Casa Chata

Algunas publicaciones sobre niñez y adolescencia

 

Descripción

La desigualdad social se ha constituido en uno de los problemas más relevantes y visibles de las sociedades contemporáneas. No se trata solo de un asunto de estadísticas o de causas estructurales, sino de experiencias de vida en contextos dominados por los contrastes y los abismos que separan la opulencia y la privación, los privilegios y las desventajas. El autor nos propone la idea de un creciente proceso de fragmentación social en espacios socioculturales de exclusión recíproca e inclusión desigual. Juventudes fragmentadas nos invita a adentrarnos en esas experiencias de la desigualdad que preferimos no ver y que las estadísticas no muestran, pero que reproducimos cotidianamente en las sociedades latinoamericanas.

Portada Nacer y crecer

Descripción

Esta obra reúne las voces y las lenguas de investigadoras e investigadores originarios de diversas comunidades de Mesoamérica y los Andes. Muestra que la infancia es una construcción sociocultural y que una manera eficaz de reivindicarla es abordarla desde centros múltiples que desafíen el etnocentrismo euroamericano y las políticas homogeneizadoras del Estado. Reúne una etnografía de la infancia indígena que busca integrar los hilos comunes del tejido mesoamericano.

Descripción

https://desacatos.ciesas.edu.mx/index.php/Desacatos/issue/view/70

Transiciones vulnerables. Juventud, desigualdad y exclusion en Mexico  (Spanish Edition): Gonzalo Saravi Garcia: 9786074860351: Amazon.com: Books

Descripción

Este libro trata sobre la juventud en el contexto de las tensiones que plantea la sociedad contemporánea. Por un lado, el autor analiza el proceso de transición hacia la adultez entre los jóvenes de los sectores populares, a partir de una amplia variedad de técnicas propias de la investigación etnográfica y sociológica; por otro lado, al insertarse en una reflexión mucho más ambiciosa sobre la creciente desigualdad, los procesos de exclusión y la consecuente fragmentación social, el análisis recupera una extensa literatura de la teoría social y la investigación social actual. De esta manera el libro ofrece un detallado análisis de las transiciones familiar y residencial, la escuela y el ingreso al mercado de trabajo, la crisis de las instituciones de integración, los estigmas y la segregación urbana, los factores de riesgo que amenazan a los jóvenes más vulnerables, así como de las percepciones y experiencias de la caída hacia la exclusión. Transiciones vulnerables da cuenta así de los problemas y dilemas que giran en torno a la juventud en los sectores menos favorecidos de México, ejemplo paradigmático de lo que puede encontrarse en otros grandes centros urbanos de América Latina.

cds31-1

Descripción

Cuadernos del Sur presenta, en su edición 31, seis artículos que abordan temas de participación política, organización social, juventud y arqueología. En “Oaxaqueñas en la construcción de la ciudadanía 1908-2006”, Margarita Dalton se refiere a la constante participación política de las mujeres. Reflexiona sobre la construcción de la ciudadanía a través de las pioneras que participaron en momentos que la intervención de las mujeres en la política no era “bien vista”, describe algunos casos donde señala sus aportes en la construcción de la ciudadanía que es, al mismo tiempo, un proceso de formación de identidad y de las cualidades femeninas y masculinas.

El texto concluye con la participación de las mujeres en las presidencias municipales a finales del siglo veinte, en un contexto en el que la vida democrática implica una participación ciudadana más incluyente aunque, precisa la autora, la construcción de la ciudadanía para una participación política paritaria aún esté en un horizonte lejano.

Cover image for book

Descripción

El presente trabajo intenta mostrar cómo se da en la práctica el proceso educativo construido en la secundaria, y su efecto a partir de identificar cómo lo viven los alumnos. Se trata de un estudio etnográfico desde un enfoque sociocultural, cuya primera intención fue retroalimentar la práctica educativa del centro educativo y aportar a los maestros huicholes, o por lo menos a los asesores mestizos, elementos para mejorar su colaboración en la secundaria. El trabajo de campo se realizó en 1997 y 1998 y luego se elaboró una primera versión de este texto como tesis de maestría en antropología social, la que defendí en 1999. El desarrollo de esta primera versión, en general, no se modificó, sólo se puntualizaron algunos aspectos que se consideraban relevantes para dejar más claros algunos temas, se reestructuraron los capítulos y se reelaboraron las conclusiones a la luz de autores cuyos libros se publicaron en fechas posteriores a 1999 pero que aportaron elementos para profundizar el análisis del trabajo en su conjunto.

Descripción

El análisis del paso de la militancia a la migración trasnacional permite hacer visibles algunos de los grandes retos que enfrentan las comunidades indígenas ante la partida de sus jóvenes. Pero también arroja luz sobre los desafíos que los jóvenes migrantes tienen al incorporarse a circuitos globales de trabajo bajo un régimen capitalista de acumulación flexible, en el que experimentarán nuevas formas de explotación, precariedad, estigmatización y racismo, así como de resistencia y afirmación personal.

A partir de una investigación multisituada con jóvenes zapotecos y tojolabales, se analiza el paso de la militancia en las luchas indígenas a la migración transnacional y la experiencia de estos nuevos migrantes una vez establecidos en Estados Unidos. La migración de estos jóvenes se enfoca como un desplazamiento geográfico, político y subjetivo. Porque los jóvenes no sólo se trasladan miles de kilómetros desde sus pueblos para atravesar la frontera; también experimentan un cambio profundo de sus subjetividades personales y políticas con respecto a la generación anterior. Ellos, a diferencia de sus padres piensan que la vía política, bajo todas sus expresiones, han fracasado como alternativa para alcanzar una vida mejor; y en cambio, la migración les parece el único destino posible en un país con altos índices de desempleo y un campo devastado por tres décadas de políticas neoliberales.

Infancia robada. Niñas y niños víctimas de explotación sexual en México |  LIBROSMÉXICO.MX

Descripción

Infancia robada constituye un esfuerzo encaminado a arrojar luz sobre una problemática difícil y dolorosa: la que viven las niñas y niños que, mediante procedimientos diversos, han sido captados

por quienes se dedican al comercio sexual en México, sustrayéndolos de la vida ordinaria que cualquier otro niño y niña tienen en su comunidad y alterando de manera definitiva el curso de su desarrollo.

https://www.oijj.org/sites/default/files/documentos/documental_3335_es.pdf

Los niños de la correccional. Etnografía que mira y escucha intramuros

Rodolfo Martínez Martínez
Laboratorio Audiovisual, CIESAS Ciudad de México


El libro Los niños de la correccional: fragmentos de vida sustenta su construcción en la mirada etnográfica con la que Elena Azaola Garrido, investigadora del CIESAS, logra penetrar los muros de la correccional para mirar su mundo interior. Allí escuchamos las voces que desde la soledad del reformatorio gritan en silencio sus reclamos de justicia a un mundo que los recluyó en una institución reformatoria que los deforma hasta que termina por destruirlos.

En esta investigación, Azaola habla de los propósitos que la llevaron a plantear la investigación etnográfica de los niños de la correccional que, convertida en libro, sirva para darles voz, y así escuchar la profundidad de su existencia, misma que se expresa desde la reclusión violatoria de sus derechos humanos, cuando ni siquiera han alcanzado todavía la mayoría de edad.

Al respecto, la autora explica los propósitos de su estudio:

El presente estudio intenta ofrecer un modo distinto de ‘mirar’. Es decir, al proponer que los menores tomen la palabra sobre su historia, sobre sus experiencias en la institución, surgen modos distintos de ‘mirar’, que contrastan con las historias que sobre ellos nos han ofrecido los expedientes de la correccional.[1]

Después agrega: “Estos modos distintos de ‘mirar’ son el objeto de este estudio y pretenden contribuir a situar y comprender al menor infractor en tanto que sujeto histórico y social.”[2]

Para concluir que

Transcribir los relatos, las historias de niños que han pasado por la correccional, no tiene otro propósito que el de contribuir a que puedan ser vistos desde una perspectiva diferente a la que nos ofrece el discurso de la Institución, ya sea a través de sus expedientes de la conducta que a menudo toman la palabra “explicarnos” sus actos.[3]

Luego de que la investigadora logra penetrar los muros de la correccional, ayudada de su instrumental teórico-metodológico con el cual ha logrado introducirse, se enfrenta a nuevos problemas y retos propios de la complejidad que caracteriza a la represión y la violencia intramuros de un reformatorio para menores.

Al respecto, destacan tres problemas que la investigadora no solamente enfrentó, sino que además resolvió (como lo prueba la publicación misma del libro): el “cemento” que consumen los jóvenes como enervante, la mentalidad mágica de los adolescentes y el sexo femenino de la misma investigadora.

El “cemento” o “chemo” aparece como un componente elemental de la vida íntima de los jóvenes reclusos, ya que los ayuda a escapar de la violencia del encierro mediante el sueño de la intoxicación que les produce.

Al respecto, la autora señala: “el ‘cemento’ […] si bien forma parte del capítulo de las pertenencias, sí era uno de los elementos que significaban la pertenencia a un determinado universo simbólico”.[4] Luego dice: “Los rasgos de lo que podríamos llamar una mentalidad mágica encontraban en el cemento un campo fértil para manifestarse”.[5] Para después agregar: “La mentalidad mágica no sólo se manifestaba en la relación con el cemento. Casi cualquier cosa que desconocían o que no lograban comprender, y hasta su cuerpo, eran objeto de explicaciones de esta índole”.[6]

Respecto del sexo femenino de la investigadora: aunque los jóvenes reclusos se sintieron atraídos por ella, mediante la comunicación, Azaola les mostró nuevas formas de relacionarse con una mujer, hasta entonces desconocidas para ellos, sin la mediación de relaciones sexuales o actos de violencia física y verbal.

En esta investigación, la escucha y el diálogo llevaron a la antropóloga Elena Azaola, a leer el alma de estos jóvenes, y luego a darles voz a sus reclamos. También la llevaron a encontrar en el interior de sus historias de vida y sus razones para delinquir.

El libro contiene seis capítulos, cada uno muestra en forma sintética, ordenada y clara la estructuración de una perspectiva etnográfica de las correccionales. Así, ayuda a mirar en modo diferente la vida de los púberes reclusos en la correccional, desde su complejidad interna real, y no desde los prejuicios respecto a ellos, que en el exterior de la correccional son dominantes.

  1. Azaola Garrido, Elena. Los niños de la correccional: fragmentos de vida, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, Ediciones de la Casa Chata, 2ª. edición 1995, pág. 19.
  2. Op. cit. pág. 20.
  3. Op. cit. pág. 21.
  4. Op. cit. pág. 34.
  5. Ibíd.
  6. Ibíd.

Publicaciones relacionadas con temas de feminismos, violencia de género, trabajo…

https://www.librosciesas.com/wp-content/uploads/2016/05/MatrimonioPorta.jpg

Descripción

Los trabajos reunidos en este libro muestran que el matrimonio no es ajeno a los procesos que competen al conjunto de la sociedad, como son las relaciones entre la Iglesia y el Estado, y la legislación que de ellas emana, así como otros procesos de conformación de la estructura social y de obtención de poder. En esta gama de estudios, se perciben cambios y permanencias, por ejemplo, en cuanto al papel todavía subordinado de la mujer, y el poder del esposo y de la familia en la conformación del matrimonio. En algunas comunidades rurales, parece que las reglas del matrimonio, del patriarcado y de la sujeción de la mujer no han cambiado desde la época colonial. En cuanto a conflictos se refiere, hay cambios en materia legislativa, en especial, en lo tocante a la disolución del matrimonio, aunque todavía existen trabas para las mujeres cuando encaran el cumplimiento del pago de las pensiones alimenticias.

El análisis del matrimonio hace evidente su utilización como estrategia de movilidad social por parte de los distintos sectores sociales; sea como medio de enriquecimiento, de obtención de poder o de protección de bienes. Empero, en términos de organización de la sociedad, su importancia estratégica no se limita a esto.

En el matrimonio se manifiesta la tensión entre los intereses individuales de los cónyuges y los del grupo de parientes. Esta tensión, por una parte, revela la trama de los intereses económicos, sociales y políticos de los integrantes de la pareja, intereses que, con frecuencia, no son los mismos para una y otro. Esta perspectiva permite poner en tela de juicio la presunción de que los cónyuges “se comportan siempre ‘como si’ fueran una sola entidad” y no existieran diferenciales de bienestar entre ellos (Kabeer, 1998: 112). Cuando reconocemos estas presunciones, resulta más fácil entender la lucha de hombres y mujeres para tener la libertad de elegir a su futuro consorte a pesar de la oposición de otros parientes.

https://www.librosciesas.com/wp-content/uploads/2019/10/portada-Ser-Catorce_Interactivo_V3-1.jpg

Descripción

Esta obra comprende catorce narrativas que describen la experiencia de vida de personas que podrían considerarse como ejemplares o excepcionales dentro de su grupo de población: campesinos, citadinos, migrantes, exiliados, desplazados, empresarios, jóvenes, hombres o mujeres.

Con eso pretendemos, por un lado, ofrecer una pequeña ventana a las profundas implicaciones de lo que significa Ser (vivir, existir y/o pertenecer) a inicios del siglo XXI. Y por otro lado, develar la importancia del relato etnográfico como herramienta para entender lo real; no tanto desde abajo –como parece hoy en varios textos científicos- sino desde adentro, desde una perspectiva emic capaz de darle sentido a las diversas experiencias subjetivas y sus aparentes paradojas.

https://www.librosciesas.com/wp-content/uploads/2018/01/YLosOtrosPorta1.jpg

Descripción

¿Y los otros parentescos? trata de lo que sucede cuando hombres y mujeres viudos, divorciados o separados, que tienen hijos e hijas, se involucran en una nueva relación de pareja. Estas uniones conforman familias que desafían muchas de las creencias sociales acerca de lo que debe ser una familia: hay padres y madres pero no lo son de todos los hijos e hijas que viven en la casa; no todos los hijos habitan con el padre y la madre; ni todos los dependientes económicos se sostienen con los mismos recursos.

El libro nos adentra en la organización de estas familias, y nos permite atisbar los contextos y las maneras como se toman decisiones acerca de aspectos de la vida familiar como la vivienda, la administración del dinero, y el cuidado y la educación de la prole. La investigación privilegia el estudio de las relaciones entre los integrantes. A lo largo del texto se dibujan los vínculos entre padres, madres y su descendencia; y los lazos que se desarrollan entre los que no tienen parentesco legal: padrastros, madrastras, hijastros e hijastras. A través de la convivencia, los integrantes de la familia construyen otros parentescos que no pasan por el ADN, ni por llevar el mismo apellido.

https://www.librosciesas.com/wp-content/uploads/2020/09/LaUrdimbreDomestica.png

Descripción

Coordinadoras: Lucía del Carmen Bazán Levy, Margarita Estrada Iguíniz y Georgina Rojas García.

¿Qué papel ha jugado la familia en distintos momentos de la historia de México? ¿Cuáles han sido sus formas de organización? ¿A qué se debe su permanencia como objeto de estudio de la antropología? A lo largo de los capítulos se muestran enfoques que se han utilizado para su estudio, y la manera cómo las investigaciones sobre la familia y la unidad doméstica se han entretejido con el conocimiento de otros fenómenos y ámbitos sociales que forman parte de ella y del contexto en el que está inserta.

https://www.librosciesas.com/wp-content/uploads/2019/04/Mortalidad-materna.png

Descripción

Balances y perspectivas desde la antropología y la interdisciplinariedad
Graciela Freyermuth (coord.)

La publicación proporciona un balance de los últimos diez años de la salud, mortalidad materna y las políticas de salud, desde una perspectiva antropológica e interdisciplinaria en los tres estados con mayor mortandad en el país: Chiapas, Guerrero y Oaxaca. Asimismo, expone los esfuerzos realizados para disminuir la mortalidad materna desde la investigación académica, el activismo de la sociedad civil, la formulación de políticas públicas y su implementación en las instituciones de salud. También visibiliza las limitaciones y tareas pendientes, en la erradicación de la desigualdad en salud de las mujeres mexicanas.

https://www.librosciesas.com/wp-content/uploads/2018/06/VoluntariosPorta1.jpg

Descripción

Esta minuciosa investigación reconstruye la historia de dos sociedades de caridad casi invisibles en la historia mexicana: la Sociedad de San Vicente de Paúl y la Asociación de las Señoras de la Caridad de San Vicente de Paúl. Al estudiar estos grupos laicos y sus importantes servicios sociales, Arrom recobra las acciones de miles de voluntarios —en su mayoría mujeres— y cuestiona varios aspectos de la narrativa oficial de la construcción del Estado social y del declive de la Iglesia católica en el siglo XIX. El libro demuestra que no se puede entender el resurgimiento del catolicismo a finales del siglo si no se toma en cuenta la perspectiva de género. Al comparar las organizaciones masculina y femenina, también aporté una crítica original de la teoría de la feminización de la caridad.

https://www.librosciesas.com/wp-content/uploads/2020/04/010-Desplazadas-por-la-guerra.jpg

Descripción

Estado, género y violencia en la región triqui.
Natalia De Marinis

Las largas e inacabadas luchas por la libre determinación de los pueblos indígenas en México ha sido un tema estudiado por décadas en el país. Sin embargo, pocas veces el desplazamiento forzado que dichas comunidades han sufrido como resultado de estas luchas ha sido el enfoque del análisis académico. Este libro hace justamente eso y narra la historia de una guerra no declarada contra los triquis de la región conocida como la triqui baja en Oaxaca. Su población ha sido víctima de la violencia estructural que se manifiesta en la forma de despojo territorial, racismo, paramilitarismo y desplazamiento forzado, lo que —como nos demuestra Natalia De Marinis en su agudo análisis— ha sido una parte central de la constitución del Estado posrevolucionario en Oaxaca.

https://www.librosciesas.com/wp-content/uploads/2018/06/YoTrabajoPorta1.jpg

Descripción

Esta obra es el resultado de una investigación antropológica realizada en el área metropolitana de Monterrey, México, que pone en la mesa del debate la vulnerabilidad y precariedad de las trabajadoras del hogar que se dedican a la limpieza y cuidados en hogares donde también residen. Discute la naturalización de las desigualdades de clase, género y etnia que vuelve invisible la presencia masiva en este sector ocupacional de mujeres indígenas, mayormente migrantes, algunas menores de edad.

Desde una perspectiva centrada en el actor, se interesa en los significados construidos desde las experiencias de vida de las trabajadoras, sin perder de vista las diferencias generacionales entre unas y otras. Mientras que las mayores llegaron casi analfabetas a “trabajar en casa”, las más jóvenes fueron escolarizadas en sus pueblos de origen y suelen considerar esta experiencia laboral en la metrópoli regia como una etapa transitoria, incluso una vía para seguir con su preparación académica.

Esta investigación demuestra que a final de cuentas, empleadas y patronas están sometidas a un mismo orden de género que exime a los varones de la realización de las tareas de limpieza y cuidados, pero también de la obligación de afiliarlas al seguro social, pagarles aguinaldo o limitar su jornada laboral a ocho horas diarias.

Hoy en día, mientras que catorce países latinoamericanos ratificaron el convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo sobre trabajo decente para los trabajadores domésticos, México aún no asume el compromiso de romper con las desigualdades que vulneran a las trabajadoras del hogar. Esta obra aporta algunas respuestas para entender por qué en México prevalece la resistencia a reconocer que las trabajadoras del hogar deben tener los mismos derechos que los demás trabajadores.

Descripción
Colección Cátedra Jorge Alonso
http://www.catedraalonso-ciesas.udg.mx/sites/default/files/revolucion_de_las_mujeres.pdf
Sinópsis

La revolución kurda es una propuesta alternativa al sistema patriarcal y capitalista que domina al mundo. Es un proyecto de vida que tiene como centro la destrucción de la dominación que por más de cinco mil años se ha ejercido sobre las mujeres y la naturaleza.

Las mujeres kurdas son el fundamento de la revolución de su pueblo, y la fuerza de su proyecto político se debe principalmente a la organización para construir una vida libre; esto significa, una sociedad que tiene una relación de respeto con la naturaleza y con la vida, a través del cuidado, de la memoria y de la recuperación de los saberes.

La intención de este libro es presentar la vital importancia del movimiento de liberación kurda y la profundidad de sus planteamientos como semilla de rebeldía y organización.

Descripción

Colección Cátedra Jorge Alonso

http://www.catedraalonso-ciesas.udg.mx/sites/default/files/la_guerra_contra_las_mujeres.pdf

Descripción

https://desacatos.ciesas.edu.mx/index.php/Desacatos/issue/view/24

Descripción

https://desacatos.ciesas.edu.mx/index.php/Desacatos/issue/view/74
Más libros en https://www.librosciesas.com/

Algunas de nuestras publicaciones sobre lenguas indígenas

Portada Nacer y crecer

Esta obra reúne las voces y las lenguas de investigadoras e investigadores originarios de diversas comunidades de Mesoamérica y los Andes. Muestra que la infancia es una construcción sociocultural y que una manera eficaz de reivindicarla es abordarla desde centros múltiples que desafíen el etnocentrismo euroamericano y las políticas homogeneizadoras del Estado. Reúne una etnografía de la infancia indígena que busca integrar los hilos comunes del tejido mesoamericano.


Portada Sabidurías y enseñanzas
El libro que estás a punto de adquirir es el resultado de una investigación realizada en conjunto por la doctora Lourdes de León Pasquel y el promotor cultural, así como portador de la cultura maya tsoltsil, Antonio de la Torre López, en los pueblos de Zinacantán y Navenchauc, del municipio de Zinacantán, Chiapas.

Es un trabajo colaborativo sobre la cosmovisión y los saberes que vienen de la antigua civilización y cultura de nuestros antepasados zinacantecos y que aún se practican hoy en día. La obra representa una investigación muy profunda del pensamiento maya empírico y sus valores.


https://www.librosciesas.com/wp-content/uploads/2019/04/Diversidad-Lingu%CC%88istica_blanco.jpg
Revaloración de la diversidad lingüística y cultural de México
Eva Salgado Andrade y Frida Villavicencio Zarza (coords.)

La mayor parte de las investigaciones reportadas en este volumen aterriza en el campo de la educación en comunidades que hablan lenguas originarias. Paralelamente, expone los esfuerzos por documentar la diversidad cultural, así como la utilización de nuevas tecnologías para la implementación de innovadoras prácticas educativas.


https://www.librosciesas.com/wp-content/uploads/2019/04/Profes-bilingues.jpgDilemas y circunstancias de una práctica educativa intercultural

El texto se centra en la intervención áulica, las limitantes y el quehacer de los profesores auxiliares bilingües adscritos al Departamento de Educación Indígena (DEI), cuyo propósito es atender a menores de origen indígena matriculados en escuelas primarias, ubicadas en el área metropolitana de Monterrey, Nuevo León.


https://www.librosciesas.com/wp-content/uploads/2019/04/Nuevas-miradas_a-lenguas-mesoamericanas.jpg

El proyecto de este libro surgió con ocasión del XXV aniversario de la Maestría de Lingüística Indoamericana del CIESAS en 2015, con el afán de dar a conocer una muestra de la variedad y la calidad de las investigaciones que desarrollan las y los estudiantes de este posgrado. Incluye una selección de trabajos notables de diez egresados, que sintetizan algunos de los aportes más significativos de sus respectivas tesis.


https://www.librosciesas.com/wp-content/uploads/2016/05/DinamicaII-Porta.jpg

Este libro analiza la dinámica sociolingüística del estado de Oaxaca desde un poco antes del contacto con los españoles hasta el siglo XX. Para ello se utilizaron diversas fuentes históricas, en muchos casos de difícil acceso. También se consultaron fuentes antropológicas estadísticas y lingüísticas para precisar la distribución de las lenguas indígenas en diferentes periodos, tomando en cuenta las trasformaciones geopolíticas que sufrió el estado desde el siglo XVI hasta el siglo XX. Una de sus aportaciones más interesantes es la convicción de que para comprender cabalmente los procesos de desplazamiento y/o mantenimiento de las lenguas indígenas, el estudio debía partir de una mirada diacrónica de largo alcance y no exclusivamente desde la aparición de la institución escolar de corte integracionista y castellanizante que se implantó hacia la segunda década del siglo XX. La definición de desplazamiento lingüístico aparece como un proceso reductivo en términos territoriales, demográficos, generacionales y sociocomunicativos.

Otra innovación es el concepto de “etnocidio lingüístico”, que se refiere a que si bien algunas lenguas indígenas lograron sobrevivir al periodo colonial por el papel que los frailes que pugnaron por el uso de ellas y la elaboración de gramáticas y doctrinas en las lenguas nativas, muchos de sus portadores desaparecieron en el primer siglo de la colonia. En Oaxaca 24.20% de la población de habla indígena no sobrevivió y en algunas regiones, particularmente de las del noreste, se presentaron tasas de mortalidad que alcanzaron hasta 90%. Las zonas que presentan hoy en día los más agudos procesos de desplazamiento o sustitución por el español son precisamente éstas.


https://www.librosciesas.com/wp-content/uploads/2016/05/DinamicaIPorta.jpg

Este libro analiza la dinámica sociolingüística del estado de Oaxaca desde un poco antes del contacto con los españoles hasta el siglo XX. Para ello se utilizaron diversas fuentes históricas, en muchos casos de difícil acceso. También se consultaron fuentes antropológicas estadísticas y lingüísticas para precisar la distribución de las lenguas indígenas en diferentes periodos, tomando en cuenta las trasformaciones geopolíticas que sufrió el estado desde el siglo XVI hasta el siglo XX. Una de sus aportaciones más interesantes es la convicción de que para comprender cabalmente los procesos de desplazamiento y/o mantenimiento de las lenguas indígenas, el estudio debía partir de una mirada diacrónica de largo alcance y no exclusivamente desde la aparición de la institución escolar de corte integracionista y castellanizante que se implantó hacia la segunda década del siglo XX. La definición de desplazamiento lingüístico aparece como un proceso reductivo en términos territoriales, demográficos, generacionales y sociocomunicativos.

Otra innovación es el concepto de “etnocidio lingüístico”, que se refiere a que si bien algunas lenguas indígenas lograron sobrevivir al periodo colonial por el papel que los frailes que pugnaron por el uso de ellas y la elaboración de gramáticas y doctrinas en las lenguas nativas, muchos de sus portadores desaparecieron en el primer siglo de la colonia. En Oaxaca 24.20% de la población de habla indígena no sobrevivió y en algunas regiones, particularmente de las del noreste, se presentaron tasas de mortalidad que alcanzaron hasta 90%. Las zonas que presentan hoy en día los más agudos procesos de desplazamiento o sustitución por el español son precisamente éstas.


https://www.librosciesas.com/wp-content/uploads/2016/05/NahuaHuasteca.jpg

Este libro analiza el histórico encuentro entre dos grupos nahuas en la región Huasteca (cada uno, portador de su propia variante lingüística). Se construye un puente interdisciplinario entre la lingüística, la etnohistoria y la arqueología para explicar la participación de muy diversos grupos nahua en el desarrollo de la civilización mesoamericana.

Desde la lingüística (es decir, con métodos estrictamente lingüísticos), la presente investigación corrobora el planteamiento del brillante arqueólogo francés Christian Duverger acerca de grupos tanto paleonahuas como neonahuas que se infiltraron, a lo largo de 30 siglos, en amplios territorios mesoamericanos. Los primeros perdieron su hegemonía al derrumbarse el imperio teotihuacano. Los segundos se impusieron a partir de las invasiones chichimecas posteriores al año 800 d.C.

A la luz de la dialectología y de la lingüística histórica, en este libro se muestran las huellas del sustrato paleonahua en la Huasteca y del impacto de las invasiones neonahuas en la región. Se rastrea el componente paleonahua del nahua de la Huasteca, que es un dialecto híbrido, como todos los demás dialectos nahuas en Mesoamérica. Asimismo, se identifica el aporte neonahua.

El encuentro entre paleonahuas y neonahuas no fue pacífico sino bélico, pero produjo formas de integración. Los dos grupos no sólo mezclaron sus culturas sino también sus dialectos. La región Huasteca -como podrá constatar el lector- no quedó al margen del sincretismo lingüístico que resultó del encuentro entre los nahuas ancestrales. Tal es el origen de la actual lengua nahua que se habla en La Huasteca.


https://www.librosciesas.com/wp-content/uploads/2016/05/LenguasIndigenasXIXPorta.jpg

Lenguas indígenas en el México decimonónico. Ecos, pregones y contrapuntos, representa un primer esfuerzo por sistematizar la amplia gama de fenómenos lingüísticos ocurridos en México durante el siglo XIX: el desplazamiento lingüístico a favor del español, la relativa generalización del bilingüismo entre la población hablante de lenguas indígenas, la desaparición o retraimiento de no pocos idiomas vernáculos, el reconocimiento de legitimidad de la variante mexicana frente al español peninsular, las acciones emprendidas en materia del lenguaje por parte de las instituciones decimonónicas que crearon las condiciones para favorecer o excluir ciertos usos lingüísticos y ciertas lenguas, y los cambios estructurales que diversas lenguas indígenas experimentaron en esa centuria. Este libro propone un recorrido por México decimonónico, un recorrido, si se quiere, poco convencional que permite un acercamiento a acontecer lingüístico de la época para abrir líneas de investigación sobre las dinámicas sociolingüísticas y el cambio en las lenguas de la nación durante un periodo clave de la historia. Esta propuesta parte del reconocimiento de que lo lingüístico y lo social guardan una relación indisoluble marcada por una implicación mutua.

La atención al contexto es, pues, fundamental para los propósitos del presente libro. Entender lo social en un periodo tan complejo implica atender a lo lingüístico, y viceversa, entender lo lingüístico implica atender a lo social. No puede ser de otra manera en un país que se define por su diversidad lingüística y cultural.


https://www.librosciesas.com/wp-content/uploads/2019/11/portada-poblacion-hablante-2da-edicion.png

A partir del 2015 la modalidad de Conteo se transformó en la de Encuesta Intercensal, esto permitió ampliar el número de preguntas e indagar sobre los beneficiarios de programas, las condiciones de alimentación y del hambre, sin embargo, dejó de lado la posibilidad de contar con información a nivel de localidad. Adicionalmente, al ser una encuesta, y aunque el INEGI especifica claramente la forma en que se puede obtener la información que contiene, para la mayor parte de las personas esta información puede ser inaccesible si se quiere contar con tabulados más específicos, como las diferentes distribuciones según la condición de hablante de lengua indígena que se presentan en este trabajo. Por ello, consideramos importante poner a disposición del público en general y, particularmente, de los tomadores de decisiones, de las y los académicos y de organismos nacionales e internacionales la información relativa a los hablantes de lenguas indígenas.

Sitio: https://www.librosciesas.com/

Antropología de las religiones para comunicólogos: cuatro miradas comunicacionales

Rodolfo Martínez Martínez
Dirección de Vinculación


Para los antropólogos, las investigaciones de la doctora Renée De la Torre son referentes académicos de primer orden para aproximarse con enfoque de diversidad cultural a los fenómenos de las religiones, con la certeza de que son confiables, gracias a la garantía que les da su elaboración rigurosa, tanto en el orden teórico como en el metodológico.

Los valores académicos de sus investigaciones son variados, y son de tal riqueza, que trascienden las fronteras de la antropología social para encontrarse con el interés académico de investigadores procedentes de otras disciplinas diferentes a la antropología; como, por ejemplo, aquellas que estudian los fenómenos de la comunicación, entre las cuales los trabajos de investigación de la doctora Renée De la Torre también son fuentes de consulta, pues la investigación de la comunicología encuentra en ellas componentes comunicacionales que las estructuran sólidamente.

Estamos ante una construcción propia de las ciencias sociales, en la que sucede un proceso de transferencia de conocimientos e información derivada del diálogo de saberes enriquecedor que la investigadora desarrolla entre los estudios de comunicación y la antropología.

Esta transferencia de teorías y metodologías procedentes de la investigación crítica y estructural de la comunicación, a la investigación antropológica de las religiones, con enfoque de diversidad cultural y religiosa desarrollado por la doctora De la Torre, entraña una propuesta innovadora, planteada desde las fronteras epistemológicas de las ciencias que estudian la comunicación y la antropología, desde donde la investigadora del CIESAS Occidente, establece la interacción de distintas disciplinas, unas localizadas en el campo antropológico, y otras que proceden, por ejemplo, del estudio sociológico de la cultura de masas, de la lingüística, de la semiótica, de las mediaciones electrónicas de las comunicaciones masivas, así como también de las relaciones entre los medios de comunicación electrónicos, religiones y poder. Estamos ante un proceso de transferencia de conocimientos teóricos y herramientas metodológicas, de la comunicación a la antropología social, y viceversa.

Para aproximarnos a la construcción comunicacional de la antropología de las religiones de Renée de la Torre, utilizamos cuatro miradas a sus ensayos y artículos para distinguir los componentes comunicacionales de sus investigaciones antropológicas, con el propósito de llamar la atención respecto al lugar y la aplicación que la investigadora les ha dado en el cuerpo de su obra académica de investigación antropológica de las religiones.

Primera mirada comunicacional: los puentes epistemológicos entre la antropología de las religiones y la comunicación

En la construcción epistemológica de la antropología de las religiones de Renée de la Torre hay múltiples evidencias de sus componentes comunicacionales, que hace indispensable el análisis de su aplicación en su contexto académico de investigación.

Para documentar esta primera mirada comunicacional acudimos a “La comunicación intersubjetiva como fundamento de objetivación etnográfica” (ver nota 1), donde Renée de la Torre expone su argumentación metodológica acerca de este diálogo de conocimientos de las ciencias de la comunicación con la etnografía, aplicada en el trabajo de campo de la investigación antropológica de las religiones. Al respecto nos dice:

Este documento contiene una reflexión metodológica sobre las distintas mediaciones comunicativas que están presentes en el trabajo de campo y que modifican los procesos de construcción y reconstrucción de las identidades sociales. Esta reflexión se inscribe dentro de la corriente de la antropología crítica, en la cual distintos autores (Wolf, Diamond, Mintz, Scholte, Fabian, Asad, Hymes, etcétera) coinciden en la naturaleza intersubjetiva del trabajo de campo. Desde esta perspectiva, la comunicación es la base del trabajo etnográfico, y no sólo como contexto de recolección de datos, sino como proceso mismo de construcción de la realidad antropológica.[1]

Luego de esta reflexión metodológica en la que la autora identifica los componentes comunicativos con los que sustenta su investigación etnográfica, nos presenta su concepción de la religión como un proceso comunicacional:

Teniendo en el centro el problema del estudio de las identidades, no podía escapar a una reflexión sobre la manera en que la comunicación, como práctica que hace posible el encuentro de subjetividades (el trabajo de campo), condiciona nuestras formas de acceder y construir la realidad social. De igual manera, me inquieta el problema al que cotidianamente se enfrenta un etnógrafo: objetivar la realidad intersubjetiva.[2]

Después de alertarnos de la importancia de la comunicación en la comprensión de los fenómenos religiosos, la investigadora caracteriza puntualmente el encuentro intersubjetivo de la siguiente manera:

Considerar la investigación como construcción de la realidad, implica que el encuentro intersubjetivo: a) está inscrito en estructuras objetivas donde los sujetos tienen una posición determinada, determinable y determinante de la interacción que mediatizan y condicionan la experiencia etnográfica; b) que la interacción entre sujetos altera y produce una nueva realidad social: una realidad intersubjetiva, y c) que los procesos de objetivación (presentes o ausentes en el texto académico) de los datos extraídos del trabajo de campo inciden sobre la producción de una nueva realidad social.[3]

Luego de exponer las características de la comunicación intersubjetiva de la religión vista desde su enfoque teórico, perfila los retos para la investigación en ciencias sociales, que surgen cuando se opta por el abordaje comunicacional crítico, aplicado a la investigación antropológica de las religiones, como se puede encontrar en sus obras de investigación:

Este es el interés que me motiva, que no tiene la intencionalidad de presentar un modelo metodológico acabado, sino de compartir preguntas, desafíos, reflexiones, caminos, escenarios y situaciones a través de los cuales la identidad del trabajo antropológico, más que representar un hecho aislado, o un dato acabado, forma parte de un juego permanente de encuentros comunicativos, de procesos complejos de objetivar la intersubjetividad, de producción de marcos culturales de identificación, de formas de nombrarnos frente al otro y ser nombrados por los otros, de lugares a través de los cuales nos miramos con los ojos de nuestros semejantes y atendemos a las diferencias a través del contraste, de situaciones de generación de conocimientos y de categorías sociales en las que participamos tanto los investigadores como nuestros informantes, de procesos de implicación y desimplicación del etnógrafo con el objeto de estudio.[4]

Más adelante, la investigadora llama la atención acerca de las relaciones entre la etnografía y la realidad que se investiga y que caracterizan este proceso específico de investigación etnográfica y en el trabajo de campo con este enfoque: “La etnografía, como he querido demostrar, no se da en el vacío, sino en el juego de la comunicación. Estamos inmersos y reproducimos simulacros de realidad. La realidad a la que nos enfrentamos no es objetiva, aunque si está objetivada, somos sujetos que trabajamos con otros sujetos. Somos sujetos que objetivamos a otros sujetos.”[5]

De este modo, podemos apreciar que su propuesta de estudio aborda la religión como un proceso comunicativo histórico y dinámico, construido por una infinidad de relaciones intersubjetivas cargadas de historia, de símbolos y mensajes rituales de distintos órdenes, que nos hablan de las necesidades humanas de trascendencia religiosa, acumuladas en la memoria colectiva del mundo.

Segunda mirada comunicacional: las religiones y la cultura de masas

Sin duda, una característica que desde el enfoque comunicacional distingue la investigación antropológica de Renée de la Torre es su estudio de la relación entre las religiones y la cultura mediatizada y homogeneizada por los medios electrónicos de difusión masiva, conocidos también como mass media, la industria cultural y su producción homogeneizadora de cultura de masas.

Al respecto, en su ensayo “Religión y cultura de masas. La lucha por el monopolio de la religiosidad contemporánea”,[6] Renée de la Torre nos dice:

La comunicación masiva cumple un papel fundamental en la producción y difusión de los grandes mitos de la civilización contemporánea. Es un gran competidor de las iglesias históricas en la producción colectiva de lo sagrado, en la medida que consagran el consumo, el bienestar, el culto al cuerpo, el drama deportivo, la euforia alrededor del rock, etcétera (cfr. Mardones, 1994).[7]

En este ensayo, la autora hace un seguimiento histórico de la tensión entre la Iglesia católica y la cultura de masas en el contexto de la ciudad de Guadalajara, donde, como constata la autora, la cultura de masas representa una esfera de tensión y competencia con las religiones históricas.

Respecto a la metodología comunicacional aplicada al caso específico de su investigación, nos dice:

El corpus del análisis histórico está dividido en dos partes: la primera es una revisión diacrónica sobre las campañas emprendidas por los militantes católicos para oponerse a la penetración cultural de los medios masivos de comunicación, que va desde principios de siglo hasta finales de los años sesenta; la segunda es sincrónica, y se refiere al momento actual en el cual la cultura de masas ya no sólo representa la amenaza cultural que viene del exterior a imponer nuevos parámetros morales, sino una cultura que ha logrado anidar en la cultura misma de las prácticas religiosas vinculadas con el catolicismo local.[8]

Más adelante, la doctora Renée De la Torre advierte: “No sería exagerado decir que esta cultura es uno de los grandes productores de religiosidad moderna: un poderoso formador de conciencias, que tiene además la capacidad de convocar masivamente a los individuos a través de la producción de sentimientos de cohesión e integración de nuevas identidades colectivas.”[9]

Tercera mirada comunicacional: el enfoque comunicacional aplicado a la antropología de las religiones

En su libro titulado Comunicación como acto creador de la identidad religiosa. Estudio de caso en La Luz del Mundo, inicialmente, la autora explica las características comunicacionales de la construcción teórica y metodológica, con la cual abordó el fenómeno religioso que estudió en Guadalajara:

Al pretender estudiar los procesos a través de los cuales se construye y consolida una agrupación religiosa, como es en este caso mi interés por estudiar la Luz del Mundo, me enfrenté a la preocupación constante de pensar de qué manera un enfoque comunicacional podía ayudarnos a estudiar el problema de la construcción social de una identidad religiosa.[10]

Colocada en el contexto epistemológico de su investigación acerca de la Iglesia La Luz del Mundo, la autora nos comparte su concepto de comunicación que se conjuga en su marco teórico metodológico junto con otros elementos conceptuales: “La comunicación la entiendo como el principio generador de la socialización; es una práctica interactiva que nos permite trascender la dicotomía entre lo subjetivo y lo objetivo, pues nos lleva a concebir la manera en que lo subjetivo se objetiva y en que lo objetivo se interioriza”.[11]

La doctora Renée De la Torre concluye su reflexión metodológica respecto a su enfoque comunicacional aplicado en su investigación etnográfica de la religión:

Sobre la pregunta inicial, ¿qué papel juega la comunicación en el proceso de construcción de una realidad social?, podemos afirmar que la comunicación es una práctica socio-cultural a través de la cual se construye el sentido social de la realidad. La comunicación no es meramente una correa de transmisión […] es en sí misma el espacio de producción-reproducción de la realidad social. La comunicación es el principio creador de la socialización, proceso que perdura y se fija en la cultura, en la memoria colectiva, en el habitus, en los marcos de identidad, pero cuya recreación y reproducción depende de la interacción social.[12]

Cuarta mirada comunicacional: medios electrónicos de difusión masiva, religiones y poder

Mediante las tres miradas comunicacionales anteriores se han visto las virtudes de este enfoque de diálogo de conocimientos entre la antropología de las religiones y la comunicología. También tenemos constancia de que sus aportes comunicacionales derivados son diversos y enriquecedores, tanto para la antropología como para los estudios de comunicación.

La cuarta mirada observa en particular los aportes de la investigadora al estudio crítico y estructural de las relaciones de poder entre las religiones y los poderes mediático y político, en cuyo estudio la doctora Renée De la Torre también es referente. Al respecto, es notable la entrevista periodística que le fue realizada y publicada en 2019,[13] en la que la investigadora contribuye a dar luz en las zonas oscuras de tales relaciones de poder por el control religioso desde la radio y la televisión.

En dicha entrevista, la investigadora documentó el contexto de la solicitud que algunas agrupaciones evangélicas le hicieron al gobierno federal actual, en su primer año de administración, para obtener concesiones de radio.

Sobre la incursión de las organizaciones evangélicas a la posesión de medios de comunicación masiva, la investigadora dijo que se trata de una “guerra espiritual”:

A decir de Renée de la Torre, lo que anima las acciones públicas de muchas de las distintas congregaciones evangélicas es una “guerra espiritual”, que estos grupos religiosos libran contra una agenda pública que consideran que va contra los preceptos de su fe, agenda en la que se encuentran la despenalización del aborto, el matrimonio homosexual y la ideología de género, principalmente.

En el contexto de dicha entrevista, la investigadora agregó que la irrupción en la vida pública de las libertades sexuales y reproductivas llevó a las Iglesias evangélicas a tomar la decisión de ir más allá de los muros de los templos, a los que hasta entonces habían limitado el culto, sin tener interés en “las cosas del mundo”, y tomar acciones contra lo que consideran que va contra los principios de su fe.

Los vínculos de las religiones con los poderes del control de las masas es un asunto presente en el interés de la investigación académica, tanto de la antropología como de la comunicación. En ese contexto de fronteras epistemológicas, las aportaciones de toda la obra de investigación de la doctora Renée De la Torre son fundamentales para comprender el canon de este tiempo, y del que viene.

Estas cuatro miradas comunicacionales son aproximaciones apenas breves, pero que buscan hacer visibles las aportaciones de los estudios de las ciencias de la comunicación a la comprensión de la diversidad religiosa contemporánea mediada por la cultura de masas.

En la bibliografía de la doctora Renée De la Torre, encontramos un acervo de planteamientos teóricos y herramientas metodológicas comunicacionales críticos, aplicados a la investigación antropológica de las religiones, con enfoque de diversidad cultural, que para los investigadores de la comunicación constituyen referentes de consulta necesaria para desentrañar los nuevos tiempos de realidades virtuales y relocalización de los rituales religiosos, en tiempos de la nueva normalidad.

Este puede ser un ejemplo enriquecedor de diálogo de las ciencias sociales en las fronteras del conocimiento, de la antropología con otras humanidades, que desde el estudio científico de la comunicación registran las distintas mediaciones a través de las cuales transitan los mensajes religiosos dirigidos a la diversidad de las feligresías, convertidas en audiencias religiosas cuyas prácticas rituales son homogeneizadas por la televisión, la radio o el internet, feligresías receptoras de la prédica virtual de credos desde los medios electrónicos de difusión.

Bibliografía

De la Torre, Renée (1997), “La comunicación intersubjetiva como fundamento de objetivación etnográfica”, en Comunicación y Sociedad, núm. 30, mayo-agosto, Guadalajara, DEIC, Universidad de Guadalajara, pp. 149-174. (https://ccdoc.iteso.mx/acervo/cat.aspx?cmn=browse&id=2508)

——— (1996), “Religión y cultura de masas: la lucha por el monopolio de la religiosidad contemporánea”, en Comunicación y Sociedad, núm. 27, mayo-agosto, Guadalajara, DEIC, Universidad de Guadalajara, pp. 161-198. http://www.publicaciones.cucsh.udg.mx/pperiod/comsoc/pdf/27_1996/161-198.pdf

———– (1994), “Comunicación como acto creador de la identidad religiosa. Estudio de caso en La Luz del Mundo”, en Cuadernos del Departamento de Comunicación del ITESO. Comunicación, sentido y vida cotidiana, Guadalajara, ITESO.

Martínez León, A. (2019), Concesión de medios, parte de la “guerra espiritual” de los grupos evangélicos: Renée de la Torre, El Economista, 1 de mayo. https://www.eleconomista.com.mx/politica/Concesion-de-medios-parte-de-la-guerra-espiritual-de-los-grupos-evangelicos-Renee-de-la-Torre-20190501-0042.html

  1. De la Torre, Renée (1997), “La comunicación intersubjetiva como fundamento de objetivación etnográfica”, en Comunicación y Sociedad, núm. 30, mayo-agosto, Guadalajara, DEIC, Universidad de Guadalajara. p. 150. (https://ccdoc.iteso.mx/acervo/cat.aspx?cmn=browse&id=2508)
  2. Op. cit. p. 151.
  3. Op. cit. p. 152.
  4. Op. cit. p. 153.
  5. Op. cit. p. 170.
  6. De la Torre, Renée (1996), “Religión y cultura de masas: la lucha por el monopolio de la religiosidad contemporánea”, en Comunicación y Sociedad, núm. 27, mayo-agosto, Guadalajara, DEIC, Universidad de Guadalajara, pp. 161-198. http://www.publicaciones.cucsh.udg.mx/pperiod/comsoc/pdf/27_1996/161-198.pdf
  7. Op. cit. p. 162.
  8. Op. cit. p. 163.
  9. Op. cit. p. 166.
  10. De la Torre, (1994), Comunicación como acto creador de la identidad religiosa. Estudio de caso en La Luz del Mundo, en Cuadernos del Departamento de Comunicación del ITESO. Comunicación, sentido y vida cotidiana, Guadalajara, ITESO, p. 9.
  11. Op. cit. p. 10.
  12. Op. cit. p. 28.
  13. “Concesión de medios, parte de la “guerra espiritual” de los grupos evangélicos: Renée de la Torre”, León A. Martínez, 1-mayo-2019. (https://www.eleconomista.com.mx/politica/Concesion-de-medios-parte-de-la-guerra-espiritual-de-los-grupos-evangelicos-Renee-de-la-Torre-20190501-0042.html).

El CIESAS y la mirada antropológica del mundo audiovisual

Rodolfo Martínez Martínez
Dirección de Vinculación


El Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, reúne en su trayectoria académica experiencias notables en los distintos ámbitos de la Antropología visual, mismos que se sintetizan en la trayectoria del Laboratorio Audiovisual del CIESAS, cuyos aportes son variados, y van desde registros audiovisuales que contribuyen a la construcción de memoria colectiva, al conocimiento desde las ciencias sociales, de la diversidad cultural, étnica y lingüística de México, a través del mundo audiovisual.

Entre 2006 y 2010, el seminario Ciencias Sociales y Mundo Audiovisual, coordinado por el doctor Ricardo Pérez Montfort y Martín Díaz Vázquez, sesionó sin interrupciones, con la participación enriquecedora de cineastas, estudiosos del cine, fotógrafos etnográficos, antropólogos y etnólogos investigadores estudiosos de la fotografía, documentalistas, productores audiovisuales, agrupaciones de las comunidades indígenas dedicadas a la producción audiovisual.

Dicho seminario nos dejó como resultado el acopio enriquecedor de experiencias, testimonios y propuestas para nuevos proyectos de investigaciones académicas y producción audiovisual. En los siguientes años, algunos de esos proyectos florecieron, tanto en la producción de documentales cinematográficos, como de nuevas series etnográficas para televisión, como es el caso, por ejemplo, de la serie Pueblos de México, la cual tuvo amplia difusión en los medios de comunicación.

Aquel seminario contó con la presencia de una gran cantidad de investigadores, notables todas y todos, por sus aportes a la antropología audiovisual. Cabe destacar en aquella experiencia académica intercultural del mundo audiovisual, la participación de la doctora Victoria Novelo, pionera en el CIESAS en el abordaje de la antropología visual, quien diseñó, produjo y realizó la serie para televisión Antropo-visiones, la cual colocó al CIESAS en el campo de la producción audiovisual con mirada antropológica para públicos de medios masivos de comunicación, ya que dicha serie fue transmitida por TVUNAM, Canal 11 del Instituto Politécnico Nacional, Canal 22, así como en distintas televisoras de los gobiernos de los estados del interior de la república mexicana.

La huella que nos dejó la doctora Victoria Novelo en el campo de la antropología audiovisual, tiene en la serie para televisión Antropo-visiones un referente fundamental de las posibilidades y recursos audiovisuales con los que pueden contar las ciencias sociales, en este caso la antropología social, para hacer divulgación científica de las ciencias sociales, con el propósito de llegar a cuerpos de públicos más amplios y abiertos, no circunscrita únicamente a públicos especializados.

Sin duda aquel seminario también tuvo aportes de las perspectivas de los movimientos sociales de la historia reciente, como el movimiento estudiantil de 1968 y los distintos registros audiovisuales del movimiento que fueron ocultados sistemáticamente por el poder mediático del régimen en el poder. Pero también nos da registros visuales de la violencia de la Revolución mexicana y sus fondos siniestros que terminaron en traiciones y asesinatos, como el del general Francisco Villa.

En tal sentido, en el registro de movimientos sociales, el seminario también sirvió para hacer visible lo que el sistema mediático dominante impidió durante décadas al cuerpo social, mirar, mirar mediante imágenes testimoniales la verdad de la desigualdad imperante, de la discriminación y del racismo contra los pueblos indígenas de México y sus saberes originarios, de la ignominia que resulta de ignorar el pasado y aceptar su ocultamiento, por medio de su ocultamiento, para borrarlo de la memoria colectiva de una nación entera.

En 2012, el CIESAS, en coedición con Juan Pablos Editor, publicó el texto Ciencias sociales y mundo audiovisual. Memorias de un seminario que reúne un conjunto de experiencias, cuya diversidad hizo del seminario una vivencia intercultural, debido a la concurrencia de experiencias audiovisuales culturalmente diversas, además de la interactuación que, en el contexto del Seminario, sucedió entre ellas.

Ahora, dicha publicación tiene un alto valor académico, pues además de darnos testimonios, también es un libro de texto de consulta recomendable para quienes estudian, o de alguna manera se interesan en la antropología visual y audiovisual. De tal manera, para quienes investigan estos temas en forma especializada, se trata de una pieza editorial de alto valor documental.

Las ciencias sociales y sus fundamentos éticos
para la nueva era

Rodolfo Martínez Martínez
Dirección de Vinculación, CIESAS


Ética, compromiso y metodología. El fundamento de las ciencias sociales [1], del doctor Jesús Rubalcaba Mercado, investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social CIESAS, es un libro imprescindible en estos tiempos de transformaciones globales profundas, cuya argumentación nos muestra las diversas posibilidades de construir la ciencia desde la suma de conocimientos emanados de la conjunción de las ciencias naturales con las ciencias sociales, mediante el diálogo de los saberes académicos y comunitarios emergentes en nuestro continente.

Su calidad investigativa probada rigurosamente en cada página del libro, al mismo tiempo que nos garantiza la solidez de sus propuestas, también nos obsequia el valor de una obra antropológica cuya narrativa científica finamente documentada es de alcance universal.

De tal manera, que un libro diseñado para investigadores resulta del interés de una amplia gama de lectores no especializados en los diversos campos de las ciencias naturales y sociales ya que en el mismo observarán un espacio propositivo de encuentro de todas las ciencias, en el que ninguna es dominante, o más importante que las demás, ya que en esta propuesta epistemológica los conocimientos científicos son producto de una suma virtuosa de saberes, académicos y comunitarios, que resultan en un enriquecimiento cultural colectivo.

En efecto, su lectura no es de interés exclusivo de especialistas en las ciencias sociales, ya que aborda asuntos fundamentales para la construcción de puentes entre ellas y las ciencias naturales, tales como el papel de la ética, que coloca a todos los científicos investigadores, de frente a sus responsabilidades sociales e históricas, en su papel de agentes académicos especializados en la construcción de conocimiento científico, así como en la comunicación de dicho conocimiento.

Tanto en su contenido como en su forma, este libro se sostiene en una estructura epistemológica sólida y, por ende, consistente, compuesta por elementos nodales presentes en la historia de la construcción del conocimiento científico. Al respecto, el autor nos obsequia la siguiente reflexión:

La ciencia, sin método, se convierte en mera acumulación de datos; la ciencia sin ética se transforma en arma de manipulación, enajenación y destrucción. Cualquier investigador, consolidado o en aras de serlo, tiene la obligación de hacer conciencia acerca de las consecuencias de su labor y de su función en la sociedad, además o a la par de los problemas teóricos y metodológicos que conlleva su trabajo.[2]

El autor llama la atención de los aspirantes a investigadores respecto de la trascendencia de los conocimientos generados desde su trabajo académico altamente especializado, cuyas repercusiones sociales son imprevisibles, mismas que sin el compromiso ético del investigador orientado en el sentido de servir a la humanidad, se extravía en los terrenos de la destrucción, donde los conocimientos científicos y las tecnologías han servido más para la destrucción del planeta que para su evolución.

Al respecto de la relación entre ciencia, compromiso social y ética, es notable la referencia que el autor hace de la manera en que Ángel Palerm Vich, unos de los fundadores del CIESAS, abordó dicho asunto:

El doctor Ángel Palerm Vich señalaba lo que a mí me parece la clave en ese camino: generar la propia información y plantear las investigaciones de conformidad con los grandes problemas nacionales, o regionales, en su caso. Desde luego, lo anterior no es una vacuna infalible que garantice compromiso, honradez y conducta ética por parte de los científicos, pero al menos considera las necesidades más urgentes de la mayoría y obliga a reflexionar acerca de cómo y para qué deben asignarse los recursos y establecerse las diversas prioridades en una investigación. [3]

Al igual que en el tratamiento conceptual de otras nociones como ética o compromiso social, este libro se distingue por el ejemplar abordaje de la noción de evolución, que Rubalcaba Mercado nos propone para desentrañar la historia del mundo mediante el concurso de las ciencias sociales.

Es uno de los momentos del libro que lo colocan en el ámbito del aporte universal, ya que a todos sus lectores nos obsequia la sapiencia con la cual sustenta su abordaje, preciso e iluminador, del concepto de evolución, mismo que coloca en el eje de su disertación siguiendo el canon clásico de dicho concepto como referente primario para el conocimiento científico del devenir de la humanidad en el tiempo y el espacio. Al respecto, el autor expone:

En sentido amplio, la evolución es el fenómeno de expansión del universo; como concepto, implica una secuencia cambiante a partir de un estado original. Puede ser que, en otro momento o lugar, fuera del alcance humano, sucedan anomalías, inversas o diferentes a las que rigen el universo, pero como estamos imposibilitados de rebasar los límites de éste en el que nos movemos, no tenemos ni tendremos forma de comprobarlo de manera empírica. La evolución considera que esta secuencia, y no otra, dio como resultado la creación de la vida y la aparición de la conciencia.[4]

Luego nos dice en forma de hipótesis:

Buscar en la evolución un concepto unificador de ciencias y humanidades, y encontrar la forma de estudiarlas con premisas similares no responde a una moda o capricho académico sino a la necesidad de entender mejor el cosmos y sus nexos con la naturaleza, la vida, la sociedad y la cultura como un todo.[5]

Este libro suma en su estructura la teoría y la práctica como dos componentes del quehacer científico que se conjugan organizados por la metodología, empleada como herramienta con pertinencia cultural para la práctica de campo, como única manera de confrontar nuestros conocimientos teóricos con la realidad investigada, con la certeza de que los conocimientos son resultado del rigor orquestado desde la investigación rigurosa comprometida con la ética.

Cabe destacar que este libro, entre otras, tiene la virtud de su riqueza conceptual compleja que su autor comunica con la pericia y solidez intelectual que caracterizan a este investigador especializado también en asuntos campesinos.

Su lenguaje asequible ayuda a que la narrativa científica de esta obra transcurra en forma tan creativa como organizada, por lo que nos entrega en cada página aportes sólidos al enriquecimiento de las ciencias de la naturaleza y de la sociedad, que no se agotan en lo novedoso, pues su calado profundo en la historia de las ciencias lo hace de la mayor trascendencia epistemológica, en el horizonte cognitivo universal.

Se trata de componentes epistemológicos primitivos, tal como los denomina el autor, fundamentales en la construcción de conocimiento científico mediante el diálogo de saberes culturalmente diversos, orquestados por la lógica matemática que coloca a las ciencias naturales y a las ciencias sociales en un cuerpo común que comparten en un enriquecimiento epistémico mutuo que desemboca en la construcción de ciencia al servicio del bien común. Al respecto señala:

Una aclaración más: a muchos estudiosos de las ciencias sociales, el uso del adjetivo o incluso la frase “elementos primitivos” les puede resultar altisonante. Pero hay que tomar en cuenta que a lo largo de la exposición se emplea sólo como sinónimo de elemental, fundamental, primero o primario y nada tiene que ver con el sentido de tosco, rudimentario ni anticuado. Es decir, que donde se lea elementos primitivos, hay que entender que se trata de elementos fundamentales, de los componentes primarios y no tiene que ver con el sentido despectivo que se le da cuando se habla, por ejemplo, de nuestros “contemporáneos primitivos” como se ha utilizado en la jerga antropológica.[6]

Luego, el investigador del CIESAS precisa:

Con el riesgo del desacierto, de manera selectiva se proponen los cuatro siguientes como elementos primitivos de la evolución: la energía, la naturaleza, la cultura y la población (el acervo genético humano). Ha sido la conciencia humana la que ha establecido las reglas que los rigen o, al menos, la que cree descubrir las relaciones intrínsecas de su comportamiento. Es también la que les confiere una finalidad porque, al intentar manipular esos elementos por medio de tales descubrimientos, lo hace para que, de alguna manera, le sean de provecho, para usarlos a su favor. [7]

Una de las conclusiones a las llega el autor de esta obra, nos da en ella la oportunidad de ver el panorama de saberes teóricos y metodológicos contenidos en ella. El autor nos dice:

La vida es producto de la evolución; la sociedad humana lo es de la historia de la especie. El hecho de que la cultura esté supeditada a limitantes físicos no hace sino obligarnos a pensar acerca de la forma en que se relacionan la evolución y la historia. Según esta hipótesis, lo que puede ayudar es encontrar la afinidad entre estos elementos primitivos en su asociación con las necesidades básicas de la humanidad.[8]

El autor resume en una ejemplar cita del periodista polaco Ryszard Kapuscinsky, autor entre otros libros de El Emperador y La guerra del futbol, su propuesta de compromiso sus alumnos, con la cual les muestra la relación de la investigación social con la disciplina que exige el trabajo científico a los investigadores académicos. Al respecto, Rubalcaba Mercado nos dice:

en nuestro tiempo, por desgracia, la ciencia no es para todos. No lo es para los flojos, los indolentes ni para quienes no quieren un compromiso. En pocas palabras, como señala Ryszard Kapuscinsky, “los cínicos no sirven para este oficio”. Hay que tener espíritu de entrega y disposición al sacrificio.”[9]

  1. Ética, compromiso y metodología: el fundamento de las ciencias sociales, de Jesús Ruvalcaba Mercado. Segunda edición. Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, Publicaciones de la Casa Chata, 2019.
  2. Ibíd., p. 25.
  3. Ibíd., p. 29.
  4. Ibíd., p. 47.
  5. Ibíd.,p. 48.
  6. Ibíd., p. 66.
  7. Ibíd., p. 66.
  8. Ibíd., p. 78.
  9. Ibíd., p. 22.

La etnicidad recreada: experiencias latinoamericanas ante la etnicidad dominante en el principio
del siglo xxi
[1]

Coordinador del libro: Dr. Santiago Bastos

Reseña: Rodolfo Martínez,
Dirección de Vinculación

Esta investigación nos permite entender las nacionalidades en sus dimensiones de construcciones ideológicas, a través de un conjunto de estudios realizados desde experiencias latinoamericanas.

En el presente, este libro nos ayuda a comprender las nacionalidades como construcciones de la etnicidad dominante, su función reproductora del orden racista institucionalizado en Latinoamérica desde la época medieval con la Colonia española, el cual se renueva sensiblemente en relaciones discriminatorias vigentes, especialmente contra las personas originarias de pueblos indígenas.

El conjunto de artículos nos presenta un panorama caracterizado por la diversidad de contextos, de actores, de lenguajes, de diversas maneras de nombrar el mundo desde la perspectiva de las personas migrantes en la globalidad.

Es un panorama documentado exhaustivamente durante varios años desde distintas ventanas abiertas para observar a través de ellas las formas, significados, contenidos, estigmas, estereotipos, simulaciones, procesos de ocultamiento del atraso en que viven las comunidades, así como de las mentiras reiteradas respecto del progreso, fabricadas y utilizadas en nombre de la etnicidad.

Se advierten distintos casos y situaciones en los que el concepto de etnicidad es utilizado en contra de los derechos humanos de trabajadores migrantes y sus familias, víctimas de desplazamientos forzados por el desempleo, o por hambre. Ahora, obligados a migrar por la inseguridad, el acoso del crimen organizado y la violencia.

Este libro nos muestra las múltiples dimensiones de la etnicidad que en la globalidad actual están en juego. En el campo lingüístico, mediante estigmatizaciones y estereotipos racistas que representan nuevas formas verbales con las que se expresan los discursos de odio en la globalidad neoliberal, como Multizens eurolatinoamericanos, los nikkei nipoperuanos, o los chiapas de México, denominación racista normalizada que a la vez es clasista, discriminadora y estigmatizadora, con la que se nombra a los trabajadores jornaleros chiapanecos migrantes en la región tequilera jalisciense de Los Altos.

También nos muestra la operación de los aparatos institucionales de los Estados nacionales y los mecanismos legales que regulan la migración global, que hacen de ella un punto nodal complejo, muy cargado de violencia, donde cruzan, convergen, chocan, se mezclan y se reproducen componentes racistas ancestrales, como el acceso a la nacionalidad por derecho de sangre, con los modernos prejuicios discriminatorios, como los que mueven los hilos de la criminalización mediática sistemática en contra de las comunidades mapuches originarias de la región Bulmarí, localizada en Nauquen, provincia argentina rica en hidrocarburos, y las acciones colectivas que en las últimas décadas han emprendido para defender sus territorios ancestrales donde habitan sus comunidades.

La documentación pormenorizada de las investigaciones relatadas en este libro, nos dan luz respecto a la forma como los Estados nacionales, desde las leyes, organizan y determinan el acceso de los trabajadores migrantes a los derechos humanos, entre ellos el derecho al trabajo y el derecho de las comunidades indígenas a sus territorios originarios.

Asimismo, nos muestran el surgimiento de expresiones de ciudadanía diversa, resultado de la combinación de diferentes componentes étnicos, culturales y lingüísticos, en un mundo en el cual la complejidad de la movilidad humana multiplica las relaciones sociales interculturales transfronterizas, mismas que en su interacción dan origen a nuevas nacionalidades.

Esas nacionalidades contienen en su interior construcciones étnicas nuevas, producto de la diversidad cultural, pero también, como nos deja ver este libro, resultantes de la inserción laboral de latinoamericanos migrantes en la globalidad neoliberal contemporánea.

Los artículos reunidos en este libro coordinado por Santiago Bastos Amigo, nos muestran esas formas nuevas de ciudadanías y nacionalidades en interacción, surgidas de relaciones asimétricas de la desigualdad dominante en la globalidad planetaria, influidas por los conflictos entre las identidades étnicas y las políticas de naturalización instrumentadas por los Estados neoliberales para controlar el mercado laboral en el planeta.

Desde su diversidad de contextos, de actores y de voces, este libro nos habla de ciudadanías y nacionalidades como expresiones emergentes, resultantes de las políticas de expansión del capital y de los conflictos que los trabajadores se ven obligados a enfrentar cuando adquieren su condición de trabajadores migrantes. Esa condición laboral los enfrenta con las leyes de naturalización para el empleo generadas por países ajenos a sus culturas originarias, que autorizan, o no, el estatuto legal de ciudadanía para conseguir la inserción formal en el mundo del trabajo global, a partir de criterios raciales y discriminatorios.

Este libro tiene su propia historia, el coordinador nos habla de ella, nos dice que la producción del libro entrañó un proceso riguroso de edición, en el que son memorables las reuniones de trabajo, así como las discusiones que se generaron en ese entorno académico caracterizado por la pluralidad cultural, mismas que todo el tiempo alimentaron la investigación.

Los intercambios de opiniones entre colegas de los países involucrados en esta experiencia académica exploratoria de la etnicidad, también fueron fundamentales para el resultado final pues, gracias a esos intercambios, el grupo de trabajo desembocó en la formación del seminario permanente “Pueblos indígenas, globalización y ciudadanía”, el cual luego se dotó de tres grupos temáticos: desigualdad, ciudadanía y movilidad.

El coordinador de esta obra hace referencia al conjunto virtuoso que lograron construir las y los autores que participaron en esta obra que conjuga las expresiones de la diversidad cultural latinoamericana de los investigadores participantes cuyos testimonios enriquecen el contenido de este libro.

Al respecto, Santiago Bastos Amigo nos dice:

“este libro está escrito por un equipo multinacional, multiétnico y en diáspora que ha hecho un trabajo multisituado, el cual en sí mismo refleja bastante de los procesos de diferencia y movilidad que estudiamos. El equipo de autores está conformado por gente nacida en México, Bolivia, Ecuador, Chile, Alemania y España, que vive en Guadalajara, Ciudad de México, Quito, Los Ángeles, Bonn y Colonia. Asimismo, el libro comprende trabajos realizados en muchos otros lugares: Japón, Perú, Londres, Madrid, la región de los Altos de Chiapas, Mezcala y Guadalajara en Jalisco, Otavalo, Colombia, la tierra mapuche en Chile, Sanger en California, el Chapare, el altiplano boliviano y Guatemala.” (op. cit.: 34)

Luego agrega:

“los trabajos son muy diversos y así se refleja en estos capítulos, los cuales ofrecen una amplia gama de formas de entender e investigar los fenómenos relacionados con la etnicidad en este contexto de globalización” (op. cit.: 35).

En su primera parte, la investigación contiene tres textos acerca de las acciones de los Estados nacionales en la fabricación institucional de diferencias étnicas.

La segunda parte contiene tres textos cuya temática común es la incidencia del mercado global en Latinoamérica, en los nichos laborales que funcionan como medios reproductores de las diferencias étnicas discriminatorias dominantes.

En la tercera parte, el enfoque está puesto en las formas en que, como nos advierte el coordinador de este libro, la agencia de los sujetos se plasma en las construcciones étnicas, manteniendo y modificando sus comportamientos, así como también sus maneras de identificarse.

La cuarta parte del libro contiene dos textos que evidencian la acción política derivada de procesos nuevos protagonizados directamente por las comunidades indígenas que recrean la pertenencia étnica con la identidad. Esos procesos y esas acciones, como nos muestran los capítulos del libro, adoptan formas de resistencias que se construyen con identidad desde las comunidades.

En el contexto del neoliberalismo globalizado, la lectura de este libro es indispensable pues, como nos dice el coordinador de las investigaciones, nos muestra en el presente diversas maneras de reproducción del racismo y la discriminación, mediante la asociación estigmatizadora entre desigualdad y diferencia, que, concluye el coordinador, conocemos como etnicidad (op. cit.: 37).

En la recreación de etnicidad institucional aparecen sistemáticamente los gobiernos neoliberales que construyen tramas para simular el desarrollo de los pueblos indígenas, con las que ocultan los despojos financieros en contra de los pueblos originarios.

En estos escenarios de simulación estructural también aparecen las comunidades indígenas en resistencia defendiéndose de la acción explotadora que el mercado global ejerce en contra de las minorías étnicas latinoamericanas más vulnerables.

Como ejemplo de lo anterior, en la primera parte de este libro, la investigadora Asmara González Rojas nos presenta el artículo “La política Potemkin chiapaneca. La ciudad rural sustentable de Santiago el Pinar”, con el que nos aproxima a su estudio respecto de esa experiencia localizada en el estado de Chiapas.

La autora de esta investigación nos revela con su indagatoria la construcción de escenarios de simulación del desarrollo en favor de los pueblos originarios, particularmente tzotziles, que fueron construidos sin pertinencia cultural, mismos que sirvieron para ocultar fraudes y desvíos de dinero destinados a las comunidades indígenas y que jamás llegaron a ellas. Al respecto, nos dice la autora de la investigación con el que inicia este libro:

Dicho programa se inauguró en 2011 y, a seis años de distancia (2017), la ciudad rural no está en operaciones: la fábrica, las casas, la clínica de salud, el mercado y toda la infraestructura construida no funcionan. Desde el inicio quedó inconclusa, como es notorio en las instalaciones de luz, agua y gas.”[2]

¿A cuánto ascienden los fondos de programas para el desarrollo otorgados por la ONU para el desarrollo de los pueblos originarios latinoamericanos, pero desviados a cuentas bancarias personales de altos funcionarios gubernamentales y de sus socios corporativos? ¿Cuántos recursos financieros son desviados actualmente hacia el financiamiento de proyectos de constructoras privadas con intereses económicos locales y globales, ajenos a los pueblos originarios?

¿Quiénes se benefician de dichos recursos en los mercados de la construcción en el contexto del neoliberalismo latinoamericano? ¿Cuántos buenos propósitos gubernamentales, públicos y privados para el desarrollo de los pueblos indígenas latinoamericanos en el fondo, en los hechos, solamente son simulaciones que ocultan negocios privados inconfesables porque se fraguan y se ejecutan a nombre de los pueblos originarios, aunque en su materialización actúan en contra de las comunidades indígenas? ¿Cuántos, cuántos?

De acuerdo con la investigación de Asmara González Rojas la ciudad rural sustentable construida en San Pedro del Pinar, Chiapas, revela un conjunto de prácticas clientelares que vinculan en la práctica de actividades ilícitas al gobierno estatal con los corporativos globales de la construcción.

En el mercado del neoliberalismo latinoamericano el dinero para financiar el desarrollo de los pueblos indígenas va y viene, de unas cuentas privadas a otras. Recursos financieros, los cuales, en su ruta legal hacia las comunidades indígenas, en el camino, se desvían hacia los corporativos quedándose en manos privadas, lejos, pero muy lejos, de sus destinatarios legales, sin llegar hasta sus destinarios, los pueblos originarios y sus comunidades indígenas.

Ese dinero sigue en manos de los corporativos globales de la construcción, que usan sus redes de poder para comprar a los agentes y agencias gubernamentales que las leyes de cada uno de nuestros países dotan de recursos, o las habilitan para recibirlos de las agencias de cooperación internacionales.

Finalmente, también es importante destacar que la lectura de La etnicidad recreada Desigualdad, diferencia y movilidad en la América Latina global, nos presenta muestras de resistencia étnica de naturaleza comunitaria, que surgen como respuestas ante las asimetrías de la desigualdad imperante que estructuralmente reducen, sobre todo, a los pueblos indígenas, a condiciones de servidumbre, en el contexto de los nuevos modos de esclavitud humana, donde, por cierto, también se asoma la Trata de personas, en el mundo del trabajo que socaba los derechos humanos de los migrantes.

  1. La etnicidad recreada. Desigualdad, diferencia y movilidad en la América global, México, CIESAS, 2019.

  2. Op. cit., p. 48.

Nacer y crecer en Mesoamérica y Los Andes: teorías parentales y prácticas de crianza infantil contemporáneas

Lourdes de León Pasquel
(coordinadora)


En el curso de unas cuantas semanas saldrá a la luz el libro Nacer y crecer en Mesoamérica y los Andes: teorías parentales y prácticas de crianza infantil contemporáneas, México, ciesas coordinado por Lourdes de León Pasquel, profesora investigadora de nuestra institución.

El propósito de esta obra es mostrar que la infancia es una construcción sociocultural y que la manera eficaz de abordarla y reivindicarla es desde centros múltiples que desafíen el etnocentrismo euroamericano y las políticas homogeneizadoras del Estado. Este es el primer libro que realiza una etnografía de la infancia indígena hecha por investigadores e investigadoras originarias que documentan, desde el lente de su propia lengua y cultura, distintas dimensiones de lo que es nacer y crecer en Mesoamérica y los Andes. Reunimos a estas dos regiones indoamericanas en este volumen, en tanto Mesoamérica constituye una región cultural con características ampliamente documentadas[1] y a los quechuas andinos quienes, por su parte, representan a un grupo étnico mayoritario en Sudamérica que, de manera interesante, muestra paralelismos con la concepción de la persona y su constitución dual cuerpo-espíritu en la socialización de los niños (Terceros, este volumen). En este trabajo mostramos estas conexiones y evaluamos el interés que representan para investigaciones futuras. El objetivo particular de la presente obra es documentar las teorías parentales (también llamadas etnoteorías o teorías locales) y las prácticas de crianza de los niños en comunidades de origen tsotsil, ch’ol, totonaco, mixe, y quechua de Bolivia. Ese material surge de las experiencias de investigación endógena de actores(as) originarios(as) de las áreas de estudio mencionadas, todos ellos y ellas egresados(as) del ciesas del Posgrado de Lingüística Indoamericana.

Al centrarse en la documentación de las teorías parentales y prácticas de crianza, (sobre todo de infantes ) las voces principales que nutren el libro provienen de madres, abuelas, parteras, cuidadoras y de reflexiones autobiográficas personales de los autores y autoras del libro. En este sentido, el libro no es una etnografía de la infancia desde la perspectiva de quienes los cuidan y los socializan en su contexto cultural especifico. La prioridad de la presente investigación es documentar las teorías parentales como cuerpo de saberes y hechos explícitos por las cuidadoras y sus implicaciones en la socialización de infancia de comunidades originarias.

El libro inicia con un capítulo de la que aquí suscribe titulado “Teorías parentales y nichos de desarrollo infantil: entrecruces interétnicos e interculturales en Mesoamérica y los Andes” en el que se desarrolla el marco conceptual del trabajo. Parte del planteamiento de que el desarrollo de los niños está mediado por la cultura y el lenguaje en prácticas cotidianas situadas. Ofrece una vista general sobre las teorías parentales en varias culturas del mundo para luego aterrizar en Mesoamérica y tocar, de manera panorámica, las teorías parentales entre los quechuas. En el Capítulo 2, de Margarita Martínez Pérez, titulado “Teorías locales parentales y el mantal como recursos socializadores entre los mayas tsotsiles de San Juan Chamula” la autora investiga el cuerpo de consejos llamado mantal que utilizan los mayores hacia los hijos para el lekil kuxlejal ‘buen vivir’, indicando su vigencia en nuestros días. Para este fin explora y analiza las etnoteorías parentales que orientan el proceso de enseñanza de las actividades valoradas culturalmente en la vida cotidiana de la comunidad tsotsil de Ichintón, Chamula. Examina la importancia de los principios sobre la participación y el desarrollo de la responsabilidad de los niños y niñas en las actividades cotidianas, el papel del mantal ‘consejos’, ‘orientaciones verbales’ y el enseñar con las acciones (demostrar con el ejemplo de la acción) como recursos socializadores en la construcción de la persona tsotsil. El estudio está fundamentado en una etnografía rica realizada en la comunidad de estudio con diversas familias, parteras, y cuidadoras.

En el Capítulo 3, “Lakpusik’al ‘Nuestro corazón’. Teorías locales el desarrollo infantil y el aprendizaje en la comunidad chʼol de la Esperanza, Chiapas”, Bernabé Vázquez Sánchez explora el contexto cultural de la socialización infantil en esta comunidad ch’ol. Plantea que lakpusik’al ‘nuestro corazón’ es el núcleo central que conforma a la persona ch’ol esperanceña que, si bien emerge en forma natural, también requiere de la guía de personas con mayor experiencia. Los niños y las niñas, mediante sus contribuciones en las diferentes actividades que realizan gradualmente, alcanzan en la comunidad lo que se conoce como “tener corazón.”

En cuanto a las teorías parentales sobre el aprendizaje el autor documenta que se conciben tres aspectos: a) los niños y las niñas aprenderán cuando sea el momento, b) algunos niños y algunas niñas nacen con una predisposición sobre algún tipo de trabajo, y c) otros y otras heredan un temperamento de algún familiar o antepasado. Estas tres formas de concebir el aprendizaje infantil guían la manera en que deben contribuir los cuidadores para que logren formar personas ambä ipusik’al ‘que tengan corazón’ lo que forma parte de las metas de los padres en la formación de sus hijos como miembros competentes de su cultura.

El capítulo 4, de Jorge Antonio Tino, y titulado “Tlaan kapaqlhi (‘que brote bien’), tlaan kaxanalh (‘que florezca bien’): los infantes en los rituales orales de las parteras totonacas”, se enfoca en las prácticas y discursos de las parteras totonacas de Olintla, Puebla. Se propone documentar la labor de estas mujeres a la luz de sus invocaciones y rituales en el parto. El autor argumenta que los cuidados que prodigan no sólo se abocan a la parte física de la madre y el infante sino también a la parte espiritual y simbólica para que “la flor” (‘bebé’) se desarrolle y esté libre de enfermedades que pongan en riesgo su vida, como el que la tierra se quede con su espíritu. En sus invocaciones a la “flor” rezan de manera paralela en difrasismos para que “brote y crezca bien.” Su papel es el de sacerdotisas y “purificadoras” que cuidan que el infante crezca libre de enfermedades. El autor advierte de la gradual pérdida de este oficio y de la importancia de documentarlo.

En el Capítulo 5, El takúchuny el talhqámin: las etnoteorías en la socialización infantil de los niños totonacos de Santa Ana, Chumatlán”, Faustino Montes Castañeda documenta el género discursivo asociado con narrativas de socialización basadas en teorías parentales totonacas. Plantea que las etnoteorías totonacas son un sistema de saberes que revelan la representación del desarrollo de los niños y los tipos de cuidados y prevenciones que se debe de tener con ellos desde una mirada holística que integra el medio físico, social y espiritual. En este sistema de conocimientos encontramos temas tan diversos como la salud, la educación, el género y el trabajo, que articulan el sistema de valores, los saberes y la identidad totonaca. Montes plantea que hay dos tipos de etnoteorías totonacas. La primera es el takúchun ‘la curación’, que está relacionada con los poderes benéficos que puede recibir el niño para su pleno desarrollo. En la cultura totonaca se refieren a ésta como xtamaakuchik laqsqatan ‘la curación de los bebés’, que se enfoca en cuidarlos y prevenirlos de cualquier “mal” durante la infancia. El segundo tipo de etnoteoría es el talhqámin ‘la herencia.’ Esta se considera menos favorecida para el desarrollo de los niños y niñas totonacas ya que involucra rasgos negativos, malignos o no deseados que los niños podrían adquirir para toda la vida, como rasgos de carácter o predisposiciones consideradas no apropiadas culturalmente (v.g., “ser testarudo”) en el marco de la moralidad totonaca. El autor ofrece una organización temática de estas etnoteorías en el desarrollo infantil totonaco que se relacionan con la edad, el género, la salud, el alimento, el carácter, entre otros.

El Capítulo 6, de Toleda Martínez Jiménez, titulado “Etnoteorías parentales y rituales del nacimiento entre los mixes de Cuatro Palos, Tamazulápam, Oaxaca”. Por medio de entrevistas a parteras y abuelas y en investigación etnográfica documenta las teorías parentales que organizan las prácticas de nacimiento y crianza temprana de los infantes mixes de esta comunidad. Plantea que cuando el bebé está en gestación ya se le considera como parte de la familia y se hacen preguntas como Jëtsänpaa?’ ‘¿Va a hacer tortilla?’ (para referirse a la posibilidad de que sea del sexo femenino) o ‘Jä’xänpaa?’ ‘¿Va a cargar leña?’ (para sugerir que puede ser niño). Algo de particular interés en este trabajo es el ritual para asignarle nombre a los recién nacidos y la incorporación de su signo zodiacal conocido como jëkëëny, ‘máximo ser creador’, que es una especie de energía o espíritu que le da fuerza vital al infante. La documentación sobre la asignación del nombre es raramente mencionada entre otros investigadores de la infancia de los diversos grupos indígenas en Mesoamérica.[2] Resulta muy interesante a la luz de una imagen del Códice Florentino (lib. IV, ff, 29r. y 34v en López-Austin, 2016: 18),[3] donde se muestra la escena de una madre consultando a un sacerdote para el nombramiento del niño basado en el calendario ritual. Con la excepción de estas referencias, es escasa la información sobre estas prácticas en Mesoamérica por lo que merecen investigarse más.

Por último, en el Capítulo 7, “Yuyay: niñez quechua y etnoteorías parentales en Bolivia”, Carmen Terceros F. hace un análisis de las teorías parentales que le dan fundamento a la socialización de la niñez quechua en Bolivia.* En particular explora a fondo la noción de yuyay ‘entender, darse cuenta’, y los significados que ésta adopta y proyecta. Indica que en la región de estudio se considera a los niños como personas desde la pequeña infancia, personas en formación hacia la persona adulta. Dicha noción se vincula con la noción de tener animu ‘ánimo, alma’. La autora menciona que el inicio de la movilidad en los niños de la pequeña infancia representa también, a los ojos de los padres de familia, un comienzo más observable de desarrollo de yuyay o cuenta qukuy ‘darse cuenta’, ‘entender’, ‘pensar’. Aunque, esta capacidad apenas va emergiendo en esta etapa desde la perspectiva de los padres de familia, es común oírles decir que ‘El niño pequeño aún no tiene yuyay’ (Juch’uy wawitaqa ma yuyayniyuqraqchu). De acuerdo con los adultos de las zonas donde se trabajó en Bolivia, el yuyay es un principio común que orienta la agenda sociocultural de aprendizajes y desarrollo hacia la madurez para la niñez en las regiones quechuas del estudio. La autora realiza un análisis semántico de las acepciones de este concepto y nos muestra ejemplos de cómo emerge en el lenguaje cotidiano para referirse a momentos en el desarrollo del niño y de la niña. Por último, indica que el yuyay es una capacidad que se puede perder cuando ocurre un desequilibrio emocional de la persona. Concluye que la noción de yuyay es interdependiente con la de yachay ‘saber’, ‘aprender’, ya que los padres de familia del estudio afirman que los niños sólo pueden aprender cuando ya tienen o están en proceso de adquirir yuyay.

Comentario final

En suma, la intención del presente documento es hacer visible la persistencia de saberes de arraigo cultural que siguen jugando un papel en la vida cotidiana de la infancia de origen mesoamericano y andino, incluso en situación de migración a centros urbanos.

Partir de este reconocimiento abre la vista a los entrecruzamientos entre saberes, entre etnias, y entre culturas. Este debe ser el punto de partida de muchos educadores que desconocen la diversidad de infancias o que han perdido las raíces de las suyas propias. Este lugar de encuentro promete otros diálogos y otros centros de perspectiva que nos den herramientas para reconocer y respetar la riqueza de la diversidad de infancias desde las voces de las comunidades originarias.

Este libro, de corte académico, se complementa con dos libros de difusión (de León y de la Torre,[4] 2016, 2017) sobre etnoteorías parentales entre los mayas de Zinacantán, referidas aquí como “sabidurías, enseñanzas y consejos” en versión bilingüe (2016) y multilingüe (2017). Estos libros son de la comunidad y para ella ya que de ésta surgieron las reflexiones y conocimientos aquí vertidos. Consideramos que nuestras investigaciones deben llegar a diversos públicos de lectores y lectoras, especialmente dándole voz a los y las protagonistas que nos acompañan en nuestra labor antropológica.

Próximamente los invitaremos a la presentación.

Bibliografía

Alain Ichon (1973), La religión de los totonacas de la sierra, México, Instituto Nacional Indígenista-Secretaría de Educación Pública.

De León Pasquel, Lourdes y Antonio de la Torre López (2016), Consejos para la vida entre los mayas de Zinacantán, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, celali-Conaculta (versión multilingüe tsotsil, español, inglés, francés y alemán).

De León Pasquel, Lourdes y Antonio de la Torre López (2016), Sabidurías, enseñanzas y consejos de los ancianos y ancianas mayas de Zinacantán, Chiapas, México, ciesas (versión bilingüe tsotsil y español).

López-Austin, Alfredo (2016), “La cosmovisión de la tradición mesoamericana”, en Arqueología Mexicana, edición especial, octubre, núm. 70.

  1. véase de León, este volumen, Capítulo 1, secciones 4-7.
  2. Véase Alain Ichon (1973), La religión de los totonacas de la sierra, México, Instituto Nacional Indígenista-Secretaría de Educación Pública, quien documenta algo similar sobre el “destino” de los niños totonacos determinado por el día de su nacimiento.
  3. Véase López-Austin, Alfredo (2016), “La cosmovisión de la tradición mesoamericana”, en Arqueología Mexicana, edición especial, octubre, núm. 70.
  4. De León Pasquel, Lourdes y Antonio de la Torre López (2016), Sabidurías, enseñanzas y consejos de los ancianos y ancianas mayas de Zinacantán, Chiapas, México, ciesas (versión bilingüe tsotsil y español) y De León Pasquel, Lourdes y Antonio de la Torre López (2016), Consejos para la vida entre los mayas de Zinacantán, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, celali-Conaculta (versión multilingüe tsotsil, español, inglés, francés y alemán).

Lectura de futuro: Yo trabajo en casa y la ratificación del Acuerdo 189 de la Organización Internacional del Trabajo


Rodolfo Martínez Martínez
Dirección de Vinculación

Yo trabajo en casa. Trabajo del hogar de planta, género y etnicidad en Monterrey,[1] es una investigación virtuosa. Nos da luz en la oscuridad que no deja ver en las casas las prácticas de explotación que oculta el empleo de trabajadoras domésticas de planta (viven en casa del(la) empleador(a) y generalmente descansan un día a la semana). Además, enriquece la visión crítica respecto a este lastre que permanece oculto, naturalizado porque es normal; desapercibido porque es invisible.

En estos momentos es posible otra lectura de Yo trabajo en casa, a la luz de la reciente ratificación que hizo el Estado mexicano del Acuerdo 189 de la Organización Internacional del Trabajo. El cual protege legalmente desde el orden constitucional los derechos de las trabajadoras domésticas, particularmente aquellas que se desempeñan de planta. Como sabemos, al ratificarlo, el Estado mexicano se debe convertir en garante de su cumplimiento y obligar a las partes involucradas en el empleo de trabajadoras domésticas a respetar las normas internacionales y nacionales.

Desde esta perspectiva, con dicha ratificación, el Estado mexicano queda también obligado a evitar la violencia y el maltrato en esa parte del mundo del trabajo. Debe obligar el cumplimiento de la ley en los actos de explotación humana inherentes al trabajo doméstico, y a la vez sancionar todas las prácticas que convierten a dicha forma de empleo en un modo vigente de Trata.[2]

Con la ratificación del Acuerdo 189 de la OIT nuestro país inicia su propio proceso legislativo para armonizarlo con el orden constitucional mexicano. Entonces vendrá la etapa de construcción de leyes y reglamentos para la protección laboral de este sector altamente vulnerable, el cual, a partir de este momento, inicia la etapa de reconocimiento constitucional de su empleo.

En el próximo proceso legislativo, será fundamental otra lectura de esta investigación, ahora con un enfoque de futuro, cuyo objetivo sea aprovechar racionalmente su aportación académica a mejorar las condiciones de este gremio, tanto en el orden laboral como en la defensa de sus derechos humanos.

Investigación virtuosa

El rigor de esta investigación y su calado profundo en la realidad que estudia, hace de ésta un paradigma de consulta, indispensable para desentrañar esta forma de explotación del trabajo humano. A través de ella analiza los modos que adquiere la Trata en el presente, el esclavismo moderno, del cual, tal como nos muestra la investigadora, el trabajo doméstico de planta forma parte.

Enfoca el trabajo doméstico de planta mediante un instrumento teórico-metodológico de construcción impecable. Desde ahí elabora con testimonios su narrativa, clara, a la cual suma argumentaciones teóricas, caracterizaciones legales y estadísticas. Con ello nos muestra puntualmente su naturaleza compleja, su composición, sus características, su dinámica.

Así, la investigación confirma sus virtudes: ayuda a ver lo que es invisible; ayuda a escuchar, las palabras que nombran lo que ha sido callado, la exposición pública de las voces que han sido silenciadas. Escuchar en el silencio y desde ahí exponer el nombre propio de la violencia.

Estas razones, entre otras, hacen que continúe abierta la posibilidad de otra lectura que observe con mayor acercamiento en el encuadre académico, otras realidades criminales inherentes al trabajo doméstico de planta que equiparan a éste con la Trata, para profundizar en ellas.

Al respecto, la autora dice:

En el trabajo de campo tuve conocimiento directo de situaciones que combinaban exceso de trabajo, humillaciones, control de la alimentación y la intención de no remunerar a la trabajadora, esta última, refiere a los casos de personas para fines de explotación laboral. La trata de personas se refiere al reclutamiento por medios de coerción, engaño o consentimiento para el propósito de explotación como trabajo forzado, consentido, o prostitución” (Durin: 2017).

Luego agrega: “Observamos casos de trata para fines de explotación laboral cuando las jóvenes son traídas de sus pueblos para trabajar en casa y se les engaña acerca de las condiciones laborales.”

Visibilizar: ver lo invisible: la violencia de la explotación doméstica oculta intramuros

El trabajo doméstico de planta entraña modos de explotación humana ocultos, por efecto de su naturaleza inconfesable de servidumbre, ancestral como el dominio patriarcal, cuya práctica se revitaliza a través de los siglos, mediante el efecto de distintos mecanismos de reproducción y representación social que se renueva de generación en generación, manteniéndola a tiempo, al día.

Su práctica se normaliza por el efecto del poder totalitario de las buenas costumbres dominantes, sostenidas y reproducidas a través de siglos de arrogancia supremacista dominante, imbatible, que emana de las buenas conciencias como fuente inagotable, mismas que todavía en la actualidad promueven la explotación humana en el ámbito doméstico, donde aún es posible y donde aún es normal.

Pero esas condiciones dominantes que hacen posible esta forma de esclavismo también se normalizan por el efecto de la cultura de masas que estereotipa y discrimina con su racismo mediático, el cual transcurre implacable a través de los medios masivos de difusión, y que constituye de facto la poderosa política de educación informal de masas de nuestro país. Masas, mujeres y hombres masa, sumidas en el atraso, sumisas, con miedo a la libertad de ejercer sus derechos, enganchadas en la ensoñación colectiva de las telenovelas, consumidas como entretenimiento cotidiano en capítulos seriados con cortes comerciales incluidos.

Virtudes públicas con vicios privados que todavía siguen ahí agazapados, envueltos en la oscura intimidad de los hogares decentes, prácticas de violencia basadas en la banalización y normalización de la servidumbre, que así transcurre invisibilizada y silenciada. Esas prácticas soterradas quedan descubiertas por la eficacia metodológica con la que está dotada esta investigación, pero también por la virtuosa manera con la que la autora transforma la información en datos enriquecedores que documentan el fenómeno, para luego proceder a explicarlo con claridad reveladora.

A través de la investigación se observan distintos rostros que se asoman desde el fondo de sus claustros; también se escuchan voces testimoniales que dan cuenta, fehacientemente, de las razones por las cuales el trabajo doméstico de planta, con toda su carga de brutalidad soterrada, se equipara con un crimen, la Trata.

La mirada antropológica de Séverine Durin visibiliza, contribuye a observar con atención la complejidad del trabajo doméstico de planta, debido a que su investigación observa este problema desde la óptica compuesta por un triple encuadre que incluye tres enfoques: étnico, de clase y de género.

Este enfoque permite la observación en tres dimensiones que enriquecen la visión, pues así es que podemos ver mejor los componentes racistas que actúan intramuros de las casas empleadoras en el orden discriminatorio globalizado. El enfoque de la dimensión de clase que ayuda a ver y comprender las acciones discriminatorias contra las trabajadoras domésticas, justificadas desde el orden imperante de la patrona. Y el enfoque de género que nos permite observar el maltrato del cual son víctimas estas trabajadoras por ser mujeres, en el marco del régimen patriarcal dominante.

Este enfoque está compuesto de tres encuadres finamente combinados que al articularse en su dinámica generan como resultado un enfoque nuevo, cuya principal virtud consiste en permitirnos una visión holística de la realidad que se estudia. Esta mirada estructurada con elevada precisión y escrupuloso cuidado en el crisol académico, donde la investigadora construye y afina hasta la perfección sus instrumentos metodológicos, prácticamente constituye su mirada antropológica que penetra en el interior de las casas de “gente bien” para localizar ahí el fenómeno cuyo estudio nos ocupa.

Desde esa óptica podemos observar los interiores de esos espacios privados, blindados por el buen nombre que otorga un apellido distinguido, por las buenas costumbres garantizadas con el alto nivel de consumo y por el color “blanco” de la piel.

Esos espacios privilegiados, hasta hoy todavía cerrados al escrutinio público, donde se encierra la violencia en contra de las trabajadoras, son descubiertos por la mirada antropológica que enfoca en primer plano los rincones íntimos de hogares de buenas costumbres. Oquedades del mundo doméstico donde se ejecuta sin testigos la autoridad de la Señora, que ha sido, es y será micro representante del orden patriarcal imperante, superior a todo. La palabra de la Señora, la patrona, es como un mandato divino, porque por eso es la Señora de la casa, explotadora inmaculada, autoridad suprema inmaculada, autoridad suprema incuestionable.

En esa trama de dominio naturalizado, normalizado por costumbres transmitidas de generación en generación a través de siglos de dominación patriarcal, de colonialismo y neocolonialismo, se configura ese proceso de explotación, deliberadamente oculto, banalizado por los patrones empleadores que se benefician de la servidumbre invisibilizada por el poder del racismo mexicano vigente y sus efectos perniciosos en nuestra sociedad.

Hacer audibles los gritos ahogados

Escuchar las voces que han sido calladas y los gritos ahogados que se quedan atrapados intramuros del claustro en la casa decente de Monterrey, o en la casa de alguna familia pudiente de nuevo Polanco, o de la colonia Del Valle, en la ciudad de México, es otra de las virtudes confirmadas de este estudio.

La investigadora nos presenta las voces que nos hablan desde los interiores de los lugares donde trabajan y también desde sus intimidades. Son voces que además de darnos sus testimonios de los hechos que configuran su explotación laboral, también nos permiten ver los componentes de sus imaginarios, individuales y colectivos. Nos permite escuchar las palabras precisas que componen sus modos de nombrar el mundo, y así también los modos de nombrar sus condiciones de sometimiento a la autoridad de la señora de la casa.

Al respecto nos dice la autora: El niño-patrón, tiránico y abusivo, es una figura conocida de las niñeras, quienes se lamentan de no contar con el respaldo de las madres. Isabel recuerda:

Elisa es la que es demasiado grosera, ella es la que me escupió en la cara y la señora no le dice nada, inclusive la señora me regañó a mi esa vez, que cómo yo no podía controlar a la niña, si era una niña de cuatro años y que no sabe lo que hace. Y yo pues intento hacer que la niña no haga algo y es cuando ella me agrede a mí, entonces digo yo: “Mejor me quedo así, que lo haga entonces”.

Luego dice:

Como vemos, se espera que las personas indígenas y pobres adopten más fácilmente una actitud servil y que no contradigan las consignas del ama de casa. Clementina despidió a una trabajadora, pese a que calificó de excelente su desempeño laboral, sin embargo, “tenía un carácter muy fuerte y, al final, cuando yo me empecé a meter más en la casa no le agradó, y era como muy grosera, altanera”. En este universo, los enfrentamientos no son bienvenidos porque rompen con el discurso público (Scott, 2000) de respeto a las jerarquías.

La investigación nos deja escuchar las voces que suenan intramuros de las “casas bien”, voces que revelan las estructuras domésticas del poder que manda en la casa.

La investigación de Séverine Durin hace audibles las palabras contenidas y dominadas por las órdenes superiores de la empleadora doméstica. Por medio de los testimonios podemos escuchar esas mismas voces, unas ordenan y otras obedecen hasta la ignominia. Entonces, cuando logramos escucharlas intramuros es cuando podemos reconocer su valor testimonial.

El poder destructivo de odio en contra de su empleada, depositado en las palabras de la señora de la casa, nos lleva a recordar el análisis que el filólogo alemán Víctor Klemperer (2014), en el contexto de la Alemania nazi, hizo del discurso de odio del nacionalsocialismo que fue colocado por el partido nazi, en todos los espacios públicos y privados de la vida cotidiana de la Alemania del Tercer Reich, y no sólo en la propaganda, también estaba incrustado en una construcción de política lingüística que él llamó “el lenguaje del Tercer Imperio”, que inundó la lengua cotidiana del totalitarismo nazi.

Al respecto, en dicha obra Víctor Klemperer dice: “Las palabras pueden actuar como dosis ínfimas de arsénico; uno las traga sin darse cuenta, parecen no surtir efecto alguno, y al cabo de un tiempo se produce el efecto tóxico.”(2014:31)

Luego agrega: “La LTI se centra por completo en despojar al individuo de su esencia individual, en narcotizar su personalidad, en convertirlo en pieza sin ideas ni voluntad de una manada dirigida y azuzada en una dirección determinada”(Klemperer, 2014:42).

Son las palabras que articulan verbalmente la discriminación racial, de género y de clase, contenidas en las órdenes de las Señoras de la casa, quienes, desde su micropoder domesticador, introducen el discurso de odio en sus ordenanzas, el veneno del racismo en contra ellas por ser indígenas migrantes; el de la discriminación de clase, por ser pobres; y el de la discriminación de género, mismo que en el interior de la casa acomodada se traduce en violencia contra las mujeres trabajadoras de planta.[3]

  1. Durin, Séverine (2017), Yo trabajo en casa.: Trabajo del hogar de planta, género y etnicidad en Monterrey, México, ciesas.
  2. Con esta palabra me refiero a la trata de personas con fines de explotación.
  3. LTI Apuntes de un filólogo. Víctor Klemperer, s.l.e., Editorial Minúscula, reimpresión en 2014.
Ir arriba