorio Digital Michoacano (2018) es un proyecto multidisciplinario de documentación lingüística de corte histórico en lengua purépecha. Abarca quinientos años (del siglo XVI al siglo XXI). La sistematización de esta información requirió de un trabajo filológico e historiográfico que se apoyó en disciplinas como la etnohistoria, la paleografía y la diplomática, lo que permite contextualizar los datos e información contenida.

En 2019 concluimos el Repositorio Digital de Libros de Texto en Lenguas Originarias, que tiene como objetivo sistematizar información sobre los libros de texto en lengua indígena producidos en este país por la Secretaría de Educación Pública entre 1993 y 2013, y que han estado en circulación hasta 2018. Se trata de un conjunto de libros que atienden 53 variantes lingüísticas de 32 lenguas pertenecientes a 6 familias lingüísticas.

Investigación aplicada

Sustentado en el conocimiento básico de las lenguas mexicanas, nuestro trabajo en este campo está vinculado con el desarrollo de materiales que apoyan la educación dirigida a niños y jóvenes en contextos de diversidad lingüística y cultural, uno de los problemas centrales de la agenda pública de nuestro país.

La experiencia lograda a partir de la investigación básica que realizamos y la documentación que hemos integrado en acervos lingüísticos nos ha llevado a unir la lingüística con la semiótica, las ciencias computacionales, la robótica, la antropología y las ciencias de la educación. Se observa que en este campo la multidisciplina juega un papel central para desarrollar prototipos. El trabajo con lenguajes verbales y no verbales nos conduce al campo de la multimodalidad (Van Leeuwen, 2005). Desde 2009, hemos generado materiales educativos innovadores que apoyan la educación básica de niños y niñas indígenas en su lengua materna. Son prototipos que parten de un enfoque interactivo y promueven la competencia comunicativa de los usuarios en contextos reales de uso. Hasta el momento hemos desarrollado dos colecciones:

La primera colección es Juguemos en consiste en una serie de interactivos multimedia y juegos de mesa en tres lenguas indígenas. Fue desarrollada entre 2009-2012 y está dirigida a niños de entre 7 y 10 años, que ya saben leer y escribir. A esta colección se suma el interactivo chinanteco, de Valle Nacional, Oaxaca.

Purépecha

hñatjo

Chinanteco

La segunda colección se llama Juguemos con..., desarrollada entre 2015 y 2017, se enfoca en niños pequeños que se encuentran en pleno proceso de adquisición de su lengua materna. Son prototipos que integran la lingüística, la robótica y la semiótica en juguetes diseñados para ser manipulados.

La familia de Paquitos. Son muñecos diseñados para niños de 1 a 6 años. Promueven la interacción del niño con el juguete, a partir de un saludo, una de las formas básicas de cortesía, y despliega un vocabulario básico que distingue algunas partes del cuerpo.

Robots parlantes en lenguas mexicanas

Las Loterías parlantes, están inspiradas en la lotería tradicional, pero se centran en el campo semántico de los animales típicos de las regiones en las que se hablan las lenguas originarias y cuyos nombres se están perdiendo. Consta de un tablero electrónico que reconoce las tarjetas y nombra a los animales representados en ellas, estos tangibles trabajan en lengua indígena y en español, pueden ser jugados en dos niveles, uno es para principiantes y otro para avanzados.

Lotería parlante maya

Ñotho ra zugue. El Gusanito que habla hñahñu, es un juego bilingüe que motiva la creatividad e imaginación de los niños al construir oraciones divertidas. Este juego ha sido desarrollado en tres soportes distintos, primero en un juego de mesa, después se realizó un multimedia y, por último, se desarrolló un juguete con dispositivo bluetooth.

 

Juego de mesa

Multimedia

Tangible bluetooth

La experiencia recabada nos ha permitido colaborar y transferir el conocimiento a necesidades concretas de los hablantes, en particular del pueblo purépecha. Durante un año, los docentes, hablantes y expertos en la lengua, la cultura y la educación purépecha, trabajaron con un equipo multidisciplinario, la elaboración de un currículum dosificado para la lengua purépecha de educación primaria.

La Propuesta Curricular para la Lengua Purépecha parte de un enfoque humanista y se fundamenta en los avances de la investigación científica, particularmente de las ciencias del lenguaje y la educación.

 

Bibliografía

Benveniste, Émile (1978), “Estructura de la lengua y estructura de la sociedad”, en Problemas de lingüística general, México, Siglo XXI, pp. 95-106 (Linguaggi nella società e nella técnica, Milán, Edizioni di Comunità 1970, pp. 459-469).

Foley, William A. (1991) Anthropological Linguistics. An itroductio, Oxford–Cambridge, Basil Blackwell.

Halliday, M. A. K. (1979), El lenguaje como semiótica social. La interpretación social del lenguaje y del significado, trad. Jorge Ferreiro Santana, México, Fondo de Cultura Económica. (Language as social semiotic: the social interpretation of language and meaning. Londres: Edward Arnold, 1978).

Himmelmann, Nikolaus P. (2007), “La documentación lingüística: qué es y para qué sirve, en John B. Haviland y José Antonio Flores (coords.), Bases de la documentación lingüística, México, INALI.

Jakobson, Roman (1984), “Lingüística y poética”, en Ensayos de Lingüística General, trad. Jem Cabanes Barcelona, Ariel. pp. 347-395. (Roman Jakobson, “Linguistics and poetics”, en T. A Sebook ed., Style in Language. Cambridge, Mass., M.I.T. 1960).

Van Leeuwen, Theo (2005), Introducing Social Semiotics, Nueva York, Routledge.

  1. Este trabajo fue presentado en el XV Congreso Nacional de Lingüística, en Culiacán, Sinaloa, en noviembre de 2019.

Ir arriba